Economía

'Mujer colombiana empleada trabaja gratis 82 días al año': Unirosario

'Mujer colombiana empleada trabaja gratis 82 días al año': Unirosario

Si en Europa la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 20 %, en Colombia es aún mayor: del 30 %, lo que para el observatorio laboral de la Universidad del Rosario "compromete la realización del principio de igualdad constitucional".

Esta realidad sale a relucir en este miércoles, cuando el Ministerio de Trabajo se prepara para hacer el lanzamiento de la iniciativa de Paridad de Género, con la cual, busca promover el cierre de las desigualdades salariales entre ellas y ellos.

De acuerdo con las cuentas del Observatorio Laboral, para ilustrar lo que implica el porcentaje diferencial entre el salario de hombres y mujeres, en el caso europeo, es el equivalente a dejar de trabajar desde este miércoles hasta el fin de año.

"Según señala el Instituto Europeo por la Igualdad de Género, la brecha salarial europea determina que las mujeres trabajen sin remuneración en promedio 55 días al año", expresa Iván Jaramillo, investigador del Observatorio rosarista.

Para Colombia, teniendo en cuenta que el porcentaje es del 30 %, el número de días que representa esta cifra es de 82 días.

Factores como la adscripción de la maternidad a la recuperación médica y el acompañamiento de los menores sin la inclusión de patrones de corresponsabilidad con los padres en el cuidado de recién nacidos, la ausencia de reconocimiento de las labores de cuidado y el patrón cultural machista en la asignación de cargos y funciones de responsabilidad, resultan determinantes en la consolidación de la brecha salarial en nuestro país”, señala Jaramillo.

Según el Ministerio de Trabajo, el lanzamiento de la iniciativa de Paridad de Género es una actividad tripartita, en conjunto con otros organismos internacionales como el Banco Mundial. Si bien Colombia ha avanzado en el tema, existen barreras claves, como la dificultad para acceder a crecimientos dentro de las organizaciones, y la combinación del trabajo profesional con el del hogar (que le ha sido legado a ellas).

A pesar de la mayor formación profesional de las mujeres y las medidas de promoción de la equidad de género, subsiste en Colombia la demanda de intervención a partir de acciones afirmativas para facilitar la exigibilidad jurídica de la promesa de igualdad salarial y la adopción de políticas públicas de inversión del patrón machista en el reconocimiento de jornadas, trabajos e inclusión en labores tradicionalmente masculinizadas”, indica el investigador del Observatorio rosarista.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS