Economía

'Renta básica para hogares sí, pero no en esta emergencia':Minhacienda

'Renta básica para hogares sí, pero no en esta emergencia':Minhacienda

Muchos son los interrogantes que existen por estos días para la cartera de Hacienda, la que tiene en sus manos la ‘billetera’ con la cual se debe enfrentar una de las peores crisis de la historia.

Que si el Gobierno va a financiar el subsidio de la prima de junio de los trabajadores para que, entre otras, no se malogre el primero de los tres días sin IVA y, en consecuencia, se le reduzcan las posibilidades al sector productivo de volver a tener confianza en invertir, producir y generar empleo.

O que si, a diferencia de los otros países, Colombia le tiene miedo a endeudarse para irrigar recursos en lo que hoy se está necesitando; que si en algún momento nos impondrán una reforma tributaria.

En fin, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, resolvió algunas inquietudes pues, para muchas de ellas, dice que aún no tiene las respuestas.

En particular, es clave el punto de un ingreso solidario permanente o renta básica para los hogares, camino que han propuesto organismos internacionales como la Cepal.

Con este esquema, además, se evitaría la tarea que se está haciendo ahora, de renovar, a medida que se alarga la emergencia, la orden de enviar ayudas adicionales a los hogares más vulnerables.

(Lea también: Claudia López anuncia apoyo económico para 350.000 familias)

Bogotá, por ejemplo, en el Plan de Desarrollo que se está discutiendo en el Concejo, incluye un ingreso mínimo vital garantizado para las familias pobres de la ciudad.
Así respondió Carrasquilla a sobre este y otros temas.

Organismos como la Cepal han propuesto una renta básica para las personas que más lo necesitan. ¿Cómo le parece su aplicación en Colombia?

Me parece que es un paso hacia adelante y muy positivo en materia de política social, que es necesario ejecutar muy bien, y esa ejecución es una tarea exigente, como hemos aprendido durante la implementación de Ingreso Solidario.

En esta emergencia, y por estas razones operativas, yo no comparto la idea de que los programas existentes, construidos con gran cuidado y mucho éxito durante décadas enteras, se eliminen de tajo y se sustituyan por el esquema de renta básica.

Entonces, ¿cómo y cuándo se organizaría el esquema de renta básica?

Mi opinión sobre el escenario ideal es el más simple posible.

Primero, necesitamos que toda la población trabajadora del país esté formalizada y que se identifiquen muy claramente y con dinamismo continuo las características socioeconómicas de sus hogares.

Segundo, se define una renta básica que podría ser, por ejemplo, 600.000 pesos mensuales, ajustables en el tiempo en función de la inflación y el progreso económico general que tenga el país.

Tercero, se transfieren los recursos necesarios para que ningún hogar en Colombia reciba menos de esa suma. Es decir, un hogar que percibe 400.000 pesos en el mercado laboral, recibiría una transferencia de 200.000 pesos, por ejemplo.

Este esquema se usaría muy intensamente en períodos de crisis y menos intensamente durante períodos de normalidad.

Es muy, pero muy exigente en materia de la cantidad de información necesaria, en materia del procesamiento ágil de dicha información y en materia de la capacidad operativa que asegura que los recursos lleguen mes tras mes en los montos correctos a los hogares correctos.


(En otras historias del día: La increíble historia de cinco abuelitos que vencieron el covid-19)

Cuarentena en Cali

Muchos comercios, aunque han tomado medidas, han visto reducidos sus ingresos por la pandemia.

Según dice usted, están buscando permitirles un mayor flujo de caja a las empresas grandes que, según expresa, no les han dado apoyo. ¿Cómo sería?

Queremos garantizar la emisión de pasivos por parte de estas empresas, créditos bancarios e instrumentos del mercado de capitales. Nunca se ha hecho una política así en el país y por eso estamos un poco demorados creando toda la logística desde cero.

Todas estas medidas requieren de recursos, y, como usted lo ha dicho, tendríamos el endeudamiento más alto de la historia.

¿Qué tanto margen de tiempo hay para comenzar a pensar en medidas tributarias, como la consecuencia inevitable de adquirir deuda pública?

La tecnología más eficiente para bajar los elevados niveles de endeudamiento, como los que tendrá el mundo entero a la salida de esta crisis, es el crecimiento económico. Sin crecimiento, nunca saldremos del lío.

Desde luego, tenemos que ejercer mucha austeridad a la salida de la crisis, pero el enfoque central tiene que ser la recuperación del crecimiento.

Por eso es tan importante hacer todo lo posible, sin susto por la deuda, para defender los contratos laborales, las redes comerciales y financieras y el ahorro del público. Si ese capital social se llega a resquebrajar, si perdemos la confianza, entonces el crecimiento será muy difícil durante la pospandemia.

La tecnología más eficiente para bajar los elevados niveles de endeudamiento, como los que tendrá el mundo entero a la salida de esta crisis, es el crecimiento económico

Bogotá representa el 26 por ciento del PIB del país. Es decir que de su destino depende mucho el crecimiento a nivel nacional. ¿Cómo ve el Plan de Desarrollo que se está votando en el Concejo? ¿El Gobierno Nacional está a bordo con la financiación?

Me parece un esfuerzo notable por articular una política de inversión importante con la continuidad y el progreso de muchos programas sociales, ambientales, culturales y recreativos que los bogotanos apreciamos y valoramos de muchos años atrás.

El Gobierno Nacional siempre ha estado haciendo equipo con Bogotá, poniendo todo lo que está a su alcance en recursos y en esfuerzo y así se seguirá haciendo, por supuesto.

(En otros reportajes: Así van los contagios y muertes por covid-19 en cada departamento)

MARTHA MORALES MANCHEGO
REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS