Economía

Desmantelan fábrica en la que se chiveaban Ferraris y Lamborghinis

Desmantelan fábrica en la que se chiveaban Ferraris y Lamborghinis

La Policía Civil del estado brasileño de Santa Catarina (sur) descubrió una fábrica clandestina donde se producían autos de lujo falsificados de las marcas Ferrari y Lamborghini y que eran comercializados a través de internet

Según un comunicado, el Sector de Investigaciones Criminales de Itajaí decomisó chasis, moldes, fibra de vidrio y otros elementos y herramientas utilizados en la fabricación clandestina de los automóviles.

En la acción policial también fueron confiscados ocho coches de las dos marcas que estaban prácticamente montados para ser entregados a sus compradores, que desembolsaban precios entre 180.000 y 250.000 reales (entre unos 47.923 y 66.560 dólares).

De acuerdo con la información oficial, los modelos originales de los coches fabricados tienen precios que oscilan entre 1,5 millones y tres millones de reales (entre 399.361 y 798.722 dólares).

Las investigaciones, coordinadas por el comisario Ángelo Fragelli, comenzaron después de denuncias de representantes de las propias marcas. Durante el operativo fueron arrestados los responsables de la fábrica, padre e hijo, considerados como los principales falsificadores de ese tipo de coches en el país, y un empleado, quienes después recibieron libertad condicional y deberán responder por delitos contra la propiedad industrial.

La fábrica estaba localizada en el barrio Itaipava, en Itajaí, ciudad en el litoral de Santa Catarina y a 94 kilómetros de Florianópolis, la capital regional. Los coches eran pedidos por encomienda a través de las redes sociales y comercializados en todo Brasil, aunque se sospecha que también eran vendidos para países vecinos.

En febrero pasado, en la zona sur de Sao Paulo y en el vecino municipio de Sao Bernardo do Campo, fueron decomisados dos coches de lujo de las mismas marcas después de denuncias a la Policía de la mayor ciudad brasileña de representantes en el país de las dos fabricantes italianas.

REDACCIÓN EFE