Economía

¿Cuáles son los lugares donde es posible pagar si no tiene efectivo?

¿Cuáles son los lugares donde es posible pagar si no tiene efectivo?

La posibilidad de que en los negocios les reciban a los clientes pagos sin tener efectivo sigue creciendo, aunque en los pequeños negocios de barrio aún es muy baja la aceptación.

Así lo mostró la Encuesta de Provisión de Billetes y Monedas (EPEBM) del Banco de la República, la cual encontró que, todavía, el 87,7 por ciento de las transacciones se cancelan en efectivo, lo que significa una reducción muy pequeña frente al 88,8 por ciento del 2014.

De acuerdo con Andrés Ramírez, director de Transformación Digital y Medios de Pago de Asobancaria, “cada vez más está aumentando la adquirencia de los medios de pago, es decir que los comercios pequeños, medianos y grandes tienen disponibilidad de aceptar el pago a través de tarjetas tanto de crédito como de débito; eso también va de la mano al crecimiento de la industria”.

Pero donde aún está casi todo el camino por recorrer es en los pequeños negocios de barrio, como tiendas, misceláneas, papelerías o droguerías. De todas formas, aunque son muy pocas (menos del 5 por ciento), es significativo que ya se encuentren algunas en las que ya se puede pagar con tarjetas de crédito y débito. Incluso, es más difícil aún pagar servicios de transporte con dinero plástico, pues solo lo recibe el 2,5 por ciento.

Entre tanto, los hipermercados y estaciones de gasolina son los establecimientos en los que es más probable poder pagar sin necesidad de tener efectivo. Por ejemplo, el 90,9 por ciento de los hipermercados reciben tarjetas de crédito o débito, y en el 49,3 por ciento se aceptan transferencias electrónicas de fondos. Igualmente, en el 68,3 por ciento reciben cheques.

Por su parte, el 87,2 por ciento de las gasolineras reciben tarjetas débito; el 60 por ciento, tarjetas de crédito; 45,8 por ciento, transferencias electrónicas de fondos, y 22 por ciento, cheques.

De acuerdo con Carla Manchado Franco, directora, y Carlos León Rincón, investigador del Departamento de Seguimiento a la Infraestructura Financiera del Banco de la República, “la utilización de instrumentos de pago distintos al efectivo por parte de las personas naturales depende del comercio en que se adquieran los bienes y servicios", es decir, depende de la aceptación en comercios.

Por ejemplo, según reportan hipermercados, supermercados, minimercados y supermercados de barrio, “el uso de tarjetas de crédito y débito es de 34 por ciento y 22 por ciento, respectivamente, y ha aumentado en los últimos años”.

A mitad de camino entre las tiendas y negocios de vecindario y las grandes superficies están los supermercados, minimercados y supermercados de barrio, en donde la aceptación de pago con tarjetas de crédito y débito es del 26 por ciento; de cheques, del 9,72 por ciento, y de transferencias electrónicas, de 6,74 por ciento.

Si bien en el negocio de restaurantes compiten numerosas cadenas de comercio moderno, pesan mucho los negocios tradicionales, y en el total de establecimientos observados, solo el 6,5 por ciento acepta tarjetas crédito o débito; el 1,9 por ciento, transferencias, y el 1,6 por ciento, cheques.

El sector gastronómico y las prendas de vestir son los dos clúster que hemos evidenciado en Bogotá con mayor crecimiento de la adquirencia de los medios de pago por los usuarios en esos establecimientos. Además, en las plazas de mercado está ocurriendo un efecto importante que hay que destacar, y es la aparición de códigos QR como medio de pago en estos establecimientos”, explicó Ramírez.

La utilización de instrumentos de pago distintos al efectivo por parte de las personas naturales depende del comercio en que se adquieran los bienes y servicios

Pago de clientes

El estudio presentado por el banco central muestra que si los consumidores encuentran la alternativa de pagos distintos al efectivo, están dispuestos a cancelar sus compras sin llevar el dinero contante y sonante. Así, pese a que los hipermercados, supermercados, minimercados y supermercados de barrio les permiten pagar con billetes, en ellos solo el 43 por ciento de los pagos se hace de esa manera. Muy por debajo del más de 90 por ciento registrado tres años atrás.

Esa reducción se compensa con el aumento de pagos con dinero plástico, de manera que las cuentas canceladas con tarjetas de crédito llegaron al 33,9 por ciento y las que se hicieron con tarjetas débito fueron el 21,3 por ciento.

De otro lado, según la encuesta, el 80 por ciento de los pagos en estaciones de gasolina es en efectivo; el 8,1 por ciento, con tarjeta de crédito; 6,5 por ciento, con tarjeta de débito, y 4,3 por ciento, con cheques.

Y en el transporte público, el 99 por ciento de los pagos se hacen en efectivo, ante el hecho de que quienes ofrecen esa actividad poco permiten otras maneras de pagar. Solo un porcentaje inferior al 1 de los taxistas reciben pagos con tarjetas crédito y débito, de acuerdo con el documento.

En los restaurantes, la ubicación de algunos de ellos en estratos socioeconómicos medios y bajos, y la baja aceptación de instrumentos diferentes al efectivo llevan a que con este último se haga el 96,3 por ciento de los pagos, frente a las tarjetas de crédito y débito, con 2,21 y 0,88 por ciento.

De acuerdo con Juan José Echavarría, gerente general del Banco de la República, “durante los últimos diez años se han aplicado tres encuestas sobre la percepción de uso de instrumentos de pago”.

El contraste de los resultados de esas tres mediciones se presenta en una sección de ese reporte.

YOLANDA AMAYA M.
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS @yolandaamaya_04