Cultura

¿Quién es Valentina Ferrer, la novia de J Balvin?

¿Quién es Valentina Ferrer, la novia de J Balvin?

Pensaba que era “un trabajo más”, o al menos eso recuerda. En 2017, cuando J Balvin le propuso ser la protagonista del video de Sigo extrañándote, ella no conocía al colombiano que era –y es– uno de los “amos” del reguetón. Le gustaban los clásicos, Zion y Lennox, Daddy Yankee y Tego Calderón.

Recuerda que cuando recibió el ofrecimiento de Balvin ya había viajado a Colombia para hacer unas de sus primeras fotos como modelo con Leonisa. Aceptó, voló al país y grabó el video pero, contrario a lo que pensaba, fue algo más que un trabajo.

Le puede interesar: J Balvin critica a los que ven a Pablo Escobar como 'un héroe'

La vida de Ferrer estaba mucho más cerca de los reinados que del reguetón y de los videos. En 2013 estaba enfocada en convertirse en reina de belleza, porque era su ruta para quedarse a vivir en Estados Unidos. Una de las maquilladoras del Swim Week de Miami, en el que terminó accidentalmente modelando vestidos de baño, le dijo que conseguiría los papeles de residencia “si hacía prensa como ‘miss’”.

Valentina Ferrer

Valentina Ferrer  J Balvin en una famosa imagen de Insagram.

Y llegó a Miss Universo en 2014 y al grupo de diez finalistas, aunque ella, una muchacha de 20 años de Villa Carlos Paz, un pueblo a una hora de Córdoba, Argentina, solo tenía como referencia de los reinados el filme Miss Simpatía, y uno de sus mayores talentos era el deporte.

Tanto, que dejó atónitos a todos cuando en medio del certamen hizo tres cestas nítidas desde el lanzamiento triple del estadio de los Miami Heat, mientras llevaba puestos unos shorts elásticos, una camiseta de basquetbolista y una banda blanca que la acreditaba como Miss Argentina.

¿Cómo llegó a ser la protagonista del vídeo de Sigo extrañándote?

José me ofreció que hiciera el video, pero yo no lo conocía. Cuando me dijeron cómo era la historia del vídeo dije ‘está bien. Es como hacer una película dramática’, uno se mete en el papel, lo actúa, lo disfruta y ya.

¿Cómo es la historia de cuando le propusieron ser Miss Argentina?
No, no me lo propusieron. En el Swim Week me di cuenta que me quería quedar a vivir en Estados Unidos y una de las maquilladoras, que era venezolana, me explicó el tema de las visas. Yo siempre hablé tres idiomas: inglés, portugués y español, y ella me dijo que por qué nunca me había presentado para miss. Volví a Argentina y le dije a mi mamá, ‘mami, yo me voy a presentar a Miss Universo’ (risas). Fui a la oficina. Estaban cerradas las inscripciones y les dije, ‘me abren las inscripciones porque yo tengo más ganas de ganar que ustedes’.

¿Qué fue lo que más la abrumó?
Aprendí mucho de cómo se cuidan todas, de su preparación. Mis respetos para las misses y, en especial, para Miss Colombia y Miss Venezuela: impresionantes. Es que era como si ellas fueran en un Ferrari y yo en un colectivo lechero de esos que paran en todas las estaciones (risas). O sea, es un mundo como el fútbol en Argentina, yo me quedé helada.

Y estando ahí, ¿qué cosas la impactaron?

A una miss le habían llevado unas inyecciones para adelgazar y era una niña... obviamente que las tiramos a la basura. Y todo el tiempo el que era su preparador le decía ‘gorda, gorda, gorda’, yo no lo podía creer. Me la tomé como mi hermanita por la rabia que me dio.

Una de sus pasiones ha sido el deporte...

Para mí el deporte es como mi meditación. Por ejemplo, salir a caminar para mí es meditar… y no es por pensar ‘ay, tengo que adelgazar’ no, no es eso. A mí me hace bien al alma caminar, jugar al basquetbol, pararme en una montaña.

Valentina Ferrer

A Ferrer le gustan los clásicos del reguetón como  Zion y Lennox, Daddy Yankee y Tego Calderón.

¿Qué piensa de la belleza? ¿Cree que es un concepto impuesto?
Es un concepto que ha ido cambiando a través del tiempo, uno sabe que la belleza es la parte interior de cada persona. En nuestro trabajo toca ser objetivo, uno no puede ir diciendo ‘ay, no, yo soy linda interiormente’ a hacer unas fotos, porque no funciona así. Ahí uno tiene que ser objetivo, pero la belleza es muy relativa, va en los ojos de cada uno.

¿Alguna vez la han rechazado por algún detalle físico?
Una vez me bajaron de un comercial de maquillaje, que era muy buena plata, por dos granos.

¿Le dio rabia o frustración?

Apenas había empezado en el modelaje, tenía 21 o 22 años, y me reí. Me sentía como muy poco cerebral si me hacía mal que no me contrataran por dos granos, al contrario, me daba vergüenza ajena contarlo.

Valentina Ferrer

Valentina Ferrer comenzó en los reinados y ahora se destaca en el modelaje.

En un video de Miss Universo contó que a los 18 años se dio cuenta de que su familia no tenía mucho dinero. ¿Eso marcó su mentalidad?
La verdad es que más que humilde, es muy del campo. Agradezco haberme criado como me crié. Ahora puedo saber de verdad dónde están las cosas importantes. Obviamente que siempre me pasaba, a mí que soy medio boba, que tenía unas solas zapatillas por año y se me hacían agujeros ¡y yo cómo iba a andar todo el día con las zapatillas con agujeros...! Pero son bobadas. Fui feliz sin nada, pero con todo.

También puede leer: J Balvin tumbó muros e hizo soñar con un romance en los Grammy

¿Y el mundo del reguetón?, ¿se siente tan maravilloso cómo se ve?
Yo creo que no soy el mejor ejemplo de descifrarlo porque nunca me llamó mucho la atención. Creo que es como el del modelaje, pero obviamente con todo un marketing creado alrededor. Me encanta la música, disfrutar los conciertos, admiro muchísimo a mi pareja en lo que hace, pero no soy una persona que siempre quiso estar en este mundo.
Karen Parrado Beltrán -para
@piedemosca


También puede leer en Cultura