Economía

Alertas para ver que el negocio que le pintan es una 'pirámide'

Alertas para ver que el negocio que le pintan es una 'pirámide'

La intervención de dos negocios identificados como Telar de los Sueños, uno en Villa de Leyva, Boyacá, hace una semana, y otro en Bogotá el jueves pasado, pone de presente que las ‘pirámides’ no han desaparecido. Solo han cambiado su manera de atraer y atrapar a incautos o a aquellos que aún creen en el milagro de las grandes ganancias con el más mínimo esfuerzo.

Es lo que dicen las autoridades colombianas, que cada día envían alertas de nuevas modalidades utilizadas por los delincuentes y estafadores para quedarse con los recursos de las personas.

Aunque solo con mencionar DMG es suficiente para que miles de colombianos traigan a su memoria un duro capítulo de sus vidas que no quisieran recordar, pues muchos quedaron en la ruina por cuenta de esta ‘pirámide’, es claro que cientos de personas en el país continúan dejándose seducir con la falsa promesa de grandes rendimientos que quizás nunca llegarán a sus manos.

Si bien la sombra de DMG sigue rondando en el país, hoy los estafadores saben que necesitan de una nueva tarjeta de presentación para evitar ser detectados. Están recurriendo a nombres sugestivos como ‘emprendedores’, ‘club de inversión’, ‘telares’, ‘mandalas’, entre muchos otros, y se promocionan en volantes, páginas web o grupos de conversación a través de aplicaciones móviles o redes sociales, en las que es más difícil su seguimiento por parte de las autoridades.

Riesgos judiciales para los participantes

Quien se vincule a una ‘pirámide’ no solo corre el riesgo de perder su dinero, sino que también puede quedar enredado en un lío con la justicia. La razón, en Colombia, a los participantes de esos esquemas que ofrecen la multiplicación del dinero les cabe responsabilidad si, además de entregar recursos, se comprueba que promovieron la captación ilegal al invitar a otros participantes.

El Código Penal plantea penas de prisión y multas para las personas que desarrollen, promuevan, patrocinen, induzcan, financien, colaboren o realicen cualquier otro acto para captar dinero del público en forma masiva, sin contar con la autorización de la Superintendencia Financiera.

Además, fija prisión de 10 a 20 años y multa de hasta cincuenta mil salarios mínimos legales mensuales vigentes (41.406 millones de pesos) a las personas involucradas con estos hechos.

Los problemas legales pueden involucrar a todos los participantes en la ‘pirámide’.
“Si para dichos fines el agente hace uso de los medios de comunicación social u otros de divulgación colectiva, la pena se aumentará hasta en una cuarta parte”, dice el Código Penal.

Si el agente hace uso
de los medios de comunicación social, la pena se aumentará hasta en una cuarta parte

De otra parte, los promotores pueden recibir rebajas de la pena cuando devuelven el dinero producto de su acto ilegal.

Por su lado, la Superintendencia Financiera dice que en estos esquemas ilegales el objetivo es completar la estructura de por lo menos 15 personas, que entran a realizar los aportes correspondientes, lo que requiere involucrarse en la gestión en todos los niveles para garantizar que se alcance el beneficio económico, contribuyendo al crecimiento exponencial de la estructura piramidal.

Y advierte que “cualquier negocio que ofrezca rentabilidades extraordinarias o multiplicar el dinero sin esfuerzo implica un elevado riesgo y es la primera señal de alerta de un esquema de captación ilegal”.

En el caso particular del Telar de los Sueños, en Villa de Leyva, Boyacá, la Superfinanciera remitió copia de la resolución de intervención a la Fiscalía General de la Nación.

A través de la resolución 0712 de 2019, la Superfinanciera ordenó suspender de inmediato las operaciones del esquema que se promocionaba con nombres como Tejedoras de Sueños, Telar de los Sueños o Mandala.

La Superintendencia de Sociedades deberá ordenar la liquidación de activos, que se reparten a prorrata entre los afectados. Estos últimos deben acudir a esa entidad para que se les reconozca como reclamantes.

Diez signos de alerta

Para evitar ser víctima de aquellos que prometen convertirlo en millonario con una mínima inversión, siga estas 10 recomendaciones:

1. Desconfíe de quienes le ofrecen rendimientos exorbitantes y grandes ganancias por su dinero en muy corto tiempo.

2. Rechace cualquier invitación a participar en cadenas, clubes de inversión, donaciones y cualquier tipo de propuesta que llegue a través de volantes físicos, por internet, redes sociales y aplicativos móviles.

3. Esté atento a cualquier señal de negocio en el que exijan dinero y la vinculación de amigos y familiares para elevar sus ganancias.

4. No invierta su dinero sin conocer y entender bien la realidad del negocio, así como el alcance y contenido de cada uno de los documentos que recibe y firma.

5. Desconfíe de las estructuras de negocios poco claras y de firmas que no tienen un domicilio físico y ofrecen poca información de su sitio de operaciones.

6. Si no le informan con claridad de dónde salen los recursos que le prometen, si esas ganancias no tienen una justificación válida, absténgase de entregar su dinero.

7. Verifique que la supuesta entidad que le ofrece atractivas opciones de inversión sea reconocida y vigilada por las autoridades del mercado (superintendencias Financiera, Solidaria, Sociedades o de Industria y Comercio).

8. Desconfíe de las personas que dan fe de las grandes ganancias recibidas por esos esquemas de negocios raros, pues muchas veces estas lo hacen para entusiasmar a terceros y dar credibilidad de la efectividad de la ‘pirámide’.

9. Recuerde que los organizadores, promotores o administradores de estos esquemas evitan utilizar el término ‘pirámide’ o ‘esquema piramidal’ para describir el negocio, presentándose como mecanismos de ‘ayuda mutua’ u ‘apoyo’.

10. Rechace cualquier invitación a participar en reuniones, grupos de WhatsApp o redes sociales en las que proponen lucrativos negocios y en las que muchas veces sus organizadores piden entregar el dinero a través de compañías de envíos de dinero (giros y remesas) desde cualquier parte del país.

CARLOS ARTURO GARCíA M.
Economía y Negocios