Deportes

El discurso que no se leyó en el 2000, cuando Sabios quedó campeón de la Copa de Baloncesto

El discurso que no se leyó en el 2000, cuando Sabios quedó campeón de la Copa de Baloncesto
SECRETOS DEL DEPORTE: El norteamericano Tim Jones escribió un discurso para leerlo si eran campeones y lo fueron, pero lo dejó en la casa.

Osvaldo Hernández

Manizales

El domingo 13 de noviembre del 2000 está en la historia del baloncesto caldense. Ese día, en el Coliseo Mayor Jorge Arango Uribe, Sabios de Caldas quedó campeón de la Copa Profesional.

De esa jornada, Alejandro Marín, comunicador local, experto en temas de baloncesto, guarda muchos recuerdos especiales, pero hay uno que lo conserva como un tesoro: el discurso que no pudo leer en la premiación el norteamericano Tim Jones, jugador local, considerado como el mejor de la Copa.

Sabios venía de ser subcampeón en 1995, 1998 y 1999. Para el 2000 volvió con la ilusión, a pesar de haber perdido 4-3 la final con Piratas de Bogotá y tener un equipo encabezado por Omar Sneed, Tim Jones y Duane Washintong.

Jorge Jaramillo y Guillermo Moreno, dirigente y técnico de la época, apostaron de nuevo por Tim Jones, incluso hasta con la sugerencia de Marín que como traductor, seguía en contacto con el alero.

El quinteto empezó la temporada y no le fue bien; perdió los cinco primeros juegos. Igual sucedió con Tim Jones, por eso la preocupación. Entonces Jones, con Marín al lado, hizo el esfuerzo adicional de ir al Coliseo Mayor a las 6:00 de la mañana para lanzar, lanzar y lanzar.

"Yo lanzaba y él cogía el rebote y definía; o simplemente él era el que lanzaba libres y de tres puntos".

Y el equipo mejoró, llegó a la final y fue el campeón. La serie se puso 2-3 en Cúcuta y el regreso a Manizales, por conexiones, fue una odisea para Sabios, más no para Cañoneros: "Nos tocó duro, a los jugadores, llegar a descansar y a jugar, y a nosotros a desarrollar toda la logística".

Antes del sexto juego, el sábado, Tim Jones le comentó a Alejandro Marín que le gustaría leer un discurso de agradecimiento en el acto de premiación. Se sentaron y lo escribieron, tanto en inglés como en español. Pero el partido se perdió y los aficionados los abuchearon por taquilleros.

Todos fueron a casa. Al otro día, el domingo 13, día del último juego, mientras Marín madrugó a ayudar con la logística, Jones descansó, se organizó y llegó al Coliseo para el partido, pero dejó el discurso en ropa sucia que había usado la noche anterior. Ninguno de los dos se acordó.

Sabios ganó el partido, quedó campeón, llegó la fiesta, la premiación y Tim Jones fue elegido como el mejor de la Copa, mejor encestador, mejor rebotero ofensivo y mejor encestador de tiros libres.

Cuando subió por los trofeos y la medalla volteó a mirar a Marín y le preguntó por el discurso. "Ahí ambos con la mirada nos dimos cuenta que se nos había quedado".

Entonces, Tim Jones improvisó y cantó una estrofa del himno a Manizales en medio de la emoción de los aficionados.