Economía

Los grandes líos que rodean el nuevo despegue de la aerolínea Avianca

Los grandes líos que rodean el nuevo despegue de la aerolínea Avianca

Los últimos años no han sido los más tranquilos para los directivos de la aerolínea Avianca, pues además de tener que enfrentar la difícil situación financiera de la compañía, han tenido que capotear uno tras de otro escándalo, en medio de la implementación de una estrategia de recuperación que apunta llevar a la firma otra vez al terreno positivo en materia financiera.

Las últimas dos décadas han sido de altibajos. Entre 2001 y 2004, la empresa pasó por una fugaz sociedad con Aces (Alianza Summa), entró a la ley de quiebras de Estados Unidos, de la cual la sacó el empresario Germán Efromovich, quien entre 2005 y 2016 le dio un nuevo aire y expandió su operación.

Pero a finales de 2017 volvieron los problemas con el inició de una huelga de pilotos de 51 días (la más larga en la historia de la aviación del mundo) y cuyo costo se estima en 360 millones de dólares.

Los efectos del cese, mezclados con la mayor competencia, el fuerte aumento del dólar y del precio de los combustibles para aviación, más la necesidad de Efromovich de cubrir otras obligaciones, lo llevaron a valerse de United Airlines (dentro de la alianza con Avianca y Copa), de 460 millones de dólares, pignorando sus acciones en Avianca Holdings.

Pero la situación financiera se complicó y, a finales del 2018, Avianca tuvo que iniciar la venta de activos no estratégicos, cancelar con Airbus la compra de 17 aviones y retrasar la llegada de otros 35.

Efromovich no pudo cumplir con algunas condiciones del préstamo, United ejerció la garantía y, junto con Kingsland Holdings (mayor socio minoritario, del empresario Roberto Kriete), tomó el mando de Avianca
para emprender un duro plan de ajuste que ha significado un fuerte recorte de gastos, de personal y de aeronaves, y la renegociación de obligaciones por 5.000 millones de dólares.

Peleas internas

A ese plan de recuperación financiera que está en marcha le sobrevinieron una serie de disputas internas por el manejo de la junta directiva de compañía entre los dos grandes socios de Avianca (Efromovich y Kriete) los cuales han escalado hasta los tribunales en Estados Unidos.

Como si lo anterior no fuera suficiente, a inicios de febrero se conoció que la aerolínea Avianca entró al escándalo que sacude a la gigante europea Airbus por el ofrecimiento de sobornos en 16 países para que les compraran sus aviones A320neo.

El 29 de enero, la principal fabricante de aviones civiles del mundo firmó una especie de acuerdo de culpabilidad en el que aceptó pagarles a Inglaterra, Estados Unidos y Francia una multa por 4.000 millones de dólares por sus prácticas corruptas.

Y de paso admitió que ejecutó maniobras similares en Corea, Rusia, India, China, Arabia Saudita, México, Brasil y Colombia, entre otros países, en una especie de emulación de lo sucedido con Odebrecht, sin que hasta ahora se sepa si en el caso hubo participación de funcionarios.

tuvo acceso a la investigación interna que hizo la propia Airbus, y el capítulo sobre Avianca incluye la transcripción de, al menos, 8 correos electrónicos en los que se habla claramente de “transferencias ocultas” a un cuadro directivo de la aerolínea, clave en la negociación de más de un centenar de aviones.

El más reciente capítulo de líos que rodean a la aerolínea emblemática del país estalló ayer, luego de que Agentes del CTI de la Fiscalía realizan un allanamiento a las oficina de Avianca en Bogotá, en medio de una investigación que se efectúa en cooperación con autoridades de Estados Unidos.

Dicha diligencia está relacionada con denuncias presentadas por la misma Avianca por la venta irregular de tiquetes del año pasado. Fuentes de la Fiscalía indicaron que la diligencia se realiza tras recibir información de la Superintendencia de Sociedades que da cuenta de la existencia de equipos de cómputo que contendrían información detallada sobre este asunto.

En concreto se investigan posibles irregularidades con la entrega de tiquetes a funcionarios públicos en el extranjero.

Voceros de la aerolínea indicaron que por los hechos hay una investigación interna, al tiempo que en su momento se puso en conocimiento de las autoridades.

Indicaron que están colaborando con la Fiscalía y que van a entregar un computador que tiene información comercial sensible de la empresa, que no puede ser ventilada.

Por: Redacción Economía y Negocios