Deportes

Miguel Londoño: ¡adiós, campeón!

Miguel Londoño: ¡adiós, campeón!
Brilló como ciclista, ciclomontañista y endurista. Empezó en la ciclovía, de la mano de su padre.

Osvaldo Hernández

Manizales

El paso de Miguel Londoño Naranjo por esta vida fue rápido, tan veloz como se le veía las madrugadas por la Avenida Santander, poniéndoles el paso a sus demás compañeros de lote.

El sábado pasado murió en las afueras de Medellín, a donde viajó para participar en una feria de bicicletas: "Descendía por la loma de Los Balzos, el piso estaba mojado y perdió el control", contó su padre, José Ignacio Londoño. Al parecer, el golpe en la caída le produjo su muerte.

Su muerte entristeció el deporte. El gobernador Guido Echeverri encabezó la lista de los cientos de mensajes que inundaron las redes sociales: "Nos duele inmensamente el fallecimiento de Miguel Londoño, nuestro deportista caldense insigne; se va en la flor de la vida y deja en todos: familiares, amigos, deportistas y técnicos, un profundo vacío. Descanse en paz Miguel. Lo recordaremos siempre", dijo @GuidoEcheverri.

Migue, como le decían cariñosamente, empezó a montar en bicicleta a los 4 años. Lo hizo de la mano de su padre, fundador de Rueda Libre, club forjador de talentos nacionales e internacionales.

De la ciclovía saltó al ciclomontañismo y al ciclismo de ruta: "Luego de varias salidas me dijo que quería correr el circuito de la Feria. Ese fue su proceso de crecimiento".

El niño que salía los sábado con los Guisos, un grupo de amigos encabezados por Ramiro Henao y Pilar Mejía, se transformó en un referente local. Por eso llegó al calendario nacional, en el que brilló y le permitió lucir la camiseta de Colombia por el mundo.

Con Caldas, aún infante, logró la medalla de oro en la contrarreloj de ruta de los Juegos Intercolegiados y ganó la Copa Nacional de Ciclomontañismo. Con Colombia, ya joven, fue campeón Panamericano en Ecuador y participó en cuatro mundiales (Canadá, Italia, República Checa y Suiza). Incluso estuvo seis meses con el Giant Team en suelo italiano.

A la par con el ciclismo, estudió. Se graduó como ingeniero industrial y quiso ejercer, por eso bajó la intensidad en alto rendimiento: "Laboraba en Herragro y aplicó para un cargo en Specialized. Alba Lucía, su madre, le decía que trabajaba en Disney por su amor a las bicicletas", cuenta su padre.

El ciclismo, a lo largo de su carrera, le avisó en dos ocasiones que no permite descuidos: "En un accidente se fracturó la clavícula y en el otro lo arrolló una moto y casi pierde la movilidad del brazo izquierdo", cuenta José Ignacio, que también fue dirigente de la Liga.

Sus amigos lo recuerdan como una persona alegre y sensible: "Lo vi crecer en el deporte y como persona; lo vi llorar en sus triunfos y con sus fracasos. Por cualquier cosa se le encharcaba el ojo", cuenta Óscar Humberto Flórez, colega, amigo y técnico.

A la par con sus compromisos laborales, Miguel siguió pedaleando, por eso se le veía las madrugadas por la Avenida Santander, corriendo la Copa Nacional de Enduro y los fondos.

Cuando no montaba en bicicleta, laboraba o compartía con su familia, sus padres, su hermano, Eduardo, su novia, Valentina Duque, y sus amigos.

La última imagen que dejó como deportista fue en Cali, hace 20 días, en la Copa Nacional de Enduro, donde ganó la válida y fue subcampeón. También en los Juegos Nacionales, en Cartagena, donde acompañó a su hermano, figura del triatlón local que ganó medalla de oro.

El sábado, lejos de su tierra, de su familia y de sus amigos, Miguel, a sus 26 años, hizo la última pedaleada de su vida.

Solidaridad

Óscar Humberto Flórez (técnico)

Se fue haciendo lo que más lo apasionaba. Vivió poco, pero como lo deseó. Con triunfos, derrotas, pero siempre sonriente y apasionado por lo que hacía.

Ernesto Lucena (Ministro del Deporte)

Lamento profundamente el fallecimiento del ciclista caldense Miguel Londoño. Descansa en paz campeón, gracias por tantas alegrías. Mucha fortaleza para su familia y amigos.

Manuela Escobar (ciclista)

Tengo el corazón y el alma partida en pedazos. No solo por lo mucho que quiero a la familia Londoño Naranjo, sino también porque Miguel era un gran deportista, persona, hijo y hermano.

Luis Carlos Velásquez (gobernador)

El deporte de Caldas pierde a una de sus grandes figuras. Lamentamos profundamente lo ocurrido con el ciclomontañista Miguel Londoño. Fortaleza a su familia.