Economía

En Bogotá está el mayor freno a la recuperación de la industria

En Bogotá está el mayor freno a la recuperación de la industria

La producción industrial y las ventas del comercio al por menor continuaron en julio retornando a los niveles anteriores a los del confinamiento, pero siguieron registrando niveles inferiores a los de hace un año, informó el Dane durante la presentación de las encuestas mensuales sobre producción manufacturera, comercio, servicios y alojamiento.

(Lea también: Lupa a las garantías de inversión de operadores eléctricos en la Costa)

En julio, la industria manufacturera produjo 9,5 por ciento más que en junio, 54,7 por ciento más que en abril, primer mes completo de confinamiento total, pero fue 8,5 por ciento inferior a julio del 2019, cuando no había pandemia.

(Le puede interesar: Reservas potenciales de gas, suficientes para 130 años)

Según el Dane, la mayor contribución negativa para la caída de la producción en julio fue por Bogotá, que explica 2,4 puntos de los 8,5 puntos porcentuales de reducción en la industria.

En Bogotá, la caída fue de 15,2 por ciento. Bolívar reportó un -19,2 por ciento; Santander, -15,3 por ciento, y Antioquia, -11,5 por ciento. También hubo regiones con comportamientos positivos. Ese es el caso de Caldas, con el 13,6 por ciento, y Boyacá, con el 10,3 por ciento.

Entre tanto, en julio las ventas reales de la industria cayeron 8,7 por ciento
y su personal ocupado se redujo en 8 por ciento, en comparación con el mismo mes del año pasado.

Juan Daniel Oviedo, director del Dane, dijo que este resultado es mucho más negativo que el esperado por la entidad y que había estimado entre -5,1 por ciento y -1,5 por ciento.

En cuanto a las actividades que mostraron una contracción negativa más alta en julio están la fabricación de vehículos automotores y sus motores, con -49,1 por ciento; confección de prendas de vestir, -29,4 por ciento; fabricación de otros tipos de equipo de transporte, -27,9 por ciento; fabricación de vidrio y productos de vidrio, -21,7 por ciento; hilatura, tejeduría y acabado de productos textiles, -17,2 por ciento; coquización, refinación de petróleo y mezcla de combustibles, -15,9 por ciento, y elaboración de bebidas, -11,4 por ciento.

Por otro lado, con una variación positiva del 5 por ciento, elaboración de productos de molinería, almidones y derivados fue la actividad con la mayor contribución positiva (0,1 puntos porcentuales) a la variación anual.

Considerando la evolución de los últimos cinco meses, el Dane proyecta que la producción industrial podría presentar una contracción, durante agosto, del 8,3 por ciento.

Bajaron las ventas

La Encuesta Mensual de Comercio refleja, con excepciones, los impactos negativos de la parálisis impuesta por la pandemia. Según los datos del Dane, las ventas al por menor de julio fueron 6,9 por ciento superiores a las de junio; 68,9 por ciento mayores que las de abril, pero 12,4 por ciento inferiores a las de julio del 2019.

Entre enero y julio de este año, además, el total de estas ventas mostró una variación negativa de -11,9 por ciento comparado con el mismo periodo del 2019.

Por esta caída, el personal ocupado en comercio minorista y de vehículos disminuyó 5,2 por ciento en comparación con el dato de julio del año pasado.

Una revisión de lo que ocurrió por líneas de mercancías muestra que en julio las ventas reales de combustibles para vehículos tuvieron una caída de 19,7 por ciento, comparadas con las del mismo mes del 2019; esta franja hizo el aporte negativo más alto a la variación anual, con -4 puntos porcentuales.

Al desagregar los resultados, puntualizó el director del Dane, Bogotá explica el 40 por ciento de la contracción en las ventas de comercio minorista y de vehículos en el país.

De igual modo, la línea “otros vehículos automotores y motocicletas” mostró una caída de 39,1 por ciento y contribuyó con -3,1 puntos porcentuales a la variación anual.
Al desagregar los resultados, puntualizó el director del Dane, “Bogotá explica el 40 por ciento de la contracción en las ventas de comercio minorista y de vehículos en el país”.

Entre los casos positivos vale destacar el de “equipos de informática y telecomunicaciones”, que registró un crecimiento del 56,9 por ciento. Del mismo modo, el de “electrodomésticos y muebles para el hogar” mostró un positivo 24,6 por ciento.

Las Encuesta Mensual de Servicios da cuenta de un crecimiento del subsector de “actividades de centros de llamadas”, que presentó un aumento del 38,1 por ciento en sus ingresos totales, un incremento del 15,4 por ciento del personal ocupado, y del 12 por ciento en los salarios.

“Correo y servicios de mensajería” registró una variación del 17,9 por ciento frente al mismo mes de 2019, aunque redujo el personal en 3,2 por ciento y los salarios en un 0,5 por ciento.

Otros subsectores mantuvieron comportamientos muy negativos: “Producción de películas cinematográficas y programas de televisión” sufrió en julio una reducción de sus ingresos totales del 88,9 por ciento, con respecto al mismo mes del 2019.

“Restaurantes, catering y bares” presentó reducciones en los ingresos de -51 por ciento y de personal ocupado en -19,7 por ciento.

La Encuesta de Alojamiento registró una disminución de los ingresos reales de los hoteles del 92,3 por ciento. Bogotá reportó una variación anual del -89,1 por ciento, por lo que contribuyó con -23,1 puntos porcentuales a la nacional; Cartagena, con una variación anual de -98,5 por ciento en ingresos reales, aportó -19,6 puntos porcentuales. En julio se presentó en este subsector una disminución del 42,3 por ciento del personal ocupado, con respecto a julio del 2019.

El Dane muestra que la ocupación de habitaciones de hotel en julio fue 34 por ciento superior a la de junio; 130 por ciento mayor que la de abril, pero 87 por ciento inferior a la de julio del 2019.

Por: Economía y Negocios