Deportes

Bayern Múnich mantiene vivo el sueño de la triple corona

Bayern Múnich mantiene vivo el sueño de la triple corona

Bayern Múnich ganó este sábado la Copa de Alemania, y logró su segundo doblete consecutivo, al derrotar en la final al Bayer Leverkusen por 2-4 con goles de David Alaba, Serge Gnabry y dos de Robert Lewandowski.

Ahora, la opción de la triple corona en esta temporada sigue viva, pues en la Liga de Campeones tiene una gran posibilidad de seguir avanzando, tras derrotar 0-3 al Chelsea en el partido de ida de los octavos de final.

(Lea también: Otra radical decisión de Zidane con James Rodríguez)

La victoria del equipo bávaro no estuvo en ningún momento en peligro pese a que en la segunda parte el Leverkusen protagonizó algunas fases de buen juego.

El Bayern salió con la formación acostumbrada en la parte final de la Bundesliga, lo que implicó que Thiago Alcántara tuvo que empezar el partido en el banquillo.

En el Leverkusen, el entrenador Peter Bosz optó por jugar con Kai Havertz en punta, lo que provocó que el mejor jugador del equipo se quedase aislado, puesto que el Bayern logró muy pronto el control del centro del campo.

El Bayern presionaba al Leverkusen en su propia mitad. El Leverkusen esperaba al Bayern en cerca de la raya central. En el minuto 9 Joshua Kimmich remató por encima de la portería desde fuera del área y en el 10 Coman tuvo una buena ocasión a pase de Goretzka, pero su remate fue demasiado centrado y no creó problemas al meta Lukas Hradecky.

(Le puede interesar: Vea el golazo de Juan Guillermo Cuadrado con Juventus)

El primer gol llegó en el minuto 16 con un lanzamiento de falta de David Alaba por encima de la barrera del Leverkusen.

El segundo, en el 24 por medio de Serge Gnabry con un remate cruzado a pase de Kimmich. La jugada se originó en una recuperación de pelota en la mitad contraria. Después hubo tres toques antes de que Gnabry quedara en posición de rematar.

El Leverkusen se fue al descanso sin haber generado una sola ocasión, si se exceptúa una llegada de Amiri por la derecha en la que se sancionó fuera de juego.


En la segunda parte Bosz dio entrada a Kerim Demirbay por Baumgartlinger y a Kevin Volland por Amiri, lo que le permitió retrasar a Havertz al centro del campo.

El Leverkusen mejoró, pese a que en los primeros cinco minutos se encontró con un Bayern sólido. Luego empezó a poner la pelota en la mitad bávara, tuvo llegadas al área y por momentos se pudo creer que la remontada era posible.

Sin embargo, cuando mejor jugada el Leverkusen, llegó el tercer gol del Bayern, en el minuto 59. Manuel Neuer despejó largo y la pelota alcanzó a Lewandowski, que, desde unos 20 metros, firmó un fuerte remate a puerta. La pelota fue a las manos de Hradecky, pero luego rebotó contra el césped y se fue al fondo de la red.

(En otras noticias: Nairo tiene comprometidos los ligamentos de la rodilla, tras el golpe)

El Leverkusen siguió insistiendo y logró acortar distancia en el minuto 64 con un remate de cabeza de Sven Bender tras un saque de esquina. En el minuto 77 Lewandowski volvió a marcar, a centro de Ivan Perisic, y eso fue la sentencia. El segundo gol del Leverkusen, marcado por Havertz de penalti en el tiempo añadido, sólo fue cuestión de estadística.
Con Efe