Deportes

Análisis: las razones del triunfo de Egan en la Ruta de Occitania

Análisis: las razones del triunfo de Egan en la Ruta de Occitania

Egan Bernal ganó la Ruta de Occitania, un golpe psicológico para los rivales que tendrá desde el próximo 29 de agosto al 20 de septiembre en el Tour de Francia. ¿Por qué ganó?

(Le puede interesar: Egan Bernal, ¡campeón de la Ruta de Occitania!)

1. Es el mejor. Sin duda alguna, es el mejor ciclista del momento. Bernal ha demostrado que siempre que sale en una carrera lo hace para ganar. Ya tiene 16 triunfos en su corta carrera, entre ellos el Tour de Francia, y Occitania es una buena manera para dar un golpe psicológico a sus rivales con los que luchará en el Tour. Esta prueba le dará confianza para lo que viene. Egan no tuvo rival, su preparación ha sido excelente y en la etapa reina del lunes hizo lo que quiso en el final.

2. El más atento. Egan Bernal, desde el arranque de la competencia, se mostró ávido de victoria. Si bien las dos primeras jornadas fueron en terreno llano, siempre terminó adelante. En la primera fracción, ganada por Bryan Coquard, finalizó en la sexta casilla y libró una caída casi en la cabeza del pelotón para acomodarse en el final.

(Le recomendamos: Sentido homenaje de Egan y el Ineos a Portal, el técnico fallecido)

Cuando ganó Sonny Colbrelli, el domingo, terminó de 16, pues no quería sorpresas y fue bien arropado por su equipo en el final. Esas posiciones mostraron que iba por el triunfo.

3. Golpe certero. La única etapa para hacer daño era la del lunes: cuatro premios de montaña, uno de tercera y tres de primera categoría, el último de ellos en la meta; era la ideal para el ataque y para destrozar a sus rivales.

Bernal lo hizo. Su equipo se encargó de dejarlo en el grupo, bien ubicado, cuando comenzó el ascenso final de 10,1 kilómetros y él hizo lo suyo. Lanzó un buen ataque, tras el ritmo que impuso su compañero Pavel Sivakov, arrancó, nadie le pudo seguir la rueda y se impuso en la jornada y se hizo líder.

(Vea también: Los podios del ciclismo colombiano en la Ruta de Occitania)

4. Trabajo de equipo. Desde el primer día la misión del Ineos era ganar la carrera y no había un hombre tan fuerte como el colombiano, por eso el trabajo solo fue para él. Los dos primeros días la idea era protegerlo y dejarlo cerca de la punta en las dos definiciones al embalaje, y eso se cumplió al pie de la letra.

El lunes, en la etapa reina, hubo fuga y los escapados llegaron a tener más de cinco minutos, pero el Ineos puso el paso, sacrificó sus hombres, rebajaron la diferencia y conectaron a los punteros.

Hasta Chris Froome, a quien Bernal le reconoció su labor, se puso el overol para lograr el objetivo de la victoria de etapa y el liderato. Qué decir de la mano que le dio en el ascenso final Pavel Sivakov, que le dejó en bandeja a su compañero el certero ataque con el que acabó su faena.

(Le sugerimos: ¡Emocionante! La celebración de Egan en el podio de Occitania)

Egan y Froome

Los dos líderes del Ineos: Egan Bernal (izq.) y Chris Froome.

5. Control. La etapa final del martes no era un paseo de la victoria, en estas carreras cortas no lo hay, no existe, por eso había que estar atentos. La ideal del Ineos era clara: controlar el lote, dejar salir a los que no tenían peligro para Egan en la general y vigilar de cerca a los máximos enemigos.

Y esa es una labor que la escuadra británica sabe hacer muy bien, independiente del líder, porque lo hicieron con Bradley Wiggins, con Froome, con Geraint Thomas y ahora le tocó el turno a Bernal, que goza de buena salud y que afronta con tranquilidad estos días próximos al Tour.

Que Occitania haya transitado en la etapa final cerca de la casa de Nicolas Portal, el DT de Ineos que falleció en marzo pasado, fue para Egan y el equipo un plus más para obtener el triunfo.

Más noticias de Deportes:

El nuevo gran pretendiente que le salió a James

El mensaje de despedida de Iker Casillas: se va un grande

Julio Villate apuesta a su recorrido en fútbol para liderar la Dimayor

Lisandro Rengifo
Redactor de Deportes @lisandroabel