Economía

Sin traumatismos, los arroceros superaron el cierre de la vía al Llano

Sin traumatismos, los arroceros superaron el cierre de la vía al Llano

Luego de los tres meses de cierre de la vía al Llano, desde junio, la industria del arroz tiene almacenadas en los molinos de la zona 615.600 toneladas, del más de un millón que compró en la región.

Ese volumen es el 70 por ciento del total nacional, del cual solo se ha recibido beneficio de incentivo de almacenamiento por el Gobierno sobre el 18 por ciento.

Así, los industriales hacen un balance del compromiso de comprar la producción “en forma oportuna, ágil y en su totalidad a los precios del mercado”, en medio del cierre de la carretera, como lo plantearon a mediados de junio en una carta de la Cámara de Induarroz al presidente Duque y el ministro de Agricultura.

En junio, cuando se ordenó el cierre indefinido de la vía Bogotá-Villavicencio, uno de los sectores que parecían más afectados era el de los casi 4.000 productores de arroz en Meta, Casanare y Arauca, pues alistaban la recolección de cerca de un millón de toneladas, y, ante las dificultades para mover el producto hacia otras zonas del país, se llegó a temer una quiebra generalizada.

(Le puede interesar: Duque visitó las obras de mitigación en el km 58 de la vía al Llano)

“Los cultivadores de arroz saben y tienen la seguridad de que su cosecha es comprada en su totalidad por la industria nacional”, dice Silverio Gómez, director de Induarroz.

“La ‘minga’ arrocera –dice– está funcionando. Es un modelo de agricultura por contrato que funciona desde hace años y con unas reglas acordadas que incluyen que al cultivador se le paga en menos de 30 días, y se presta asistencia durante el proceso de siembra”.

Entre tanto, los precios al productor en todo el país superaron las expectativas, sin que haya aumento sustancial en los del consumidor, gracias al nivel de existencias y las importaciones de Estados Unidos y Perú.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS