Economía

Evite que la tarjeta de crédito se le convierta en un dolor de cabeza

Evite que la tarjeta de crédito se le convierta en un dolor de cabeza

Para nadie es secreto que las tarjetas de crédito se encuentran entre los productos más costosos del sector financiero, pero también, que el llamado dinero plástico ha sido y, lo es aún, una de las principales puertas de entrada a la banca para miles de personas.

(Lea también: Las cinco fuerzas que moverán el dólar en el último tramo del 2020)

Hoy, poco más de 10 millones de personas en el país cargan en sus billeteras una o más tarjetas de crédito, si se tiene en cuenta que el número de plásticos activos superaba julio pasado los 15,2 millones, según datos de la Superintendencia Financiera.

(Le puede interesar: Arturo Calle busca personal: estas son las vacantes disponibles)

En los primeros siete meses del año los tarjetahabientes colombianos habían facturado con sus plásticos más de 35,2 billones de pesos, de los cuales, 27,4 billones (77,8 por ciento) correspondieron a compras y 7,8 billones (22,1 por ciento) a avances de dinero en efectivo.

Las cifras del sistema también dejan ver que, si bien los tarjetahabientes deben cerca de 30,5 billones de pesos en sus tarjetas, los mismos tienen cupos aprobados y sin utilizar por más de 59,4 billones de pesos, revela la Superfinanciera.

En momentos de crisis económica, como la que atraviesa el país, se debe ser muy prudente y bastante responsable en el uso del crédito, incluido el que se otorga a través de las tarjetas.

Sin embargo, expertos en finanzas personales advierten que en momentos de crisis económica, como la que atraviesa el país, se debe ser muy prudente y bastante responsable en el uso del crédito, incluido el que se otorga a través de las tarjetas, que en épocas como las actuales, es mejor tenerlas como un mecanismo para uso casi exclusivo en caso de emergencia.

Entre los argumentos dados por los expertos está, precisamente, el alto costo relacionado con el uso de este instrumento de pago, más cuando se hacen avances en efectivo.

Explican que, si bien las tasas de interés han caído en el último año, en las tarjetas de crédito dicho descenso no ha sido tan pronunciado debido al riesgo asociado a este tipo de crédito, cuyos recursos se destinan para financiar gasto de los tarjetahanbientes.

Para la tercera semana de septiembre, la tasa de interés promedio aplicada al uso del llamado dinero plástico fue de 27,29 por ciento efectivo anual, muy similar al máximo permitido en Colombia, que para este mismo mes es de 27,53 por ciento.

Las recomendaciones

Por eso, para evitar que el uso de las tarjetas de crédito, en medio de la actual crisis de ingresos y de empleo de los hogares, no se convierta en un dolor de cabeza, los expertos recomiendan seguir las siguientes pautas:

1. No olvide que las tarjetas de crédito no son una extensión de sus ingresos. Los recursos para compras y avances en efectivo que se otorgan a través de los plásticos hay que devolverlos en cualquier momento, por eso lo más sensato es tener control absoluto de este mecanismo.

2. En lo posible, utilice la tarjeta como medio de pago y no como mecanismo de financiación. Si opta por diferir el valor de las compras, procure hacerlo a pocas cuotas para evitar el pago innecesario de intereses.

3. Procure no tener más de una tarjeta en su billetera. Antes de dejarse tentar por los asesores de las entidades que le ofrecen amplios cupos y beneficios de nuevos plásticos, sin usted haberlos solicitado, consulte su bolsillo, analice sus ingresos y gastos mensuales antes de dar una respuesta afirmativa, creyendo que es una oportunidad que no puede dejar pasar.

4. Antes de realizar cualquier compra, analice bien si esta es estrictamente necesaria, si lo mejor es esperar a que cambie la situación económica del país o lo mejor es ahorrar para darse ese gusto más adelante.

5. En situaciones como la actual, evite llevar la tarjeta todo el tiempo en su billetera, así aleja la tentación de emplearla para cualquier compra.

6. No realice avances en efectivo, son la vía más costosa de obtener crédito rápido. Recuerde que la tasa de interés que se aplica a estos avances es la máxima permitida por las autoridades y que a la fecha es del 27,53 por ciento efectiva anual.

7. Evite a toda costa hacer mercado con su tarjeta. Si se trata de una emergencia, difiera su pago a las menores cuotas posibles.

8. Si tiene más de una tarjeta de crédito, nunca realice avances en efectivo para cubrir el pago de la cuota mensual de otro plástico o de otros créditos que tenga. Está demostrado que esta mala práctica genera un efecto de bola de nieve que tarde o temprano se le saldrá de control.

9. No haga uso total del cupo que la entidad le asigna a través de su tarjeta de crédito, pues esto genera un mal mensaje no solo al emisor sino ante las centrales de riesgo, pues denotan un mal control de los gastos y del endeudamiento.

10. Recuerde que una tarjeta de crédito administrada con prudencia se puede convertir en la mejor aliada de una persona, sobre todo, en momentos de dificultades económicas.

(Continúe leyendo: Pautas para mejorar su calificación crediticia en centrales de riesgo)

Por: Economía y Negocios