Deportes

Santa Fe retoma la senda, vence a Alianza y sigue firme en el grupo B

Santa Fe retoma la senda, vence a Alianza y sigue firme en el grupo B

En 2 minutos 20 segundos de un partido puede que no pase nada, generalmente, o puede que pase todo. Así fue este domingo en El Campín, 2 minutos con 20, cuando mucha gente seguía afuera, cuando los de adentro tomaban su gaseosa, cuando los distraídos preguntaban las alineaciones, cuando los fervorosos calentaban las palmas y aún no azotaban las gradas e incluso cuando los narradores carraspeaban la garganta, fue ahí, 2 con 20, cuando llegó uno de esos goles prematuros que casi nunca se esperan, fue de Santa Fe, del local, como para esperar una tarde soleada de muchos goles, hubo lo primero, lo segundo no, fue 1-0 y ya, lo suficiente para que los cardenales lograran otros tres puntos en el grupo B.

Para los que no entraron a tiempo al estadio y tuvieron que gritar el gol en las filas, o para los que se confiaron con un sorbo de su bebida mientras Santa Fe ya atacaba, habrá que decirles –si no lo han visto– que fue un gol lindo, una tocata bella, con un Daniel Giraldo metido en campo rival, proponiendo una pared con Jéfferson Duque que la devolvió sin errores, y Giraldo, cual armador de careta, asistió a Jhon Velásquez para que este rematara con todo el panorama libre del arco, lo debió ver grande, inmenso, abandonado aunque ahí estuviera el arquero Jerez, es que era como si la defensa de Alianza también hubiera entrado tarde al partido, como si recién se acomodaran en la cancha porque no vieron venir esa jugada rápida y letal. Velásquez anotó y así fue el gol del 1-0, 2:20 iba en el cronómetro y ahí pudo quedar congelado, porque eso fue todo.

Santa Fe y Alianza quedaron debiendo los restantes 88 minutos más el descuentos de cada periodo. Los cardenales no tuvieron ningún interés en ampliar el marcador ni en asegurar la victoria ni en apabullar a su rival. Prefirieron jugar con el reloj en la mano, con el anhelo de que avanzara pronto, de que ese 1-0 fuera suficiente para ganar y acabar con este partido para pensar en el que viene, contra el mismo rival. Y mientras tanto, Alianza Petrolera tuvo que ir al frente a buscar una proeza para limpiar su desatención inicial. Sus intentos fueron prudentes, sin arriesgar mucho, como para no sufrir atrás, y sin embargo, crearon algunos problemas. Dos veces le tocó al portero  Leandro Castellanos poner sus manos y sus piernas para evitar el gol.

El partido se hizo predecible, con muy pocos instantes de sorpresa. El mejor atacante de Alianza Petrolera, Jhon Vásquez, se la pasó en el piso. El mejor hombre de Santa Fe, Velásquez, salió lastimado.

Alianza tocó y tocó, un toque-toque que desespera rivales y a los hinchas locales, pero que no va a ningún lado. Por momentos fue un partido tan apático que tuvieron que venir los roces –como un enfrentamiento de Andrés Pérez con Vásquez, o el feo alegato entre los defensores del Alianza, Palacios y Díaz, con pechada incluida–, para que el público presente, que ahora sí estaba completo, se diera cuenta de que esos jugadores estaban despiertos.

En el segundo tiempo, Santa Fe no pateó, no llegó, o llegó sin trascendencia; Alianza Petrolera se acercó más, pero no tiene quién defina, quien culmine lo bien que tocan y tocan. Y así fue todo el partido. Una lástima  para los que entraron tarde, que se perdieron lo mejor, lo único, el gol de Velásquez que paga la boleta y que le da a Santa Fe otros tres puntos en el grupo B, para llegar a seis y seguir en plena lucha.  En 2 minutos con 20 segundos casi nunca pasa nada en el fútbol, pero esta vez, pasó todo. 

PABLO ROMERO
Redactor de
@PabloRomeroET​