Economía

Es un buen momento para comprar vivienda

Es un buen momento para comprar vivienda
Las tasas de los créditos son las más bajas registradas de los últimos 12 años. Los programas del Gobierno buscan reactivar el sector. Compre.

NEGOCIOS BALANCE

Colombia vive un buen momento para comprar vivienda. Esta es la conclusión en la que algunos expertos coinciden. Aseguran que las tasas de interés están en un nivel favorable para los compradores. Además, el Gobierno Nacional impulsa programas que favorecen la inversión en Viviendas de Interés Social (VIS).

Aunque el panorama es positivo, la compra de inmuebles en el país no ha aumentado. Según Camacol, en el primer semestre se compraron 85 mil 860 viviendas nuevas, una inversión de $16,2 billones; lo que representó una caída de 4,1%, equivalentes a 4 mil 131 viviendas menos frente al primer semestre del 2018.

Sandra Forero, presidenta de Camacol, explicó que las causas podrían estar relacionadas con la necesidad de garantizar recursos fiscales para los programas de VIS en los próximos años, las nuevas disposiciones tributarias y un contexto económico con bajos niveles de confianza y menos empleo.

Confía que en este segundo semestre se vendan 97 mil viviendas nuevas, 13% más con respecto al primer semestre. "Hay 131 mil unidades disponibles en oferta y diversidad de opciones para el comprador. Hoy tenemos 3 mil 500 proyectos de vivienda nueva, 88 mil unidades en preventa y 43 mil en proceso de construcción”, dijo Forero.

Medidas

A raíz de esto, el Gobierno optó por implementar medidas para dinamizar el mercado. Por ejemplo, subsidiar las tasas de interés, aumentar los beneficios para los compradores y resaltar que las tasas de los créditos actuales son las más bajas registradas de los últimos 12 años.

Según datos de la Superintendencia Financiera, la tasa de interés fija en pesos más baja del mercado para la compra de VIS la tiene el Banco Popular, con 9,53%, mientras que la más alta es de 14,29%, del Banco Agrario. Para vivienda no VIS, el Popular ofrece préstamos al 9,58%.

Las VIS han sacado partida con las políticas del Estado. De allí que el 58% de las ventas totales del sector en el primer semestre del 2019 se concentraron en este segmento, dato que equivale a 49 mil 791 unidades.

Los compradores de viviendas no VIS también pueden sacar provecho de los bonos de descuentos que las constructoras ofrecen para incentivar la compra de residencias.

Poco crecimiento

Aunque el Gobierno se ha preocupado por reanimar el sector, las cifras revelan que las políticas públicas siguen siendo insuficientes. En el primer semestre del 2017 se financiaron 39 mil 390 viviendas por $1,81 billones; para el 2018, fueron 36 mil 985 por $1,87 billones; mientras que a junio del 2019, se alcanzaron a financiar 34 mil 560 por $1,79 billones.

Opciones

1. Leasing o crédito hipotecario

El crédito hipotecario le asegura que el predio será suyo una vez finalizado el pago de las cuotas. Mientras que en el leasing habitacional, el banco compra la vivienda y usted debe pagar un aporte mensual, como un arriendo. Al finalizar los pagos, se suma lo que ha pagado mensualmente y se pone en vigencia la opción de compra bajo los precios pactados inicialmente.

El crédito hipotecario puede ser una buena alternativa, dado que las tasas para este tipo de préstamos están bajas, pero debe tener en cuenta cuáles son los límites de tiempo para los pagos, qué tan bien se acomodan las cuotas a lo que necesita y su condición financiera actual.

Debe saber que las entidades bancarias ahora permiten créditos de hasta el 90% del valor del inmueble. Antes ofrecían hasta el 70%.

2. Sobre planos

Si usted está pensando en comprar sobre planos, tendrá la posibilidad de pagar de manera controlada y progresiva la cuota inicial.

Ahora bien, si cuenta con el dinero completo, los 'saldos' pueden ser una buena opción. Algunas veces las constructoras se quedan con algunas unidades sin vender y les ofrecen a los compradores plazos flexibles, bonos de descuento u otros beneficios comerciales.

Recuerde

* Identifique en las entidades bancarias el plazo y la información sobre los sistemas de amortización, como la Unidad de Valor Real (UVR) o pesos. La primera está ligada a la inflación, si es baja, mejor. Sin embargo, otros acceden al sistema en pesos, porque permite manejar una cuota fija.

* Que la cuota de la vivienda no sume más del 30% de sus ingresos, pues los gastos como el transporte, alimentación y servicios, entre otros, no dan espera. Es posible que tenga que acudir a otra fuente de ingresos.

* Establezca si es necesario acceder a recursos complementarios para financiar, ya sea por medio de crédito o leasing habitacional.

* Conozca la antigüedad del predio. Por lo general, los construidos después de 1998 están amparados bajo la norma de sismorresistencia.

*En el caso de la compra de vivienda, revise la licencia de construcción. Este documento puede solicitarlo al constructor, en las oficinas de Planeación o en la entidad administrativa encargada de cada municipio.

*Para el caso de las viviendas usadas debe verificar el certificado de libertad y tradición, que es el documento que da cuenta de la situación jurídica del inmueble. Puede buscarlo en la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos o descargarlo en la página www.certificadotradicionylibertad.com, y tiene un costo de $16 mil 300.