Cultura

Teresita Gómez y Hanzhi Wang: recital de maestría y juventud

Teresita Gómez y Hanzhi Wang: recital de maestría y juventud

El recién nacido Ibagué Festival cumplió en su primera edición con la propuesta de “poner a dialogar diferentes músicas”. De ahí el lema ‘Las músicas que somos’, en el que se interpreta la presencia de diferentes expresiones y su capacidad de convivir en una misma fiesta, sin importar las etiquetas de géneros o la distinción entre lo popular y lo clásico.

Ya en escena, uno de los más visibles ejemplos de esta convivencia musical fue el concierto que ofrecieron la maestra Teresita Gómez y la joven Hanzhi Wang, ganadora en el 2017 del premio de la Young Concert Artist, organización con sede en Nueva York que impulsa el talento de artistas jóvenes.

Gómez, consagrada maestra del piano, hizo dos presentaciones en el Ibagué Festival. La primera fue en el auditorio de la Universidad del Tolima y la segunda, en el Conservatorio del Tolima. En esta última, que tuvo lugar en el atardecer del sábado, Gómez, una de las mejores pianistas del país, integró a su repertorio piezas de la música colombiana y alternó con Wang, quien se encargó de abrir el recital.

Alrededor de las 5 de la tarde, Hanzhi Wang antecedió a Gómez en una presentación en la que se acompañó con su acordeón negro de teclas blancas. Con él interpretó piezas clásicas de Mozart y Piazzolla, entre otros.

Wang ha sido la sensación gracias a su trabajo con un instrumento poco común en piezas de este estilo. La artista logró una original interpretación de música clásica que le ha valido aplausos en escenarios de Asia, Estados Unidos y Europa.

En la segunda parte, a cargo de Teresita Gómez, en un concierto dedicado a los colores de la música colombiana, la maestra, de 76 años, impresionó al tocar la mitad de su repertorio sin ayuda de partituras. Aunque se sabía que la pianista había tenido recientes lesiones en el túnel del carpo –por lo que había sido operada–, logró entusiasmar a sus seguidores con la destreza de la que hizo gala.

Palabras de la maestra

Terminada su presentación, Gómez se acercó al público para firmar autógrafos. Posteriormente, la maestra habló con y otros medios sobre la experiencia en el Ibagué Festival.

Sobre la existencia de encuentros como este afirmó: “Me parece maravilloso que nos esté pasando esto. Nos permite un desarrollo musical muy grande y un crecimiento de todos los jóvenes que se acercan y tienen posibilidades de hacer música de cámara, de estudiar el piano. Somos muy afortunados. Soy profesora y sé lo importante que es que estas cosas sucedan”.

Acerca de la división generalizada entre lo clásico y lo popular, el que unas músicas se consideren más “elegantes” que otras, Gómez anotó: “Lo que pasa es que cada cual tiene sus gustos. Agrupar la música en una sola cosa me parece difícil, porque hay rock y otras. Hay músicas más elevadas que otras. Pero Schumann decía que la música se divide en dos: la buena y la mala. Hay buen tango y mal tango; buen vallenato y mal vallenato. Lo importante es la calidad. Cuando Piazzolla presentó su tango en Argentina, a nadie le gustó, les pareció horroroso. Sin embargo, es lo que es en el mundo: visibilizó el tango, le cambió la historia”.

Lo importante es la calidad. Cuando Piazzolla presentó su tango en Argentina, a nadie le gustó, les pareció horroroso. Sin embargo, es lo que es en el mundo: visibilizó el tango, le cambió la historia

También le recordaron un testimonio sobre las dificultades que vivió en sus comienzos: “No era usual, en la época en que yo nací, que los negros hicieran música clásica –respondió la maestra–. Hacían música popular. Entonces recibí muchas piedras. Pero esas piedras fueron buenas porque me hicieron avanzar en vez de retroceder, porque los obstáculos se sobrepasan. Entonces, las piedras fueron muy positivas en mi vida”.

Finalmente le preguntaron acerca de su repertorio integrado por piezas de la música colombiana: “Están porque las amo –concluyó–. La música colombiana es una maravilla. No le habíamos puesto interés, ahora sí. Pero cuando estaba joven, la música colombiana no era bien vista en los conservatorios”.

El Ibagué Festival termina este lunes, con la satisfacción de haber recibido una amplia acogida. En su última jornada habrá dos conciertos: el del Cuarteto Q-Arte y Dasol Kim (en el conservatorio) y otro de ALI A.K.A. MIND, Hanzhi Wang y otros artistas en el parque principal del sur-Kennedy.