Economía

Tiempo para vender o arrendar vivienda usada casi se ha duplicado

Tiempo para vender o arrendar vivienda usada casi se ha duplicado

Por factores como el encarecimiento de la tierra y de apartamentos y casas, que han generado un aumento en los inventarios de vivienda usada, hoy un propietario se puede demorar cerca del doble del tiempo que le tomaba hace 10 años vender o arrendar su inmueble.

Ese es el cálculo que hace la firma Galería Inmobiliaria para el mercado de Bogotá, en el que está concentrado un importante porcentaje de la oferta de vivienda del país, que muestra que al corte de marzo pasado el tiempo promedio de venta para los estratos cuatro, cinco y seis se ubicó en 8,9 meses, mientras que en el mismo período del 2009 la cifra era 4,8 meses.

Similar situación se registra en lo que tiene que esperar un propietario que busca arrendar, ya que se pasó de 3,3 meses en marzo del 2009 a 5,1 meses en promedio, para un aumento del 55 por ciento en el tiempo de espera para firmar un nuevo contrato de alquiler.

En ambos casos, según la publicación, el caso más complejo es el de la llamada vivienda de clase media, toda vez que los tiempos de venta de casas y apartamentos de estrato cuatro pasaron de 3,9 meses en marzo del 2009 a 9,3 meses en igual período del año en curso.

Y si se miran los períodos que tienen que transcurrir para materializar el arriendo de un inmueble en este estrato, se pasó de dos meses a cuatro meses entre marzo del 2009 y marzo del 2019, según el informe de la firma.

Este exceso de oferta es marcado en la capital de país, ya que en el trimestre móvil comprendido entre febrero y abril del 2019 el porcentaje de viviendas de estrato cuatro en venta fue del 1,9 por ciento, cercano al 3,9 por ciento en el estrato cinco y cercano al 4,4 por ciento en el estrato seis.

Hace solamente cuatro años estos porcentajes, en el mismo orden, se ubicaron en 1,1 por ciento, 2,2 por ciento y 2,7 por ciento para los estratos cuatro, cinco y seis, respectivamente.

Otro perfil de comprador

Este mayor tiempo en la comercialización de inmuebles usados es el reflejo de lo que viene ocurriendo también en el mercado de la comercialización de vivienda nueva, mercado en el que los cambios en la composición de los hogares (ahora tienen menos personas) no están en sintonía con la oferta de los constructores.

En otras palabras, muchas personas, por diversos factores, ya no buscan el apartamento de tres alcobas y dos baños, o la casa grande de dos pisos, toda vez que, según el Dane, en el 60,6 por ciento de los hogares colombianos habitan no más de tres personas.

En un estudio reciente de compradores de vivienda nueva de la Asociación Bancaria (Asobancaria) y la Galería Inmobiliaria, se observa que el mercado y la elección de compra de vivienda se han transformado a causa de la incidencia de hogares jóvenes, la preocupación del comprador de vivienda por su capacidad de compra, tener diferentes fuentes de ingreso, la preferencia de la ubicación como variable determinante para la compra en un proyecto sobre su precio y área, y la caída de la participación de los inversionistas.

“En la búsqueda por explicar el bajo rendimiento de la construcción de edificaciones con destino residencial aparece en el radar la hipótesis de que los hogares están optando por viviendas con características que se ajusten a sus necesidades y gustos, sin encontrar en el mercado las viviendas que cumplan con estas funciones y se adecuen a un precio razonable”, agrega la Asobancaria.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS