Deportes

Óscar Julián Ruiz: de "bandido" a decano

Óscar Julián Ruiz: de
Secretos del Deporte: La historia detrás del incidente marcado por un billete de 50 mil pesos que le sacó el Pibe Valderrama.

Osvaldo Hernández

Manizales

En un centro comercial de Minas Gerais, de Brasil, en el 2008, un año después del escándalo, se volvieron a ver las caras el ex árbitro Óscar Julián Ruiz y Carlos El Pibe Valderrama, tras aquel incidente con un billete de 50 mil pesos de por medio.

Como se recuerda, el Pibe era el técnico del Junior y Ruiz le dirigió en Barranquilla.

El llanero no olvida lo que pasó: "Se jugaba el partido Junior - América por los cuadrangulares finales de la Liga; transcurría el minuto 42 del del primer tiempo y César Fawcett, del Atlético Junior, empujó en el área a Paulo César Arango, del América; fue penal y lo sancioné. El técnico de Junior, nada más y nada menos que Carlos el Pibe Valderrama, protestó enérgicamente la decisión al lado de Gabriel Figueroa, el asistente de línea uno. Sacando un billete de 50 mil pesos, me insultó: “árbitro comprado; viniste a robarme el partido; bandido”, entre otros de mayor calibre. Le respondí: “maestro, a la tribuna, está expulsado”, y me respondió: “maestro el burro”, y no aceptó que fuera penal, su equipo estaba quedando eliminado.

El Pibe, ante los medios, se ratificó, diciendo que yo era un ladrón y un bandido, que había venido a robarlo; que ese balón iba para el cielo, para donde "el barbas”, que por eso no era penal. El vídeo demostró que sí fue falta. Después se generó la controversia sobre quién tenía la razón, incluso el Canal Caracol puso en la Urna Virtual, y los televidentes votaron por mi. Siempre en las entrevistas contesté que entendía al Pibe, ya que Junior no estaba en un buen momento y por eso su reacción. Me acuerdo que en esa época se hizo viral el video con el famoso billete de 50 mil.

No nos volvimos a ver hasta que en un centro comercial en Minas Gerais, de Brasil, con motivo del partido Brasil - Argentina por las Eliminatorias, me lo encontré de frente; ni siquiera tuvimos tiempo para esquivarnos. Me acuerdo que nos saludamos como si nada hubiera pasado. Él estaba con un grupo de personas promocionando las papas Margarita y yo en el ocaso de mi carrera. Después, ambos retirados coincidimos en despedidas de jugadores y hasta vino a mi hermosa Villavicencio.

Siempre me recuerdan nacional e internacionalmente el “famoso billete de 50 mil”, y respondo: son los gajes del fútbol, el desborde de pasiones de quien fue y sigue siendo el ídolo de muchos, pero que ese día perdió la serenidad. Por este hecho, además de los profesionales y académicos, el doctor César García (presidente de la Universidad Cooperativa de Colombia) me eligió como decano de la Facultad de Derecho de dicha universidad. Me dijo: “En ese partido valoré que mantuvo la serenidad sin perder la autoridad, a pesar del desaforo pasional del Pibe. Usted no se desencajó y sus gestos fueron de una persona equilibrada mentalmente".

Con el paso de los años y viendo lo sucedido, reitero que fue penal, pero también, con mi humilde opinión y respetando a los demás, que un jugador como Carlos el Pibe Valderrama nunca vi en la cancha, disfrutaba verlo jugar, por eso hoy daría 50 mil pesos por verlo nuevamente en las canchas. Jajajajaja...

Después, ambos participaron en partidos de despedidas.