Economía

Tras récord en 2019, Itaú espera crecer menos este año

Tras récord en 2019, Itaú espera crecer menos este año

Itaú Unibanco, el mayor banco privado de Brasil y que en 2019 obtuvo un beneficio neto récord de 28.363 millones de reales (6.562 millones de dólares), en un 10,2 % superior al de 2018, espera seguir creciendo en 2020 pero a un menor ritmo pese a las perspectivas positivas para la economía brasileña.

El presidente del Itaú Unibanco, Cándido Bracher, en una teleconferencia este martes en que comentó los resultados de la entidad, admitió que las tasas de crecimiento tanto de la cartera de crédito del banco como del margen financiero procedente de clientes serán menores en 2020 que en 2019.

Mientras que la cartera de crédito del banco se expandió en un 14,1 % en 2019, hasta 706.664 millones de reales (163.500 millones de dólares), la proyección para 2020 es que ese crecimiento se ubique entre el 10,5 % y el 13,5 %.

De la misma forma, mientras que los ingresos procedentes del margen financiero con clientes crecieron un 8,6 % en 2019, la previsión para este año es que esa tasa aumente entre el 1,5 % y el 4,5 %.

INTERESES BAJOS

En el resultado que divulgó la víspera, Itaú admitió que el fuerte aumento del beneficio se vio positivamente impactado por el margen financiero con clientes, que avanzó debido principalmente "al crecimiento de las carteras de crédito de personas físicas y de micro, pequeñas y medianas empresas" gracias a una mayor demanda. Bracher admitió que la reducción esperada en 2020 obedecerá a que el banco, presionado por la competencia, tendrá que reducir sus tasas de intereses en el marco de la caída generalizada del costo del dinero en Brasil.

Ello debido a que el Banco Central brasileño redujo la semana pasada la tasa básica de intereses del país hasta el 4,25 % anual, su menor nivel histórico. El presidente dijo igualmente que el banco también dejará de cobrar una tarifa extra por los sobregiros debido a que las nuevas reglas del Emisor brasileño permiten que se cobren sobre todos los clientes, incluso si no utilizan el servicio, pero que el
Itaú se abstendrá de hacerlo.

"Hay dos vientos contrarios (al aumento de los beneficios) que se producen simultáneamente en 2020: uno es la (eliminación de la) tarifa por sobregiros, que provoca un impacto significativo, y el otro es la reducción de la Selic (tasa básica de intereses de Brasil), que hace con que nuestro capital rinda menos", apuntó. Admitió que, pese a ello, espera un nuevo crecimiento de la cartera de crédito del
Itaú en 2020, así como de los ingresos por tarifas, impulsados por el buen desempeño de la economía brasileña.

"El avance de la economía provoca un aumento en la demanda de servicios bancarios de forma general: tarjetas, cuenta corriente... Y ahora, especialmente, tal vez siga creciendo la gestión de recursos (de terceros) y el banco de inversiones", afirmó.

PROYECCIONES

Según las previsiones del Itaú, la economía de Brasil se expandirá un 2,2 % en 2020 y un 3 % en 2021 tras haber crecido de forma lenta en los últimos tres años (un 1,3 % en 2017 y 2018 y un 1,1 % en 2019) tras la histórica recesión de 2015 y 2016.

Las proyecciones fueron mantenidas pese a la crisis económica global provocada por la expansión del coronavirus. "Seguimos con mucho interés la evolución del coronavirus y las noticias de los últimos días han sido más positivas, pero aún es temprano para hacer previsiones.

Por ahora mantenemos la esperanza de que el coronavirus no tenga impactos mayores en la economía mundial y en la brasileña", manifestó Bracher. Agregó que las perspectivas para la economía brasileña son bastante positivas. "Internamente, la estabilización de la deuda pública sobre el PIB, el aumento de la confianza de los inversores en Brasil y la gran demanda en el mercado de capitales son muy buenos. Eso tiende a seguir positivo y nos da confianza en nuestra proyección de crecimiento para el país", aseveró.

EXTERIOR

En cuanto a la situación de los otros países de América Latina en los que Itaú tiene importantes activos, como Chile, Argentina y Colombia, Bracher dijo que el banco aún espera este año algunos impactos por las protestas en Chile y la crisis en Argentina.

Los problemas en América Latina impactaron negativamente el resultado en 2019 del
Itaú, que tuvo que elevar significativamente sus provisiones para créditos de dudoso pago en la región, según admitió el vicepresidente de finanzas del Itaú, Milton Maluhy Filho.

"Esperamos algunos impactos puntuales en la cartera de cuenta corrientistas pero nada relevante o significativo. Además, casos específicos como los de las grandes empresas, con algunos grandes nombres en el riesgo chileno, son créditos para los que ya reservamos provisiones hace tiempo", consideró. Sobre Argentina, afirmó que el escenario aún no está claro y dijo que aún no se sabe cómo el mercado reaccionará a las medidas impulsadas por el nuevo Gobierno para neutralizar la crisis de la deuda e impulsar la economía.

EFE