Deportes

Cuatro hombres y un destino: la Vuelta a España

Cuatro hombres y un destino: la Vuelta a España

La Vuelta a España 2019 es cuestión de cuatro ciclistas. Al menos eso se deduce del resultado de la jornada de este viernes, la etapa séptima disputada entre Onda y Mas de la Costa, de 183 km, ganada por Alejandro Valverde y en la que el colombiano Miguel Ángel López recuperó el liderato.

A Valverde y a López se les unen dos nombres más: Primoz Roglic y Nairo Quintana, para conformar el cuarteto de los pedalistas más fuertes en la carrera hasta el momento.

De todos, el que más opciones muestra, el que más fuerte está, es Roglic. El corredor del Jumbo Visma ha aguantado en la montaña y se ve fuerte. En las tres llegadas en alto hasta el momento solo pierde 6 segundos con el líder, y no es un eximio escalador, va a paso, pero se ha visto muy sólido.

“Estoy muy contento con este segundo lugar en la general y de cómo van las cosas. Todos saben que es difícil ganar carreras sin un equipo. Lo que los compañeros mostraron hoy (viernes) ha sido de mucha clase. Mis felicitaciones para ellos por cómo me apoyaron. Eran realmente fuertes. Estamos en gran forma”, señaló el esloveno.

El martes en la contrarreloj individual de 36 km es el máximo favorito, llega a su terreno y seguro que sacará una buena diferencia, la que podrá manejar de ahí en adelante, en las cuatro metas en premios de montaña que hay.

‘Supermán’, vuela

López, por su condición de escalador, por lo que ha mostrado, es otro candidatazo. Es el líder y aunque esperaba alejar a Roglic mucho más, pues los ascensos en la Vuelta no se han acabado. Perderá en la crono, sin duda, tendrá que minimizar esas pérdidas, aunque mañana podrá aumentar diferencias, pues la etapa de alta montaña así lo permite. No puede dejar de escalar esa oportunidad.

“No me preocupa nada porque tengo un buen equipo y me encuentro en buenas condiciones. Queda toda la montaña, etapas en las que habrá buenas diferencias, pero sabemos que en la crono también las habrá. Queda mucho camino”, señal el corredor del Astana.

Valverde, a sus 39 años, sorprende. Su madurez lo ha puesto donde está. Es la carta principal del Movistar, por encima de Nairo, y ha respondido.

Todavía tiene fuerza, para aguantar en las duras subidas y ser rápido. Esa fue la combinación perfecta para lograr el triunfo este viernes en la etapa. Va bien al reloj y el martes se puede convertir en el rival más cercano de Roglic. Faltan muchas etapas de montaña y el gran interrogante es si aguantará el fuerte ritmo que se impondrá.

“Soy el abuelo del pelotón y volver a ganar la Vuelta después de 10 años sería sensacional”, precisó el actual campeón del mundo.

Nairo es un punto aparte. El ciclista boyacense confirma que no tiene la misma polenta de años anteriores, pero su clase está intacta.

Es la segunda carta del Movistar y este viernes se vio que está bien y que puede ser el gran gregario de Valverde, aunque la montaña que resta en la carrera lo invita a soñar más, pero no se sabe si para ganar la carrera.

“Tenemos que apoyarnos entre Valverde y yo para hacer lo mejor para el equipo”, dijo.
De ahí para atrás es difícil que alguien se arrime, a no ser que alguno de estos cuatro señalados falle. Rafal Majka es maduro, sabe correr las tres grandes, pero pierde 1 min 58 s. Tadej Pogacar es muy joven. Es una de las revelaciones y tiene futuro, pero ya está lejos, al igual que Chaves, pero los dos se pueden dar por bien servidos con lo que han hecho.

Este sábado, la etapa será entre Valls e Igualada, de 166 km, ideal para llegada masiva y para que López, Roglic, Valverde y Nairo se preparen para la fracción de mañana, en la que se darán una paliza.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de @LisandroAbel