Cultura

'Verán a un Manuel Turizo que no conocían'

'Verán a un Manuel Turizo que no conocían'

A partir de Una lady como tú, el éxito que cantó en solitario y compuso cuando apenas tenía 16 años, al colombiano Manuel Turizo no le ha faltado con quién hacer dúos o colaboraciones.

Y esa es una señal de lujo: invitar y ser invitado por otros artistas parece ser la norma de la música hoy en día –y más en el género urbano–. En estos años, el músico de 20 años ha hecho colaboraciones con artistas de la talla de Ozuna, Nicky Jam, Yandel, Farruko, Piso 21 y Sebastián Yatra y más. Algunas para su primer álbum, ADN.

En una carrera que completa cuatro años, Turizo, de 20 años, ha estado custodiado –en realidad, producido y acompañado– por su hermano mayor, Julián. Son una dupla creativa cuyo éxito se ha probado y confirmado con las nominaciones al Grammy Latino en el 2019 o en los premios Billboard Latinos de este año, en los que estuvo nominado al trofeo de artista debut.

En la ceremonia de estos últimos presentó en vivo La nota, que grabó con Rauw Alejandro y Mike Towers, tema que integrará su segundo álbum, el del 2021, titulado Dopamina.

(Lea también: El 'Top' 5: David Guetta es nuevamente el DJ número 1 del mundo)

Turizo sabe que es una proeza, a su edad, estar estrenando canciones en los Billboard Latinos. “Fue brutal –dijo–. Fue un sueño. Por eso vamos a trabajar fuerte el otro año para seguir representando a Colombia”.

¿Cómo nace una colaboración en el género urbano?

Esta se gestó en una gira por Bolivia. Hicimos la canción con Zenzei y Julián Turizo. Se necesitaba un ‘chanteo’ fuerte y pensé que lo podía hacer Mike Towers. Se la mostré, le gustó y se animó. Después invité a Rauw, que contrasta con mi voz. Hicimos una canción movida, diferente a lo que acostumbran a oír de mí. Es la apertura a la nueva temporada de mi segundo álbum. En Dopamina quiero mostrarle a la gente lo que todavía no conocen de Manuel Turizo.

¿Tiene una lista de los que quiere llamar o se ha visto en la lista de invitados de otros?

Sí hay colaboraciones planeadas, por medio de managers y disqueras. Pero las mías han sido muy orgánicas. Soy fanático de la música de otros artistas y veo que otros aprecian lo mío, entonces hacemos algo juntos.

Antes no era tan común, hoy lo raro es que un reguetonero cante solo...

Es un movimiento que despegó con el género urbano. Antes, en otros ritmos no se veía esa colaboración entre artistas, de pronto se hacía algún dúo y no más. Esto ha hecho que la música urbana se haya hecho potente en la última década.

Creo que si otros géneros –como la balada–, cuando estaban en su momento de oro hubieran aprovechado toda esta influencia artística, en vez de ser competitivos entre ellos y hubieran trabajado en equipo, en este momento seríamos nosotros, los urbanos, quienes estaríamos viendo qué hacer para seguirlos.

El género se apoya. Los fanáticos de un artista se vuelven seguidores de otros a partir de las colaboraciones. Se convierten en seguidores de un movimiento. Es como una bola de nieve que no para de crecer.

(Le recomendamos: El cantante Silvestre Dangond fue hospitalizado de urgencia)

¿Por qué no hicieron un dúo con su hermano?

En un momento, cuando todo esto eran apenas ideas y sueños, le planteé la idea a Julián. Le dije: “¿Por qué no cantamos los dos?” Y él me dijo: “No. Tú eres el que tiene la voz curiosa”. Entendí que no solamente es cantar bien. Para ser un artista tienes que tener una identidad.

Tengo la bendición de tener una voz que es fácil de reconocer, y Julián fue la primera persona que se dio cuenta de esto, lo visionó y lo proyecto. Él dijo. “Tú voz es la que tenemos que mostrar. Yo no tengo la voz rara”.

Él canta muy bien, pero creo que parte del éxito de Manuel Turizo ha sido la identidad de su voz. No necesitas escucharla dos veces para que la puedas reconocer. Pasa con Nicky Jam, Ozuna o Bad Bunny, o en la salsa con Rubén Blades o Marc Anthony, son voces que se te graban en la cabeza con una identidad clara.

Los fanáticos de un artista se vuelven seguidores de otros a partir de las colaboraciones. Se convierten en seguidores de un movimiento. Es como una bola de nieve que no para de crecer

Y continúan trabajando estrechamente.

En el mismo rol. Pero, pienso que estamos en un punto de la carrera en donde uno tiene que abrirse a trabajar con más gente. Él tiene la potestad y el derecho, puede producir a otros. Pronto verán canciones producidas por Julián. Pero en mis canciones, está.

¿Qué traerá Dopamina?

Tengo un álbum romántico (ADN). Dopamina es más variado, traerá rumba, desamor, experimentación. No quise hacer un trabajo musical uniforme, sino uno que llevara a sentirse diferente en cada canción, con colaboraciones sólidas.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
REDACCIÓN DE CULTURA@Lilangmartin