Economía

Reservas potenciales de gas, suficientes para 130 años

Reservas potenciales de gas, suficientes para 130 años

Colombia cuenta con reservas potenciales de gas natural de 54 terapiés cúbicos (TPC), suficientes para 130 años de autosuficiencia en esta materia.

De estas reservas, 30 TPC están costa afuera y las 24 restantes, en yacimientos no convencionales (YNC) en Magdalena Medio, Cesar-Ranchería y Catatumbo. En total, estas representan 16 veces las reservas probadas actuales del país, según lo advierte el ‘Informe del sector gas natural 2020’, presentado por Promigás.

(Le puede interesar: Lupa a las garantías de inversión de operadores eléctricos en la Costa)

Al referirse a los YNC, advierte el informe, los cuatro pilotos en ese frente (fracking) tienen inversiones proyectadas de 100 millones de dólares cada uno. “De materializarse este potencial energético, equivaldría a 16 veces las reservas probadas actuales de 3,2 TPC, lo cual implica cerca de 130 años de autosuficiencia de gas natural”.

Y es que Colombia continúa avanzando con fuerza en esta industria. Con solo cinco departamentos, de los 32 que existen, por fuera de la red de gasoductos, lo que representa una cobertura del 71 por ciento del país; 10 millones de usuarios, la mayoría de estratos 1, 2 y 3; cerca de 605.000 vehículos convertidos a este combustible, 808 estaciones de servicio de suministro y una red de 7.635 kilómetros de gasoductos, el país se ha convertido en un referente en Latinoamérica.

(Le puede interesar: Las 134 esperanzas para recuperar el terreno perdido en exportaciones)

No es lo único que distingue al país en este campo. En 25 años, la cobertura de este servicio pasó de 12 a 71 por ciento, y si bien el panorama luce alentador, tampoco ha sido ajeno a los efectos de la pandemia que azota el mundo.

En el informe se indica que el principal impacto de la pandemia ha recaído en los sectores de transporte y distribución, en materia de volumen de contratos, precios, cartera, recaudos, provisiones y subsidios.

Por eso, para encarar la situación y propiciar la dinámica del sector, las empresas productoras y transportadoras de gas natural otorgaron alivios a los consumidores a través de la renegociación temporal de los contratos con los comercializadores, precisa el documento.

(Además: Estas son las 10 marcas de lujo más valiosas, según el ranking BrandZ)

Otro de los aspectos relevantes del informe apunta al papel que ha jugado la planta regasificadora que tiene el país en la actual coyuntura energética. Desde la entrada en operación de la Sociedad Portuaria El Cayao (SPEC) hasta comienzos de septiembre de este año ha regasificado 572.901 metros cúbicos de gas natural licuado (GNL).

Esta planta “ha sido clave para que la generación térmica afrontara de manera exitosa los momentos de baja hidrología como el registrado durante el primer semestre del presente año, cuando el nivel de los embalses llegó al 32 por ciento, el más bajo en los últimos 25 años”, precisa el informe.

Y agrega que, gracias al respaldo que brinda la terminal SPEC, Colombia alejó la posibilidad de un racionamiento y los costos que esto implica para los diferentes sectores del país.

(Lea también: Los 20 trabajos remotos mejor pagados en la actualidad)

Esta obra ratifica el papel preponderante de Promigás en la consolidación del sector de gas natural, así como lo ha sido la confiabilidad del sistema con la construcción de 304 de los 373 kilómetros de gasoductos construidos en los últimos 5 años, para un total de 7.639 km con los que cuenta el país.

Eric Flesch, presidente de Promigás, señala que la compañía “es un jugador de largo plazo con visión estratégica para el desarrollo del sector energético de Colombia, y muestra de ello es el anuncio reciente del nuevo proyecto gasoducto Jobo-Transmetano, mediante el esquema regulatorio open season, permitiendo lograr acuerdos entre agentes”.

Sostuvo, además, que dicho gasoducto, que tendría inversiones por 400 millones de dólares, “es una infraestructura necesaria que brindará al país una solución confiable, eficiente, estable, oportuna y de largo plazo para fortalecer la infraestructura de transporte hacia el interior –donde se encuentra el 62 por ciento de la demanda nacional– a través de un gasoducto de acceso abierto. Confiamos en Colombia, y seguimos comprometidos para seguir invirtiendo con el fin de que el gas natural llegue a más usuarios, industrias y regiones”.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS