Deportes

"Mantengo la ilusión, por lo menos, de mover los brazos y abrazar a hijo": Luis Fernando Montoya

El extécnico del Once Caldas elogió al América por su título, pidió prudencia con el seleccionado colombiano y cuestionó el presente del Blanco.

Osvaldo Hernández

Manizales

Hoy hace 15 años el Once Caldas estaba en la cima del fútbol mundial. El 12 de diciembre del 2004 jugó la Copa Intercontinental de Clubes ante el Oporto, de Portugal, en Yokohama (Japón). El partido quedó empatado 0-0 en 120 minutos de juego y luego el onceno portugués ganó desde el punto penal.

El técnico Luis Fernando Montoya es un símbolo de esa gesta. Guió al Blanco hacia la obtención de la Liga en el 2003 y la Copa Libertadores en el 2004. La Intercontinental fue el último partido que dirigió el profesor Montoya; 10 días después lo asaltaron en Caldas (Antioquia) y lo dejaron cuadripléjico.

- ¿Cómo está de salud hoy?

Acabo de salir de una fuerte gripa, estoy estable. Laboralmente sigo con la Personería de Bogotá, el Sena, el Inder de Medellín y El Espectador.

- ¿Diciembre es un mes duro para usted? por la Intercontinental, pero también por el atentado

Son dos hechos como el día y la noche. Todo avanza poco a poco, pero no es fácil. Hay que saberlo llevar. Me hubiera gustado ganar la Copa Intercontinental, al menos llevamos el partido a la definición desde el punto penal ante un equipo con más recorrido que nosotros. No defraudamos al país.

- ¿Valora más ese partido con el paso de los años?

Ganar la Copa Libertadores y estar a un paso de ganar la Intercontinental fue muy grande. Nadie daba un peso por nosotros y mire hasta donde llegamos por la ciudad y el país con un grupo de directivos que entendieron que se podía.

- ¿Hoy ya convive con lo que le sucedió?

Es muy difícil aceptar eso. Uno con opciones de estar en el fútbol y no poder es muy duro. Llega el domingo y me imagino en la charla, en el partido. Hay que aceptarlo, no me quejo, no estoy en el fútbol, pero le llevo mensajes a la gente que necesita valorar mucho la vida y lo que se tiene.

- ¿Guarda la esperanza de que volverá a caminar?

Mantengo la ilusión, al menos, de poder mover los brazos para abrazar a mi hijo. Hoy en día hay mucha gente, con todo lo que tiene, no lo hace.

- La vía para seguir en el fútbol, sin duda, era el Once Caldas ¿cortó la relación con el equipo?

Yo no la corté, ellos me la cortaron. Ellos me deben un dinero y es lamentable que una institución, a la que le dimos lo mejor, no me volviera a llamar, no volvieron a decir nada de lo mío. Yo para ellos no cuento. Eso me pone triste, pero ahora me doy más cuenta que el mejor amigo del hombre sí es el perro.

- ¿Por qué dice eso?

No lo digo por mis amigos, por los aficionados, por mis seres queridos, lo digo por la gente del Once Caldas de hoy, que no se preocupan por cumplirme, por responderme por algo que es mío, que acordé con el Club. Pido algo que me corresponde.

- ¿Qué opina de la campaña del equipo?

De deficiente a mala. Y lo digo así por dos dos razones: los técnicos se conocen en la elección de los jugadores y un equipo tampoco se puede armar con monedas. Todo es un conjunto de conocimiento, buenas decisiones y liderazgo.

- ¿Qué le dice al hincha?

Les digo que exijan un equipo bueno. Esto no es llenando los bolsillos de uno o de varios dirigentes. Nosotros, con buenos dirigentes y con menos dinero, hicieron mucho. El Once Caldas logró cosas grandes, Copa Libertadores y jugó la Copa Intercontinental, algo que han hecho pocos.

Elogios para el América

Luis Fernando Montoya saludó el título del América de Cali: "Me gustó mucho, América es un equipo grande en el país y es el retorno de un grande a la Copa Libertadores. Es un momento muy bonito para ellos".

Agregó que el onceno americano nunca se debió ir a la B: "América ha sido grande".

Valoró también lo hecho por el técnico Alexandre Guimaraes: "Con cosas muy sencillas, con jugadores de bajo perfil hizo cosas importantes. Hay que darle mucho mérito porque no tuvo grandes contrataciones".

Pidió paciencia para Queiroz

Montoya habló del proceso de Carlos Queiroz con el seleccionado colombiano: "Las críticas son normales, a unos les gusta y a otros no. Hay que esperar, porque apenas está conociendo el medio, a los jugadores y está armando el grupo".

Cuestionó la falta de una sede fija para Colombia en la Copa América: "El equipo estará viajando, eso me parece mucho desgaste, más la altura. Eso afecta y los jugadores vienen de Europa. Será un aprendizaje, pero Colombia no se debió mover mucho".