Cultura

'Pombo, el musical' / Sin Telones

'Pombo, el musical' / Sin Telones

A partir de la idea original de Carlos Vives, el teatro Colón produjo y acaba de estrenar Pombo, el musical, inspirado en los cuentos y fábulas de Rafael Pombo, el emblemático autor de las letras que gran parte de los colombianos tuvimos que memorizar en la escuela primaria.

Algunas de esas piezas son realmente traducciones-adaptaciones de nanas y rimas del folclor anglosajón del siglo XVIII, como Simón el bobito o El renacuajo paseador (Rinrín Renacuajo), que Pombo hizo para la casa editorial Appleton de Nueva York en 1869.Otras son de total autoría de Pombo, como La pobre viejecita, pero todas forman parte de la identidad colombiana.

Pues bien, ese mundo de personajes tan nuestros es tomado por Juan Carlos Mazo, dramaturgo y director del espectáculo, quien crea una historia con un protagonista, Macario, encarnado por el niño Lukas Kaskas; sus padres, Juan y Mercedes (Julio Sánchez y Sandra Serrato), y su nana, Tránsito, papel que se turnan Isa Mosquera y Juanita Delgado.

Su abuela es la pobre viejecita, interpretada de manera muy divertida por Maru Yamayusa, quien arma una pareja cómica con su edecán francés.

Destaca el grupo de niños y niñas que cantan y bailan las excelentes coreografías de David Osorio.

El fuerte del espectáculo en cuanto a originalidad es la música, dirigida por Rafael García, en la que hay una simbiosis de ritmos colombianos, como joropos, cumbias y bambucos, con el ritmo propio de los musicales de Broadway, que tiene sus raíces en el jazz.

La música es interpretada en vivo por una banda distribuida en los balcones laterales.
Para corregir: el sonido.

En el estreno, muchos de los textos de los niños se perdieron por una deficiente coordinación de los micrófonos de solapa. Por otro lado, ruego que con el correr de las funciones el tiempo se vaya ajustando. Lo bueno, si corto, dos veces bueno.

Dónde y cuándo

Teatro Colón, calle 10.ª n.º 5-32, Bogotá. Miércoles a sábado, 7 p. m. Domingo, 5 p. m.

ALBERTO SANABRIA
Crítico de teatro
[email protected]