Cultura

Tintoretto: la grandeza de un pintor en la gran pantalla

Tintoretto: la grandeza de un pintor en la gran pantalla

Se le conoció siempre como Tintoretto, pero en realidad se llamó Jacopo Comin y había nacido en Venecia en 1519. Adoptó su nombre a raíz de que su padre se desempeñaba como tintorero de la ciudad.

Para conmemorar los 500 años del natalicio de este genio del arte universal, llega a las salas de cine el documental ‘Tintoretto. Un rebelde en Venecia’.

Este viaje fílmico llevará al espectador hasta los archivos del emblemático Palacio Ducal y lugares centrales en la vida del artista como la Plaza de San Marcos, la Iglesia de San Rocco y su propio estudio.

El curador Frederick Ilchman, uno de los mayores estudiosos de la obra del artista italiano le comentó a algunos detalles de la relevancia de Tintoretto en el arte universal.

“Él era el gran pintor de la figura musculosa y eso es obvio. Es el predecesor de Rubens y Delacroix. Además, era muy talentoso para pintar los objetos de la vida cotidiana, como un libro en una mesa, una copa de vino, un pedazo de pan”, anota.

Y al comparar su trabajo con la vida moderna, el curador de Boston (EE. UU.), que participa en esta producción, explica que Tintoretto fue vanguardista con lo que hoy hace el cine con el manejo de la luz.

“Yo invito a las personas a que miren con atención como usaba el contraste de la luz con la oscuridad en la misma pintura. A veces es sutil, pero la mayoría de las ocasiones es muy grande, como ocurre en el cine”, dice.

Tintoretto

Obra del artista veneciano Tintoretto, del Renacimiento.

Así mismo, el experto compara, incluso, muchos de los formatos de los cuadros del artista italiano con el séptimo arte moderno.

“Hay algo sobre las pinturas horizontales, que se asemejan a la pantalla de un cine. Hay una sensación de tiempo, movimiento y energía que impactan la pintura y muestran un momento exacto. Algo que es muy importante sobre Tintoretto es que las diferentes secciones de una pintura parecen trabajar juntas. Todas parecen parte de los mismo, como que tienen una conexión, hay una coherencia. Yo creo que por eso hay elementos del cine”, puntualiza.

Él era el gran pintor de la figura musculosa y eso es obvio. Es el predecesor de Rubens y Delacroix.

Para entender el legado de este importante artista veneciano, Ilchman comenta que su impronta en el arte fue tan importante, que cuando se habla de Tintoretto, en realidad se habla de toda una movida de época, que trascendió a su propio autor.

“En guías o en museos muchas veces la etiqueta dice Tintoretto, pero en muchos de los casos, las pinturas no fueron pintadas por él, ni siquiera por su hijo Doménico, sino por imitadores. Tintoretto fue tan exitoso y su estilo fue tan distintivo que muchas personas fueron influenciadas por él”, explica.

Sin embargo, uno de los aciertos de esta producción, que llega a más de 60 países, es el énfasis puntual en el trabajo de Tintoretto, cuya técnica revolucionaria llegó a generar posiciones encontradas entre los críticos de su época.

“Muchas personas creían que sus pinturas no estaban terminadas y es increíble cómo muchas de ellas, incluso hoy en 2019, siguen siendo agresivas y retantes. Imagínate si es así hoy, como debió haber sido hace 450 años”, comenta Ilchman.

Tintoretto

A Tintoretto se le llamó el artista de Venecia, pues toda su obra quedó prácticamente en su ciudad natal.

Además, el artista plasmó, a través de su obra, la Venecia de su época, con esa mezcla de raíces étnicas y de personajes diversos, que reflejan el carácter cosmopolita de esta gran ciudad.

Otro de los aspectos relevantes en la obra de Tintoretto se centra en la mirada religiosa.

“Es una pregunta muy difícil porque tenemos el testamento de Tintoretto, en donde habla de su religiosidad y que le va a entregar su alma a Dios. Sus biógrafos, que trabajaron en su vida 70 años después de su muerte, constataban que Tintoretto en sus últimos años pasaba sus días en la Madonna de Lotto, su iglesia local, rezando y reflexionando sobre las historias de la biblia”, explica el curador.

Sin duda, la fe era una parte que dominaba su espíritu, lo que a su vez se ve reflejado en sus pinturas. Para Ilchman, el amor del artista veneciano por las historias de la Biblia lo llevaron a recrearlas de manera “vívida y emocionante”.

A lo largo del documental, se cuenta la rivalidad que tuvo Tintoretto con su maestro Tiziano, quien sintió unos celos profundos cuando notó su gran talento. Sin embargo, el alumno, rebelde y seguro de su capacidad, siempre impuso su voluntad.

Ilchman explica su personalidad en términos de liderazgo y ambición, detrás del cual había también un hombre que tenía muy claro que quería vivir de su obra artística.

“Creo que era una rebelde en términos de que era un hombre de negocios muy agresivo y en dejar pinturas que la gente pensaba que estaban sin terminar. Era un rebelde porque quería pintar edificios completos él solo. La verdadera esencia de Tintoretto es probablemente las pinturas que están en la Escuela de San Rocco, una fraternidad en la que trabajó durante 25 años. Fue miembro de este grupo y tuvo la oportunidad de decorar muchas de sus habitaciones”, anota el estudioso de su obra.

Se trata, sin duda, de uno de los artistas más grandes del Renacimiento, que para muchos sigue enseñándole a las nuevas generaciones.

“Hoy las obras de Tintoretto siguen siendo innovadoras, y eso es sorprendente. La forma como pintó el cuerpo humano, como consideraba que lo más importante no era contemplar el cuerpo humano sino pintarlo en acción. Creo que muchos artistas admiraban a Tintoretto especialmente por sus pinceladas expresivas y eso hace parte de los legados que dejó al mundo moderno”, concluye Frederick Ilchman.

Tintoretto

El curador Frederick Ilchman, experto mundial en la obra del genial artista veneciano.

¿Cuándo y dónde?

Del 18 al 21 de julio en algunas salas de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena, Armenia, Pereira, Manizales, Ibagué, Popayán y  Villavicencio. Informes: cinecolombia.com.

CARLOS RESTREPO Y ENTRETENIMIENTO​@Restrebooks