Deportes

Heysel, una tragedia que concientizó al fútbol

Heysel, una tragedia que concientizó al fútbol

Fueron hombres, mujeres y niños desesperados que querían huir de esa tribuna sitiada. Pero no podían. No pudieron. Las piernas estaban atascadas. Hubo gritos, pánico, horror en vivo por la TV.

Los cuerpos quedaron apretujados contra las barandas, que cedieron. Muchos cayeron, unos encima de otros. El saldo fue de 39 víctimas fatales, la mayoría italianos. Han pasado 35 años del episodio que concientizó y le abrió los ojos al fútbol: la tragedia de Heysel.

Le puede interesar: (Los sistemas de campeonato que estudia Dimayor para reanudar la Liga)

La historia se ha contado mil veces y sigue siendo dramática. Final europea. Juventus contra Liverpool. Estadio Heysel, de Bruselas, en Bélgica. 60.000 personas delirando. La mitad, ingleses; la mitad, italianos.

Los italianos provocaron. Los ingleses respondieron, tiraron la reja que los separaba, frontera entre la vida y la muerte. Las víctimas murieron aplastadas y asfixiadas.

No fue el primero ni el último desastre en un estadio, pero dejó un precedente: que el fútbol necesitaba medidas para preservar la seguridad de los aficionados y combatir a los hooligans ingleses, que estaban en auge.

En los siguientes años, y más después de la de Hillsborough, con 96 muertos en 1989, el Gobierno británico y la Fifa implementaron las reformas más importantes en materia de seguridad en el fútbol.

Hubo modificaciones en los estadios para acoger grandes eventos. Se eliminaron las tribunas de a pie, en una de las medidas más importantes para tratar de erradicar a los hooligans, que saltaban y se emborrachaban en los partidos.

El fenómeno del vandalismo en el fútbol se convirtió en un problema social y político de primera magnitud en toda Europa

También incrementaron los precios de las entradas. Hubo mayores despliegues policiales, con uniformados mejor capacitados y cámaras de seguridad.

Restringieron incluso, aunque de manera efímera, la venta de alcohol en los estadios ingleses. El resto de Europa siguió los pasos en medidas que han ido evolucionando hasta hoy.

“Se puede afirmar que a partir de ese día, el fenómeno del vandalismo en el fútbol se convirtió en un problema social y político de primera magnitud en toda Europa”, dice Javier Durán González en su libro El vandalismo en el fútbol.

Y agrega: “La tragedia provocó tal reacción social y política, tanto a nivel nacional como internacional, que se puede afirmar que el problema de la inseguridad en los estadios (en Europa) está prácticamente en vías de extinción. Ahí están las reformas arquitectónicas en los estadios, donde todo espectador debe tener asiento, así como la desaparición progresiva de las vallas que rodean los terrenos”.

Tras 35 años

Domenico Laudadio es italiano. Es el encargado del portal en internet Sala della Memoria Heysel, un recorrido virtual en el que se cuenta lo sucedido ese día, con testimonios, videos y fotos que mantienen viva la memoria de esos fanáticos. Su mensaje es claro para los hinchas del mundo:

Heysel

Heysel, 35 años... 39 muertos.


“Esa noche fue una lección para todos, que el deporte y la violencia son incompatibles. A pesar de todo, todavía hubo muchas muertes debido a los asaltos entre los fanáticos después de esa experiencia. También en Italia. Muchos en América del Sur. El sitio de mi museo fue creado para recordar esa página tremenda en la historia del fútbol, pero sobre todo para no dispersar el mensaje de esas víctimas, a través de la memoria, y es una enseñanza a las nuevas generaciones en la forma como viven animando sus propios colores”, dice Doménico a .

El partido de Heysel, en todo caso, se jugó ese mismo día. Los dueños del fútbol creyeron que sería más grave no hacerlo. La pelota rodó, con 22 estrellas en la cancha y decenas de cadáveres detrás de los arcos. Ganó Juventus 1-0.

La Uefa sancionó a los clubes ingleses con cinco años sin poder participar en competiciones europeas, y al Liverpool con diez, aunque luego le rebajarían el castigo. 14 fanáticos ingleses fueron condenados a tres años de prisión, y varios dirigentes fueron suspendidos y multados por negligencia en la organización del partido.

Pablo Romero
Redactor de
@PabloRomeroET