Deportes

Anthony Zambrano revela sus dos grandes deseos

Anthony Zambrano revela sus dos grandes deseos

Anthony José Zambrano no ha salido de su asombro. Eso sí, tenía claro que había sido el protagonista de una hazaña del deporte colombiano, tras la medalla de plata que logró en los 400 metros del Mundial de Atletismo de Doha (Catar), con tiempo de 44,15 segundos, marca nacional y suramericana.

Con su excepcional y veloz remate pasó del quinto puesto al segundo en poco. Derrotó al estadounidense Fred Kerley, bronce, pero no pudo con Steven Gardiner, de Bahamas, quien se quedó con el oro.


Zambrano nació hace 21 años en Maicao, La Guajira, pero al año y medio su mamá, Miladis, tomó rumbo a Barranquilla, donde vive. Allá estudió, jugó fútbol y llegó al atletismo, deporte en el que ha conseguido sus mejores resultados.

Tuvo un bache. En el 2014 llegó al programa Talentos del Atletismo. Un año más tarde, con la Selección Colombia llegó a la final de los 400 m del Mundial de Menores de Cali.

En el 2016, luego de su sexto puesto en esa carrera en el Mundial Sub-20 de Polonia, se perdió. No volvió a entrenar, mucho menos a competir. Fue separado del programa de Talentos y entró en crisis.

Poco tiempo después se supo que Zambrano se fue para Quito (Ecuador) a buscar nuevos rumbos, al lado de Nelson Gutiérrez, un cotizado entrenador a quien le debe en gran parte la plata en Catar.

Zambrano hace su proceso y llegó a esta instancia con grandes apoyos. Ya tiene sus patrocinadores, pero la gestión de la Federación Colombiana de Atletismo, el Comité Olímpico Colombiano (COC) y el Ministerio del Deporte, ha sido clave para que haya llegado lejos.

Zambrano, que este domingo disputará la final del relevo 4x400 al lado de Jhon Solís, Diego Palomeque y Jhon Perlaza,
habló con .

¿Por qué llegó a Quito a entrenar con Nelson Gutiérrez?
Gracias a Marisol Landázuri, quien fue la que me lo presentó. Sabía que era un buen entrenador y que podía prepararme. No me equivoqué. Él me acogió, confió en mí. Yo no era nadie y en su familia me lo dieron todo.

El papá que no tuvo…
Amo a su familia. Es que cuando llegué me quedé en su casa y yo no tenía nombre, era muy pequeño y muy novato en esto del atletismo. Por eso es que hoy le agradezco, porque esta medalla de plata se la debo a él.

¿Qué ha podido aprender con él?
Entrenar con Nelson, estar a su lado recibiendo consejos, pues ha sido muy enriquecedor. Además, también es el técnico de otro colombiano, Bernardo Baloyes, y de Álex Quiñónez, que ganó en este Mundial la medalla de bronce en los 200 metros platos. La clave está en que nos ayudamos a mejorar entre todos.

Es claro que el objetivo es una medalla en los Juegos Olímpicos.


¿Por qué se concentra en Quito?
Hoy en día, con la tecnología pues sería más fácil estar lejos del entrenador, pero no pienso así. Creo que debo estar con el técnico, cerca, para corregir y mejorar. Donde esté mi entrenador estaré yo.

¿Qué se puede esperar de usted, que es el líder del relevo 4 × 400?
Es una alternativa más del atletismo colombiano. Es importante saber que los resultados nos dicen que nos estamos consolidando. Hemos venido luchando desde hace tiempo por estar arriba y siempre vamos por una medalla en los certámenes en los que participamos.

¿Qué le dice la medalla en Catar con miras a los Juegos Olímpicos del 2020?
Hemos derrotado a tantos rivales, tanto en la pista como fuera de ella, que me siento satisfecho con lo que he hecho. El camino a Tokio no ha sido fácil, nos ha tocado luchar duro. La plata me dice que nada se ha perdido, que todo ha sido un aprendizaje y que esto apenas comienza.

Superó el registro en cada carrera, ¿esperaba romper la marca nacional y la suramericana?
Lo hemos entrenado bajo techo y se nos había dado. Cuando entré a la final y rompí la marca nacional quedé contento, pero sabía que podía dar más, que la medalla era posible y lo conseguí, así haya llegado con el sexto registro.


¿Esos resultados han llegado antes de lo que esperaba?
No creo. He entrenado duro y todos los días por las medallas. He sacrificado estar sin mi mamá para dar resultados. Considero que esta medalla de plata en el Mundial es una gran recompensa a todo eso.

¿También es un premio luego de evadir tantos peligros en su vida?
Vengo luchando por esta medalla y ya estoy bien. Di un paso muy grande, duro, fuerte, pero eso también me dice que me tengo que mantener. Deben venir cosas más complicadas y retos más altos.

¿Qué viene ahora?
No sé. Vamos a ver si estaré en los Juegos Nacionales o iré a descansar un poco, a estar con los míos. Tengo en mente llegar y disfrutar con mi mamá, pasar tiempo con ella, pues he pasado tiempo lejos de su compañía.

¿Cuál es su techo?
Es difícil decirlo. Este resultado en el Mundial hay que analizarlo con calma y trazarnos metas, pero es claro que el objetivo es una medalla en los Juegos Olímpicos. Vamos a paso a paso, primero el Mundial y luego esos Juegos.

¿Qué analizó de los rivales en la final de Catar con miras a los Olímpicos?
No es tan fácil hacerlo. Todas las carreras son distintas. Hoy es un día y en Tokio será otro. Lo que no dudo es que los rivales, que en su mayoría serán los que enfrenté en Catar, estarán más fuertes. Claro, yo también llegaré fuerte a Tokio, pero hay que entrenar para eso.

Anthony Zambrano

El podio de los 400 m, de izq. a der.; Anthony Zambrano, plata, Steven Gardiner, oro, y Fred Kerley, bronce.


¿Y su meta personal?
Hoy pienso en todo lo que he pasado en mi vida, con mi mamá, y es un premio lo que he hecho, todo gracias a Dios. Tengo la idea de cumplir sueños deportivos y personales, y en estos últimos quiero comprarle una casa a mi mamá para que viva tranquila.

¿En dónde queda la Liga de Diamante?
Es otro de los objetivos. En el 2020 estaremos de lleno allá, disputando las carreras y espero llegar a la final. Seguro que buscaré el diamante. Uno tiene que soñar para que se le cumplan los sueños.

¿Qué ha hablado con Michael Johnson, uno de los reyes de los 200 y 400 metros?
Es uno de mis ídolos y he hablado con él. Me dijo que yo seré campeón olímpico y espero serlo.

Lisandro Rengifo
Redactor de
@lisandroabel