Deportes

La remontada inolvidable del "Míster" Juan Carlos Osorio, con el Manchester City, ante el Tottenham

La remontada inolvidable del
SECRETOS DEL DEPORTE: El santarrosano le metió la mano al partido tras un gresca monumental y después de perder 3-0, lo ganaron 3-4.

Osvaldo Hernández

Manizales

El 4 de febrero del 2004 está en la memoria de Juan Carlos Osorio como uno de los momentos más bellos en su carrera como técnico. La remontada 3-4 con el Manchester City al Totenham en la cuarta ronda de la FA Cup, el segundo torneo en importancia después de la Premier League.

Entre risas, el santarrosano tampoco olvida la gresca monumental que produjo en el camerino el dato que soltó en el entretiempo, lo que también provocó el momento que le permitió, literalmente, llorar de la emoción.

El Míster, así se le dice por su formación en suelo europeo, empezó en el City como preparador físico y luego ascendió a asistente técnico de Kevin Kegan. En esa época, el poderoso equipo que dirige hoy Pep Guardiola, era un equipo de mitad de tabla para abajo, ni la copia de lo que es hoy.

El hoy técnico del Atlético Nacional, integraba el cuerpo técnico al lado de Kevin Kegan, principal, y Arthur Cox, un veterano de 70 años, que inspiraba respeto y autoridad: "Lo que decía era como una norma".

Se jugaba el primer tiempo y el City lo perdía 3-0. El desconsuelo era total. Los dos equipos retornaron a los camerinos. Osorio fue el último en salir de la cancha y se percató que hubo lío y expulsaron a Joey Barton, un volante guapo y de carácter.

"Joey era un futbolista nacido en la calle, en la esquina, peleador que rayaba a veces en la irracionalidad. Una vez se encaró "burló" de Zlatan Ibrahimovic, al que le hizo señas de que era muy narizón".

La charla empezó con Kegan frente a todos. A su lado, a dos pasos, estaba Cox, su primer asistente, quien además de ir vestido inmaculado al estadio, siempre, en el descanso, se tomaba un vaso con agua muy caliente. Siempre lo hacía.

Después de Cox estaba Barton y así sucesivamente cada uno de los jugadores. Osorio entró de último y se hizo atrás y mostró interés en participar.

Kegan continuó con la charla y reiteró la importancia de Barton para el complemento. Osorio, con la mano arriba, insistió para hablar. Con el 3-0 en contra, Kegan no estaba de buen ánimo y miró con mala cara al Míster risaraldense. Y volvió a repetir el nombre de Barton en la charla, lo que obligó a la intervención obligada de Osorio..."¡Es que a Barton lo expulsaron al final del primer tiempo!".

"No se imagina lo que pasó en ese momento en el ese camerino. El viejo Cox le tiró el vaso con agua caliente a la cara Barton y se armó una batalla campal de proporciones increíbles. Inolvidable como lo que sucedió después".

En medio de la pelotera, Osorio se refugió en un rincón e invitó a los jugadores a salir a la cancha porque el tiempo de descanso había pasado: "Como todo se había hablado sobre Barton, pues la charla ya no tenía sentido. Entonces saqué el grupo y antes de saltar al campo y les dije algo que le había visto en Arsene Wenger en el Arsenal cuando le expulsaban un jugador: jueguen 4-3-2, o sea, con tres volantes abiertos, sin centro-delantero. Les dije, espéremoslos y los contra-atacamos".

Y arrancó la otra historia del partido, un momento lindo que te da el fútbol: "Nos pusimos 3-1, luego 3-2, después empatamos y finalmente ganamos 3-4. No sabe la emoción que sentí ese día porque aportaba en la preparación, pero ese día ya fue también táctica y estrategia".

Ledley King puso el 1-0, Robbie Keane el 2-0 y Christian Ziege el 3-0. Sylvain Distin lo puso 3-1, Paul Bosvelt el 3-2 y Wright Phillips lo empató 3-3. Y Jon Macken hizo el 3-4 espectacularmente y evitó el alargue y le dio la clasificafición al City.

Ese partido está en la historia de la FA cup como una de las grandes remontadas.

"Me salió el chibchombiano, tomé una decisión y lo logramos".

En la siguiente ronda, el City fue eliminado por el Manchester United.

Juan Carlos Osorio