Economía

Reforma laboral: debate que va más allá del trabajo por horas

Reforma laboral: debate que va más allá del trabajo por horas

En los últimos años, cuando se ha hablado de una reforma laboral, la discusión ha girado en torno a la imperiosa necesidad de bajar los altos niveles de informalidad, que fueron del 48 por ciento para en el trimestre julio-septiembre según el Dane, para lo cual la principal iniciativa de los empresarios, pero de la que también ha hablado el Gobierno, ha sido la implementación de un esquema que permita cotizar por horas a quienes actualmente trabajan a destajo, como los que laboran en el campo por un jornal o los independientes que hacen trabajos esporádicos, lo cual no incluye ningún tipo de seguridad social.


Le puede interesar:  Pagar temporalmente menos del mínimo sin pensión a nuevos contratados

Según Sandra Forero, presidenta del Consejo Gremial Nacional (CGN), el telón de fondo es apuntar a la creación de más empleo formal, ya que entre 2017 y 2019 se crearon, en promedio, 44.000 empleos cada año, pero antes de esos años los niveles llegaron hasta los 370.000 puestos anuales.

Y en medio de las actividades que ya adelanta la Misión de Empleo en busca de concertar un proyecto para llevarlo al Congreso, tanto empresarios como sindicatos coinciden en que el eje central es el empleo formal y digno.

Por el lado de los empresarios, el CGN y la Andi plantean inicialmente que hay que establecer las barreras que desestimulan la contratación formal, blindando elementos legítimos que protegen a los trabajadores, pero cuyos abusos inciden en un elemento clave, como lo es la productividad, que en los últimos años solo ha crecido 0,25 por ciento y en 2020 fue negativa, de -0,6 por ciento.

Según Forero, si bien se trata de derechos adquiridos, en este aspecto hay variables como las incapacidades laborales, la estabilidad laboral reforzada y el control de la tercerización laboral.

También le recomendamos:   ‘Con la economía no se juega’, el foro de Corficolombiana este jueves

“Esto no significa, de ninguna manera, que estemos promoviendo desmejoras para los trabajadores. Al contrario, estamos diciendo: mantengamos esas condiciones de bienestar, pero blindadas para que se usen bien y para que las empresas, libres de las sobrecargas y del abuso que a veces se hace de estas figuras, puedan contratar más población. Así podemos jalar la informalidad hacia la formalidad”, indicó la directiva gremial a recientemente.

En una publicación de la Confederación General del Trabajo (CGT), Jorge Iván Díez, vicepresidente de esa organización, dice que los pilares de la Misión del Empleo deben ser la reactivación de la economía con todas las medidas para cuidar la salud; una política centrada en fortalecer la industria nacional que privilegie el bienestar de sus trabajadores, priorizar la industria nacional, y el empleo formal en las ciudades y el campo, protegiendo la estabilidad y los ingresos laborales. Sin embargo, las organizaciones sindicales dejaron de participar en la Misión.

Una nueva realidad

Pero los cambios al modelo laboral del país también pasan por un replanteamiento de las competencias laborales que deben tener los trabajadores y quienes cada año se incorporen al mercado laboral.

Para Sandra Forero, presidenta del CGN, si bien hay formación para el trabajo para quienes vienen de la informalidad, esta tiene que profundizarse y dirigirse hacia lo que necesita el sector productivo.

Y debido a que los tiempos de formación son un inconveniente, pues pueden tomar años la capacitación y certificación del empleado, una de las claves está en la tecnología y ajustes recientes que permiten que las prácticas laborales sean tenidas en cuenta como experiencia.

Hace unos meses el ministro del Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, presentó un estudio sobre las brechas laborales del capital humano en tres sectores: audiovisual, los call center y el de los laboratorios.

Se mostró que las principales necesidades de formación en el futuro son las de comunicador digital audiovisual, editor en set, coach de actores, técnico en fotografía web, gestor de analítica, programador, técnico en modelado 3D, creador de app audiovisual, productor de nuevos medios, guionista y técnico en realidad aumentada.

En el sector de bussiness process outsourcing (BPO), la demanda estará orientada a los programadores e ingenieros desarrolladores de lenguajes de programación, analistas contables, supervisor de cobro judicial, auxiliar de cartera, coordinador de cobranzas y operadores de call center.

Pero se detectan brechas en habilidades claves como el manejo de lenguajes de programación, inglés, atención al cliente y en habilidades blandas como comunicación asertiva, liderazgo, creatividad, relacionamiento, automatización de procesos y facturación, entre otros. Y en el sector de laboratorios, las tendencias claves para el desarrollo futuro del sector son la nanotecnología, robótica, mediciones sin contacto, fotónica y biología molecular.

Aunque el régimen actual y la falta de competencias explican en parte la baja generación de empleo según el CGN, también están las condiciones de contratación.

“Además de la modernización integral de régimen laboral se necesita que fluya la actividad productiva; hay que revisar las restricciones para hacer inversión y el exceso de regulación y trámites que muchas veces desincentivan grandes proyectos. Allí se da un freno a la generación de puestos de trabajo formales”, recalca Sandra Forero, presidenta del Consejo Gremial Nacional.

Encuentre también en Economía:

Fantasma de la crisis marcará negociación del salario mínimo

Seis cervezas, entre las 10 marcas de bienes más valiosas del país

‘Daviplata será banco autónomo para actuar en Colombia u otros países’

ECONOMÍA Y NEGOCIOS