Deportes

Con buena cara, Millos ganó el clásico contra Santa Fe

Con buena cara, Millos ganó el clásico contra Santa Fe

No importó que fuera un amistoso, un partido de pretemporada, y apenas el segundo del año. Millonarios y Santa Fe jugaron un clásico a todo ritmo, como si se tratara de un juego oficial, aunque se vieron mejor los embajadores, que ganaron 3-1 en El Campín, en la segunda jornada del torneo ESPN, mostrando algo de la identidad que quiere Alberto Gamero.

Ese Millos de anoche sufrió arrancando el juego, porque Santa Fe lo atacó con voracidad, con más dinámica, tal como empezó en el juego en el que venció al Cali, el pasado lunes. Incluso, creó las primeras opciones del partido, con un remate de Kelvin Osorio que desvió el portero Faríñez, y otro más de Sambueza que también paró el portero; en ese rebote, Diego Valdés falló de manera increíble el gol que estaba hecho.

Parecía más Santa Fe, pero Millos encontró el punto de equilibrio, se fue sintiendo más cómodo en el campo, con mucha presión y con efectividad. Primero fue Hansel Zapata el que propuso una pared genial con Mackalister Silva, que sigue siendo el eje del equipo, y Zapata venció a Castellano, cuando iban 36 minutos.

Y casi de inmediato, vino el segundo golpe, cuando el defensor Vargas asumió el rol de creativo y metió un pase largo, al vacío, para que Ortiz rompiera el intento fallido de fuera de lugar que propuso la defensa cardenal; picó en soledad, dejó a Castellanos en el camino y definió muy bien, 2-0 cuando iban 44 minutos.

Dos goles que fueron mazazos para los cardenales, que de un momento a otro vieron como el partido se les volteaba y su rival se crecía. Antes de terminar la primera parte, tomaron un aire, con el gol del descuento. Fue en un tiro de esquina en corto, Porras, el joven lateral derecho que sufrió en defensa, tiró un centro perfecto al área donde apareció en un salto increíble el defensor Torijano, para conectar la pelota con un poderoso cabezazo que no pudo contener el portero venezolano.

Esa primera etapa dejó una jugada curiosa y poco habitual, cuando Porras remató al arco y la pelota golpeó al árbitro antes de entrar a la red. Fue gol pero que por supuesto fue anulado.

En la segunda parte, Santa Fe intentó mantener el mismo ritmo del inicio, pero ya le costó más, se cayó físicamente, y se vio sorprendido por las rápidas salidas de Millos, con transiciones letales. Fue así como se acercó otra vez con Zapata, quien mandó una pelota a las tribunas en una gran jugada colectiva, comandada por Ayron del Valle y con cortina del Ortiz. De inmediato, vino otra jugada similar, veloz, tomando otra vez mal parada la defensa cardenal. La jugada derivó en una falta en el área y penalti. Ayron del Valle definió con su habitual serenidad y anotó el 3-1.

Para entonces, Santa Fe ya había movido el banco, con las entradas de Dixon Rentería, Andrés Pérez y el estreno de Mauricio Gómez, su más reciente refuerzo. Pero fue de más a menos. Sambueza no tuvo ni la mitad del rendimiento que mostró contra el Cali, Velásquez tampoco apareció en su dimensión, y el equipo a nivel defensivo sufrió mucho. Millos, por su parte, terminó mejor, sólido, con más orden. Incluso pudo lograr el cuarto gol en un remate al travesaño de Mackalister Silva.

Millos clasificó a la final del torneo con 4 puntos y la jugará el domingo, esperando que se defina su rival, entre América y Cali, que juegan este jueves en la noche, o Santa Fe, que espera cómo le va a los equipo vallecaucanos.

DEPORTES