Deportes

El desahogo de Sebastián Villa por el infierno que está viviendo

El desahogo de Sebastián Villa por el infierno que está viviendo

El delantero Sebastián Villa, sobre quien pesa una denuncia por violencia de género que le realizó su expareja, Daniela Cortés, sostuvo que en Boca nunca se le notificó haber sido sancionado, al referirse a la marginación que le impuso la directiva "xeneize" para jugar en la Copa Libertadores hasta tanto se resuelva su situación judicial.

"Siempre me preparé para jugar, porque soy un gran profesional, y si bien no estoy en la lista para jugar la Libertadores, siempre trabajo de la mejor manera porque soy un guerrero", sostuvo Villa en declaraciones a TyC Sports.

Le puede interesar: (Entrevista: Fernando Alonso habla fuerte de su regreso a la Fórmula 1).

"A mí no me avisaron nunca, ni me dijeron de ninguna sanción ni nada por el estilo. Por eso me sigo preparando para estar a disposición del cuerpo técnico, ya que quiero estar. Y el día que me toque, voy a dar lo mejor de mí como siempre lo hice", expresó el colombiano.

Aunque sí forma parte de la lista de buena fe para la Copa, Villa no fue tenido en cuenta para viajar a Paraguay y Colombia para jugar frente a Libertad e Independiente Medellín, respectivamente, y tampoco figura en la nómina que Boca entregó para el encuentro de este martes ante los guaraníes. "No estoy", aseguró en radio La Red.

También lea: (Nuevo escalafón mundial de ciclismo: ¿algún colombiano en el Top-10?).

"Siempre me preparo para jugar", destacó Villa, y aseguró que está "100 puntos" a la espera de que en algún momento surja la posibilidad de volver a jugar. "Siempre soy un gran profesional, me preparo para estar, esperando mi momento. Trabajo de la mejor manera, quiero estar a disposición del cuerpo técnico", agregó.

Villa, quien ya le pidió al Consejo de Fútbol tener la posibilidad de ir a jugar a otro equipo ante esta situación, aseguró que también le pidió a Russo poder jugar en el Xeneize. El colombiano estuvo a punto de pasar hace un mes a Atlético Mineiro, donde iba a ser dirigido por el técnico argentino Jorge Sampaoli, pero la oferta del club brasileño no satisfizo a la dirigencia "xeneize" y luego el que le bajó el pulgar fue el propio presidente de la entidad de Belo Horizonte, Sergio Sette Cámara, precisamente por la situación judicial que atraviesa el atacante, de 24 años.

LA NACIÓN
GDA