Economía

Precios de la vivienda ponen a más gente a pensar en comprarla usada

Precios de la vivienda ponen a más gente a pensar en comprarla usada

Aunque los tiempos para vender y arrendar una vivienda usada han subido en los últimos años, el fuerte ascenso de los precios de los inmuebles nuevos está llevando a más colombianos a contemplar la posibilidad de adquirir una casa o apartamento propios en este mercado.

Según un reporte de la Asobancaria sobre el estudio contratado con la Galería Inmobiliaria, en el 2018 se incrementó el porcentaje de adquirientes de vivienda nueva que manifestó haber considerado la opción de comprar vivienda usada, aunque su decisión final fue estrenar.

En efecto, en el total nacional el porcentaje pasó del 31 por ciento en 2017 al 39 por ciento en el 2018, siendo más marcada esta situación en ciudades como Cali y Barranquilla que en mercados como el de Bogotá.

En Cali, el porcentaje que consideró la posibilidad de no estrenar pasó entre un año y otro del 32 por ciento al 44 por ciento, mientras en la Arenosa el porcentaje saltó del 28 al 37 por ciento entre lo observado en el 2017 y lo que manifestaron los encuestados en el 2018.

Y en la encuesta general, como principal razón para considerar esta posibilidad el 34 por ciento de los entrevistados señaló que fue la variable precio, que el año pasado fue mencionada en segundo lugar.

En cuanto al área, se evidencia la disposición actual de los hogares a sacrificarla frente al precio.

“En efecto, en 2017 el área, como determinante para considerar la posibilidad de adquisición de usada, ocupó el primer lugar, mientras que en 2018 la variable área pasa al segundo plano, incluso con un porcentaje menor de encuestados que la consideran relevante”, señaló la Asobancaria.

En VIS se nota más

La tendencia es más marcada cuando se trata de viviendas de interés social (VIS), toda vez que en la encuesta del 2018 el 42 por ciento de los compradores de vivienda dijeron que contemplaron la opción de comprar de segunda.

Y mientras ciudades como Bogotá, Medellín y Cali tienen porcentajes parecidos en este sentido, del 42, 42 y 45 por ciento, respectivamente, en Bucaramanga, donde el alza de precios de la vivienda también ha sido marcada en los últimos años, el 60 por ciento de los compradores de VIS manifestaron haber pensado en esa posibilidad.
Según las cifras de la Galería Inmobiliaria, desde mediados del 2017 hay una clara tendencia al alza en las ventas de vivienda usada en Bogotá, tanto en estrato cuatro como en cinco y en el nivel seis.

Así, por ejemplo, en el estrato cinco se pasó de comercializar más de 2.500 viviendas en abril del 2017 a más de 3.800 unidades durante el mismo período del 2019; en tanto que en el estrato seis, el número pasó de un poco más de 2.400 unidades a cerca de 3.600.

Por su parte, las ventas de vivienda usada de estrato cuatro entre abril del 2018 y abril del 2019 subieron inicialmente, pero se devolvieron al nivel del primer período.
En total, mientras los arriendos de vivienda usada en Bogotá pasaron de 16.354 unidades entre mayo del 2017 y abril del 2018 a 18.479 entre mayo del 2018 y abril del 2019, las ventas de vivienda usada pasaron de 12.888 a 14.126 unidades entre un período y otro.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS