Deportes

El jugador del Once Caldas que se fue lesionado a parrandear y recibió un disparo

El jugador del Once Caldas que se fue lesionado a parrandear y recibió un disparo
SECRETOS DEL DEPORTE: El paraguayo Oscar Félix Rodas contó el día que lo alcanzó una bala en una fiesta en Chinchiná.

Osvaldo Hernández

Manizales

Hizo un gol en su carrera deportiva y se lo anularon. Después, en Santa Marta, el loco Carlos Alberto Munutti, portero del Once Caldas en ese entonces (Cristal Caldas), le dijo que se quitara de la barrera en un tiro libre del Unión Magdalena. No se quitó, el cobró del argentino Juan Miguel Tutino pegó en su cabeza y entró el arco del Blanco. El paraguayo Oscar Félix Rodas se ríe y dice que se lo celebró a Minutti porque la única vez que metió la pelota en un arco con la camiseta del Once Caldas.

"El Paragua", así le dicen, llegó al Once en 1981, procedente de San Lorenzo de Almagro, de Argentina, equipo con el jugó entre 1975 y 1980. Tres lesiones graves en sus rodillas lo sacaron tempraneramente del fútbol competitivo.

El ex jugador nacido en Asunción no olvida lo que le sucedió días después de haberse lesionado por primera vez en Manizales. Rodas debutó en el San José de Armenia ante el Deportes Quindío, después vino a Manizales, jugó ante el América y seguidamente repitió en el antiguo Fernando Londoño y Londoño con el Unión Magdalena y se lesionó.

"Sufrí ruptura del ligamento de la rodilla izquierda y eso me sacó de competencia los siguientes partidos".

Un amigo lo invitó a una fiesta en Chinchiná y se fue a pesar de que don Alfredo Cuezzo, argentino, técnico campeón con el equipo en 1950, le dijo que no fuera porque le "pegaban un tiro".

"Nos fuimos, no tenía compromisos en esa época, estaba incapacitado y nos emparrandamos. Estábamos allá muy animados y entró un mafioso borracho, empezó a disparar y una de las balas rebotó y me entró al brazo izquierdo. Gracias a Dios no hubo lesionados, me atendieron sin dificultades y tampoco me impidió continuar con la recuperación".

Oscar Félix fue atendido inicialmente en Chinchiná y después en Manizales. El escándalo salió en todos los medios del país y llegó hasta Paraguay y Argentina.

Rodas, hoy con 60 años, se recuperó, retornó a competencias y en dos ocasiones se volvió a tocar las rodillas: "Creo que no me operaron bien, en esa época no había tan buena tecnología, además, tampoco pagaban bien, quedaban debiendo y por eso también opté por retirarme".

El paraguayo vive hoy en Riosucio (Caldas), donde tiene su negocio particular recorre los senderos de la región en bicicleta. Se casó, pero se separó y ahora vive con Argenzola Cruz. Tiene tres hijos: Caterine, Óscar Felipe y Leidy Marcela.