Economía

Desacuerdo en la Terminal por arriendos de locales

Desacuerdo en la Terminal por arriendos de locales
Los locatarios solicitan una rebaja del pago mensual. Gerente indica que la Ley no lo permite y plantea otras medidas. Conflicto.

ANDRÉS RODELO

MANIZALES

Hay zozobra e incertidumbre entre 53 comerciantes que arriendan locales comerciales en la Terminal de Transportes de Manizales. Los vendedores piden a la Administración una rebaja del precio de los arriendos, debido a la crisis que viven por la contingencia sanitaria de la covid-19 y los obligó a cerrar mientras la Terminal vuelve a operar con normalidad. Muchos han puesto trapos rojos en sus locales en señal de ayuda.

El gerente de la Terminal, David Islem Ramírez, señala que las rebajas no son posibles, a raíz de que no están contempladas por el marco legal: “Una rebaja es una exoneración parcial y cualquier exoneración no está permitida en la Ley. Si las hacemos terminamos en la cárcel por detrimento patrimonial”.

Berta Vélez, representante de los comerciantes del lugar, cuenta que el problema se remonta al pasado 20 de marzo, día que tuvieron que cerrar sus negocios: “No hay quién compre, porque no hay pasajeros. Todos los locatarios estamos en la misma situación”.

Negociación

De allí en adelante se presentó la dificultad del arriendo, que por ley debe abonarse en su totalidad, explica Ramírez. El gerente menciona que planteó medidas flexibles a los comerciantes: “Les financiamos el 100% de abril, mayo, junio y el 50% de marzo”.

Agregó que la deuda se difiere a lo largo de los meses de contrato restantes que tiene el locatario en la Terminal: “En caso de que el contrato vaya a terminarse y no tenga la capacidad de los pagos en ese corto tiempo, le damos la posibilidad de renovar 12 o 24 meses adicionales para que ese flujo de caja le ayude. Queremos a los comerciantes, queremos brindarles ayudas”.

Ramírez afirmó que dieron otra posibilidad a los vendedores: “Que nos envíen los acuerdos de pago. Si necesitan periodos de gracia, también estamos dispuestos a evaluarlos”. Agregó que las medidas se acogen a lo planteado por los decretos presidenciales recientes: “Estamos maniatados. Si no se concretan los acuerdos, yo les tengo que cobrar según la normatividad colombiana”.

Los comerciantes

Berta Vélez sostiene que los intereses de la deuda son altos: “Si una persona no pagó el arriendo el 30, día que debe abonarse, y lo hizo el 1, en solo interés son $57 mil por un solo día”. También comentó: “No pedimos la condonación, entendemos que hay una crisis económica. Pero sí que nos rebajen, porque nos están cobrando el 100% de algo que no hemos podido abrir ni un solo día desde el 20 de marzo”.

Vélez indicó que no solicitan un porcentaje específico de rebaja: “Lo que más nos puedan colaborar”. También cuestionó que los comerciantes que quieran entregar el local deban pagar los arriendos de los meses restantes del contrato. Ramírez dijo al respecto: “Estamos buscando la actuación jurídica para los que necesitan entregar el inmueble y no quieran seguir acumulando la deuda”.

Vélez menciona que la situación ha tenido consecuencias para los productos que comercializan: “Cerca del 50% de lo que vendemos son perecederos. Tenemos muchos vencidos, dañados, y hemos tenido que botar cantidad de mercancía”.

foto 1

Foto Berta Vélez

La incertidumbre y la angustia aumenta luego de que el presidente Iván Duque señaló el martes que no habrá transporte intermunicipal hasta el 30 de junio, restricción que se levantará o no en función de cómo evolucione la emergencia sanitaria. “Creíamos que estábamos cerrados hasta el 31 de mayo. ¿A dónde vamos a llegar y uno sin poder abrir?”, se pregunta la comerciante.

No pueden dar concepto

llamó a Jenny Osorio, contralora de Manizales, para preguntarle sobre la posición jurídica del gerente de la Terminal de Transportes de Manizales, David Islem Ramírez. La funcionaria señaló que la entidad no puede dar un concepto: “No podemos recomendar ni coadministrar con ellos al decirles de forma previa que pueden hacerlo, porque la ley los ampara, o que no pueden. Actuamos de forma posterior, luego de tomada la decisión. La verificamos, ajustados a la normatividad”.