Deportes

Amenazas, denuncias y división: sigue el caos en la Dimayor

Amenazas, denuncias y división: sigue el caos en la Dimayor

Las turbulencias en el fútbol colombiano no se han calmado. Al contrario, al mal momento deportivo a nivel internacional y las polémicas arbitrales se suman nuevos episodios, como la suspensión del reconocimiento deportivo al Cúcuta Deportivo, la amenaza de Boyacá Chicó de retirarse del campeonato en medio de su angustia por no irse a la B y, para colmo, las denuncias de su máximo accionista, Eduardo Pimentel,  sobre supuestos casos de “arreglo de árbitros y de partidos”, ventilados en la asamblea del martes.

Hay un nuevo caos en el fútbol local, que ya está golpeado a nivel deportivo por la eliminación de todos sus representantes en la Copa Libertadores. El Ministerio del Deporte tomó decisiones respecto a los reiterados incumplimientos laborales del Cúcuta Deportivo con sus jugadores, y anunció que le suspende el reconocimiento deportivo, decisión que ya pasó todas las instancias y que quedará en firme en cuanto el club y su presidente, José Augusto Cadena (quien además tendrá una multa), sean notificados. Cúcuta podía disputar anoche su partido de Copa Colombia contra Equidad, y el domingo contra Junior, todo dependerá del proceso de notificación.

(Le puede interesar: ¡Atención! Mindeportes suspende el reconocimiento deportivo al Cúcuta)

Aunque la Dimayor dijo  que el club le informó que ya se encuentra al día con las obligaciones pendientes entre el 31 de diciembre de 2018 y el 31 de agosto de 2019, periodo objeto de la sanción, por lo tanto, dice: “Disputará los partidos de las competencias oficiales, en cumplimiento de todos los trámites legales relativos a la notificación”. El ministerio aclaró que el club debe pagar sus acreencias para recuperar su reconocimiento.

Graves revelaciones
Eduardo Pimentel

Eduardo Pimentel

Los problemas en la Dimayor se mantienen, pese al cambio presidencial, con la llegada en septiembre de Fernando Jaramillo en reemplazo de Jorge Vélez. El escándalo se armó por las recientes declaraciones del accionista de Chicó, Eduardo Pimentel, cuyo equipo está bajo presión por la amenaza del descenso, y quien ventiló que en la reciente reunión de directivos, el presidente del Once Caldas, Tulio Castrillón, amenazó a otros directivos con difundir chats privados en los que estaría una lista de equipos que, según contó Pimentel que dijo Castrillón, han “arreglado árbitros y partidos”.

(Lea también: Vuelve el caos: equipo de la liga amenaza con retirarse del campeonato)

“Me encuentro declaraciones de Tulio Castrillón respondiendo a unos cuestionamientos que le hacían los presidentes de Jaguares, Patriotas y Santa Fe, respecto a unas amenazas que (Jaime) Pineda (dueño del Once Caldas) había hecho sobre ciertos miembros del fútbol colombiano. Tulio dijo: ‘Vengan, señores, si nos vamos a tirar, nos tiramos todos, tengo chats privados donde tengo escrito los equipos que arreglaron árbitros y partidos, yo ya voy de salida, no me importa nada’. ¿Dónde está la Fiscalía?”,dijo Pimentel en declaraciones a Blu Radio.

Según versión del medio Marca Colombia, las supuestas amenazas de Pineda fueron contra el presidente de Jaguares, Nelson Soto, quien habría denunciado en la asamblea que el dueño del Caldas lo citó a una reunión en Bogotá, antes de la cual le preguntó si era necesario que llegara “armado”. intentó comunicarse con el presidente del Once Caldas, Tulio Castrillón, pero no recibió respuesta.

Chicó amenaza con irse

Pimentel viene inconforme desde que la asamblea de agosto aprobó el descenso para mediados del 2021, en medio de la emergencia por el covid-19, para mantener los 40 partidos que se necesitan para aplicar la tabla actual. Pimentel pretendía que se eliminara el descenso este año y que el torneo del 2021 se disputara con 22 equipos. Su petición no fue aceptada y hoy su equipo está en zona roja, en este momento figura en el último lugar.

(Lea además: Mindeporte visitará a Federación de Fútbol por la reventa de boletas)

En este escenario es que el dirigente se despachó contra el Pereira, su rival directo, y al que el comité disciplinario le dio en el escritorio los puntos del partido contra Once Caldas, que inscribió mal al jugador Elvis Mosquera, que estaba suspendido. Un error que Pimentel considera deliberado para favorecer al cuadro matecaña, que ahora le lleva cinco puntos en el descenso. Pimentel agregó que hubo mala voluntad del Once Caldas e incluso del DT Hubert Bodhert al permitir esta situación.

El dirigente de Chicó dijo además que hoy sostendrá una reunión con sus socios y que evaluarán la posibilidad de retirar el equipo de este campeonato.

Otra vez divididos

Como si todo esto fuera poco, ayer también se pronunció el presidente de Atlético Nacional, Juan David Pérez, quien admitió que en estos momentos hay distanciamiento entre los directivos de los clubes.

“Hoy los dirigentes estamos bastante alejados, no sé si es por esta misma polarización que estamos pasando en este país. Tenemos muchos retos. Cuando las circunstancias lo permitan es bueno hacer una reunión de catarsis, pues esta serie de situaciones está dañando nuestra industria”, dijo a Futbolred, y agregó que un tema principal por discutir es el arbitral.

Derechos de TV

(Lea también: Las consecuencias de la suspensión del reconocimiento deportivo)

Los problemas que se avivaron entre los directivos del fútbol colombiano se suma el
ya dilatado conflicto por los derechos de TV internacional para la transmisión de la Liga, tras la fallida negociación con el Fondo de Inversión Latin America Equity Sports (Laes) y que fue punto de quiebre para la salida del expresidente Jorge Enrique Vélez, por un negocio que no prosperó y en el que el fútbol esperaba recibir 60 millones de dólares.

Ahora cambió el escenario para los clubes y, según se conoció por fuentes directivas, la asamblea de los equipos le autorizó al presidente de la Dimayor, Fernando Jaramillo, el pago a este fondo internacional de hasta un millón de dólares para poder disolver este contrato.