Economía

Según la Ocde, vienen dos años de crecimiento sólido para Colombia

Según la Ocde, vienen dos años de crecimiento sólido para Colombia

La proyección de crecimiento de la economía en el 2019, que el Gobierno fijó en 3,6 por ciento, no se cumplirá, pero, por tratarse de variaciones a la baja muy pequeñas (0,1 o 0,2 %), la cifra no será revisada, según confirmó este miércoles el viceministro de Hacienda, Juan Pablo Zárate. Con ello, el pronóstico quedaría prácticamente igual al que tiene para el país la Ocde y que ratificará este miércoles, al presentar las nuevas perspectivas económicas para 36 países miembros y otras economías analizadas.

Entre los pronósticos de la Ocde está que la economía colombiana tendrá un resultado en este año, de 3,4 por ciento, cifra que será sostenible en el 2020 (3,5 %) e, inclusive, en el 2021 (3,3 %).

“Se prevé que el crecimiento económico de Colombia se mantenga sólido en los próximos dos años, a pesar de los vientos en contra provenientes del exterior”, dijo la Ocde.

Desde la óptica del organismo, el principal problema que tiene actualmente el país, el desempleo, empezará a ceder. Incluso, para el 2019, ya lo ubica en 10,1 por ciento (la cifra del Dane más reciente, la de septiembre, fue de 10,2 %). Para los siguientes dos años, entre tanto, y en línea con el crecimiento sostenible de la economía, se reduciría en un punto en el 2020, a 9,2 por ciento; y bajaría a 9 por ciento en 2021. “La inversión será un motor clave del crecimiento, con la ayuda de reformas fiscales (como la tributaria) y los ambiciosos proyectos de infraestructura que tiene el país”, agrega el informe.

Esto, conjugado con “las bajas tasas de interés que apoyarán el consumo de los hogares”, permitirá el dinamismo necesario en la economía para que el desempleo comience a caer; aunque –advierte la Ocde– “la alta desigualdad e informalidad laboral seguirán siendo los principales desafíos”.

Frente a la inflación, si bien, en concordancia con lo anotado este miércoles por Zárate, “ha habido rebote, pero no crecimiento de los precios”, la Ocde estima que la cifra se ubicará este año en 3,5 por ciento. Hay que recordar que, según el dato más reciente entregado por el Dane, la inflación anual a octubre iba en 3,86 por ciento.

La Ocde espera que en el 2020, este indicador esté en 3,6, para luego caer a 3 en 2021. De cumplirse estos pronósticos, en los tres periodos estaría por debajo del techo del rango meta del Banco de la República (2 a 4 %).

La inversión será un motor clave del crecimiento, con la ayuda de reformas fiscales (como la tributaria) y los ambiciosos proyectos de infraestructura que tiene el país

Frente a los ingresos públicos, que en su mayoría provienen de los impuestos, la Ocde tiene la esperanza de que “la reforma tributaria, una vez pase de nuevo por el Congreso de la República, impulsará la inversión”.

Esto implica que el organismo estima que habrá más aportes, por el estímulo a la inversión, lo que compensaría la reducción de recaudo por concepto de disminución de la tasa de renta a las empresas.

En el mismo sentido, Zárate indicó que, para el próximo año, disponiendo de un 0,8 por ciento del PIB que no estaba en las cuentas y que se obtiene por menos requerimiento de gasto en pensiones, otros ingresos provenientes de impuestos y más utilidades del Banco de la República, no cambiarán la meta del déficit fiscal, prevista en 2,2 por ciento para 2020.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS