Economía

Manizales: bien en negocios, mal en lo ambiental y laboral

Manizales: bien en negocios, mal en lo ambiental y laboral
Se mantuvo en el sexto puesto, según el recálculo que se hizo en el estudio. Es líder en el entorno para hacer negocios. Resultados.

JUAN CARLOS LAYTON

MANIZALES

* Bien en: entorno para los negocios, educación superior y innovación, y dinámica empresarial.

* Mal en: instituciones, sostenibilidad ambiental y mercado laboral.

Estos son algunos de los indicadores, tanto positivos como negativos, en los que se destacó nuevamente Manizales, según la segunda medición por ciudades sobre el Índice Departamental de Competitividad.

El estudio que presentaron ayer el Consejo Privado de Competitividad (CPC) y la Universidad del Rosario ubicó a la capital caldense entre las seis ciudades más competitivas de Colombia, entre las 23 que se midieron, con un puntaje de 5,70, en una calificación de 1 a 10 (ver infográfico ranking general).

El ranking fue liderado por Bogotá, Medellín y Bucaramanga, que son las ciudades más competitivas de Colombia, basados en la nueva metodología del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés).

Sin embargo, en el informe se destacó a la capital caldense como la región intermedia que mejor ubicación tuvo, no solo en el ranking nacional, sino que además se volvió a ubicar como la mejor posicionada en el Eje Cafetero, por encima de Pereira, que estuvo dos puestos más abajo, y Armenia en la casilla 14 (ver infográfico ranking general).

Lo bueno y lo malo

Aunque el año pasado la capital caldense había repuntado hasta el tercer lugar, con una calificación de 6,14, de acuerdo con el Consejo Privado de Competitividad, los resultados actuales no se pueden comparar con los publicados en el 2018, teniendo en cuenta que se adoptó la nueva metodología del Foro Económico Mundial.

Esto llevó a que el mismo estudio recalculara las cifras del 2018, ubicando a Manizales en la sexta casilla, por lo que la conclusión, basados en el nuevo estudio, es que Manizales defendió su lugar.

De acuerdo con Lina María Ramírez, presidenta ejecutiva de la Cámara de Comercio de Manizales, independiente al puesto, lo más destacable es que la capital caldense mejoró en la mayoría de sus 12 pilares o indicadores, incluyendo su experiencia y entorno para los negocios, donde obtuvo el primer puesto en la medición nacional.

También llamó la atención sobre el descenso en el pilar de instituciones, que mide el desempeño administrativo y gestión fiscal, donde se evidenciaron problemas en aspectos como la actualización catastral y recaudo local.

En cuanto al mercado laboral, la ciudad también perdió puestos, debido al aumento del desempleo, ya que entre febrero y abril la ciudad reportó una tasa del 12,7%, frente al 12,1% del año pasado, igual a unas 26 mil personas sin empleo.

En educación superior a la ciudad le fue nuevamente bien, con el tercer puesto. Una cosa diferente se registró en los nuevos indicadores que se incluyeron como educación para el trabajo y el desarrollo humano, en el que se miden aspectos como la proporción de estudiantes matriculados en instituciones certificadas. Aquí se rajó, en el puesto 15.

Logros

Para el Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas de la U. Rosario, los datos evidencian que la ciudad ha logrado altos indicadores de calidad, aunque todavía no aparece entre las ciudades con mayor desarrollo del país.

Los resultados también evidenciaron que la capital tiene un gran reto en lo ambiental, medición en la que está más rezagada, al llegar al puesto 21, y en el manejo del riesgo, no porque no se haya hecho nada al respecto, si no por las mismas condiciones topográficas de la ciudad.

La secretaria de las TIC y Competititividad, María Magdalena Builes, resaltó los resultados e indicó que se trata de un esfuerzo conjunto para mantener la dinámica de la ciudad, aunque insistió en la necesidad de hacer una revisión de los nuevos indicadores con el fin de autoevaluarse y determinar los nuevos retos que tiene la ciudad.

Caldas, de tercero

Caldas recuperó el tercer puesto en el ranking nacional de competitividad. En el 2017 la región perdió un lugar, pero en el 2018 volvió a calificarse como la tercera economía más competitiva de Colombia, puesto en el que estuvo entre el 2013 y el 2016, según el reporte entregado por la Universidad del Rosario y el Consejo Privado de Competitividad.

Sobre el estudio

El estudio incluyó 97 indicadores, agrupados en 12 dimensiones o pilares de competitividad, incluyendo condiciones básicas como instituciones, infraestructura y sostenibilidad ambiental, además de capital humano, eficiencia de los mercados y el ecosistema innovador.