Economía

Empresario salamineño del sector turismo vive el duro golpe de la crisis económica

Empresario salamineño del sector turismo vive el duro golpe de la crisis económica
Solo tiene abierto un solo negocio de los cinco a su cargo. Trabaja a domicilio con dos empleados.

Manizales

De cinco negocios que tiene el empresario salamineño Rubén Darío Aguirre solo uno está abierto y trabaja a domicilio con dos empleados.

“Dejamos de producir, de generar 17 empleos y recibir ingresos. Tomamos la decisión de cerrar hasta que pase esta situación, que no sabemos cuándo será”, dijo.

Sus negocios pertenecen a los sectores de turismo y hotelería, comprenden: un taller y almacén de venta de artesanías, un café, una casa de eventos, un restaurante y un café con galería artesanal en Medellín.

Golpe

Comenta que hace tres meses había abierto Tangarife Restaurante Bar, en el que invirtió por lo menos $60 millones. “Allí se manejaban eventos, café, recepciones para turistas, reuniones sociales y empresariales, y exposiciones de artistas locales”. En la parte baja de la casa, conocida como Casa Carola, a media cuadra de la Plaza de Bolívar, estaba el taller de artesanía.

“Generaba siete empleos en ese local. Igual le está pasando a muchos empresarios e independientes aquí en Salamina. El futuro es incierto para nosotros”, preciso Aguirre.

Frente a las ayudas que ofrece el Gobierno, indicó que no es fácil. “Hablan de préstamos a bajos intereses y de una cantidad de auxilios y en la realidad eso no se ve. A los bancos se puede llegar, si se tiene una propiedad u otro tipo de negocio con qué responder”.

Ayudas

Frente a las ayudas que ofrece el Gobierno, indicó que no es fácil. “Hablan de préstamos a bajos intereses y de una cantidad de auxilios y en la realidad eso no se ve. A los bancos se puede llegar, si se tiene una propiedad u otro tipo de negocio con qué responder”.

En cuanto a las ventas, expresó: “Quien compra artesanías es el turista nacional y extranjeros, los beneficiados son los dueños de restaurantes y hoteles”.

Opciones

En este tiempo de crisis, el empresario recurre a las redes sociales donde tiene una página. Allí ofrece y vende alguna que otra pieza artesanal que realiza. “Nos toca reinventarnos, pero tenemos que cambiar procesos y hacer nuevos montajes. Todo esto genera gastos y no tenemos dinero”, comentó.

Propuso consumir lo que se produce y ser autosuficientes. “De esta dificultad van a salir gran cantidad de ideas y empresas porque la covid-19 nos puso un freno y quitó la comodidad”.