Economía

17,5 millones de personas en Colombia, en condición de pobreza

17,5 millones de personas en Colombia, en condición de pobreza

Las personas en situación de pobreza en Colombia aumentaron en 661.890 el año pasado, mientras que aquellas que están por debajo de la línea de pobreza extrema sumaron otras 728.955, según lo dio a conocer este martes Juan Daniel Oviedo, director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

Esto significa que la pobreza en el país aumentó un punto porcentual en el último año, al pasar de 34,7 por ciento en 2018 a 35,7 por ciento en 2019, lo que indica que cerca de 17,5 millones de personas en el país estaban en esa condición el año pasado.

(En contexto: En 2019, la pobreza en Colombia fue 35,7 %)

Por su parte, los individuos en condición de pobreza extrema en el país aumentaron el año pasado en cerca de 729.000, lo que hizo que unos 4,7 millones de personas se encontraran en esa situación, elevando el indicador hasta el 9,6 por ciento, desde el 8,2 por ciento observado en el 2018, indicó el Dane.

El aumento del desempleo en el país el año pasado se encuentra entre las principales razones para que más personas estén por debajo de las líneas de pobreza y pobreza extrema, sobre todo, en las zonas rurales, señaló Oviedo, quien agregó que los efectos de la pandemia sobre el mercado laboral del país sin duda se constituyen en un insumo fundamental para conocer cómo esta incidirá en los indicadores de pobreza monetaria este año.

También dijo que los incrementos del año pasado van en línea con lo observado en estos mismos frentes en Latinoamérica, donde tanto la pobreza monetaria como la pobreza extrema crecieron 0,8 por ciento en 2019, luego de la actualización metodológica de las mediciones realizadas en los países de la región.

En Latinoamérica, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la pobreza monetaria aumentó de 30 por ciento de la población en 2018 a 30,8 por ciento en el 2019.

Desde el 2014 existe un deterioro de la situación de pobreza monetaria de la población en la región, señaló el funcionario, teniendo como base la información que suministra la Cepal. Entre 2015 y 2016 hubo un incremento de un punto porcentual en el deterioro de la situación económica de la población, agregó. Al siguiente año se mantuvo casi estable.

La actualización metodológica fue un paso lógico luego de que se realizó en el 2017 la encuesta de presupuestos de los hogares, que identificó los cambios en las maneras de consumir en el país.

El informe presentado este martes utilizó una actualización metodológica de la medición, con recomendaciones de una comisión académica independiente, explicó.

(Le recomendamos: ‘Hay que pagar la deuda, vamos a necesitar más impuestos’: Minhacienda)

Línea de pobreza

El Dane reveló, además, que una persona que está por encima de la línea de pobreza monetaria extrema es aquella cuyos ingresos suman 137.350 pesos al mes y que para el caso de un hogar, conformado por cuatro individuos, esos recursos son 549.400 pesos mensuales.

De igual forma, se considera que no son pobres aquellas personas cuyos ingresos alcanzan cada mes los 327.674 pesos, mientras que para un hogar de cuatro personas, 1’310.696 pesos son suficientes para considerar que no clasifica como pobre en Colombia.

Al referirse al coeficiente Gini, que mide el nivel de desigualdad en los ingresos de la población, el funcionario dijo que este fue de 0,526 el año pasado y su variación no fue significativa estadísticamente frente al dato de 2018 de 0,517.

Aunque Cúcuta (42.076 personas), Santa Marta (20.583) y Sincelejo (17.825) son ciudades donde más personas cayeron por debajo de la línea de pobreza el año pasado, las cabeceras municipales y las zonas rurales fueron las que más aportaron a este fenómeno en el país, lo cual guarda estrecha relación con la situación laboral, pues es en donde más puestos de trabajo se perdieron en ese periodo, explicó Oviedo.

Las estadísticas del Dane muestran que aportaron el 29 por ciento de esas 661.899 personas que quedaron en condición de pobreza en 2019.

El resto de zonas urbanas aportaron 23,8 por ciento, mientras que Bogotá lo hizo en un 13,4 por ciento.

(En otras noticias: Avianca contempla reducción de seis mil puestos en el largo plazo)

Impacto en tipo de hogar

Las características que tiene cada hogar en el país hacen que estos cuenten con una mayor o menor propensión de caer por debajo de la línea de pobreza.

Por ejemplo, el año pasado, esa condición afectó al 43 por ciento de los hogares cuyo jefe de hogar estaba en cabeza de una persona joven (hasta 25 años) y al 38,2 por ciento si era mujer.

El nivel de escolaridad también fue fundamental, pues el aumento de quienes tenían estudios de secundaria aumentó 1,7 puntos porcentuales, al 36,3 por ciento.

En cuanto a su situación laboral, es claro que en aquellos hogares con personas inactivas, el incremento en la pobreza pasó de 34,1 a 35,2 por ciento entre 2018 y 2019, mientras que tuvo un impacto negativo más fuerte en las personas que trabajan por cuenta propia, pues hizo que la pobreza en estos hogares creciera 1,4 puntos porcentuales en el último año hasta alcanzar el 44,7 por ciento.

El Dane precisó que en los centros poblados y rural disperso, el mayor incremento de la incidencia de pobreza monetaria se da cuando el jefe del hogar está en situación de desempleo, circunstancia que registró un incremento de 6,5 puntos porcentuales.

(Puede seguir leyendo: Claves para adaptarse antes del regreso al lugar de trabajo)

ECONOMÍA Y NEGOCIOS