Cultura

Luis Eduardo Arango: 'El arte fue aplastado por la pandemia'

Luis Eduardo Arango: 'El arte fue aplastado por la pandemia'

Una lejana noche de bohemia y de copas impidieron que Luis Eduardo Arango llegara a tiempo a una presentación de una obra del Teatro Nacional.

Fanny Mikey, la inolvidable mujer de teatro y una de las mejores amigas de Arango, pero también su jefa en esa casa teatral, lo miró feo sin decirle nada. Solo al final de la presentación le comentó: “Lo pasaste mal, ¿verdad?” Y aunque un hecho similar no había sucedido antes, tampoco ocurrió después.

Con Mikey, Arango hizo montajes famosos como 'Extraña pareja', 'Se necesita un tenor', 'Art', 'Sugar', 'Quién le teme a Virginia Woolf' y 'Taxi', entre muchas otras.

Porque, sin duda, aunque es más reconocido por su trabajo en televisión, Luis Eduardo Arango Muñoz, nacido en Medellín el 17 de agosto de 1950, ha sido hombre de las tablas, donde no solo actúa sino que canta tangos, que es su otra gran pasión.

Su carrera tiene más de 40 años, “aunque es como mejor decir que ya llevo más de cuatro décadas”, comenta, “se oye como mejor”. Lo dice con humor, una de sus características más importantes de su personalidad, que ha puesto al servicio de su oficio como actor.

De hecho, en el personaje de 'Pa’ quererte', la novela de RCN de lunes a viernes a las 8 p. m., la gran mayoría de sus parlamentos tienen la cualidad de dejar a los televidentes con la duda de si van en serio o en broma.

En esta producción, protagonizada por Sebastián Martínez y que le hace un homenaje a la tarea de ser papás, representa a Octavio, un hombre que ya tiene una hija grande y que repetirá como padre, pues su actual esposa en la serie (Azucena, representada por Laura de León) está embarazada.

“Es un personaje al que no hubo que hacerle tanta investigación. La verdad, me llamaron y me dijeron que habían pensado en mí porque ya tenía hijos grandes y sabía qué era ser papá, y además porque en la vida real también tengo una esposa muy joven, como sucede en la novela”.

)

Octavio es el propietario de un camión y amigo del protagonista (Martínez es Mauricio Reina de la Hoz), así como de Toño Perdomo (representado por Carlos Camacho) y Jorge Morales (Manuel Sarmiento). Los cuatro tienen en común ser papás y estar todos en ‘la megamala’ económica y familiar.

“El conflicto de Octavio va por el lado de ser muy mayor y su esposa, muy joven. Entonces hay unas de cal y otras de arena, porque él se cuestiona por su edad, por su salud, pero esta mujer lo ama con todas sus fuerzas y ahí es donde queremos dar en el clavo, que existen muchas relaciones de este tipo que son muy fuertes, que la mujer joven no siempre se va a aprovechar de su pareja mayor. Su amor es leal y sincero e irá hasta las últimas consecuencias”, dice.

Su personaje, además, tiene el problema de sobrellevar una exesposa medio loca, lo que en la vida real no le sucede a este padre de tres hijos: uno de 30 años, de su primer matrimonio, y dos más, de 21 y 22 años, del segundo matrimonio, con la también actriz Ana Bolena Mesa.

La telenovela, de nuevo al aire tras ser suspendida por la pandemia, ha mejorado los números de la franja estelar del canal, marcando casi 8 puntos, aunque pierde con su enfrentado, 'Pasión de gavilanes', que está en su recta final y marca un promedio de 15 puntos cada noche.

Y aunque durante la pandemia los personajes estuvieron al aire en algunos momentos hablando de cómo se estaban cuidando, “fue necesario entrenar de nuevo, por supuesto. Retomé con el material que estaba guardado y con las repeticiones de los capítulos, remitiéndonos a cómo era la situación en la que quedamos”.

(Le puede interesar: )

Así es Luis Eduardo Arango, respetuoso de su oficio, pese a que ha hecho más de 30 personificaciones en la televisión y en el cine, la gran mayoría con mucha recordación.

Y entre las más aplaudidas y que sus seguidores no olvidan, están la de William Guillermo en 'Romeo y Buseta', un paisa dicharachero que no se quitaba un gorro del Atlético Nacional. “Fue un hito. Todavía en la calle la gente me recuerda cosas de él, es increíble”.

Otro fue el de Reencarnación Vargas, en 'Caballo viejo', “muy bien escrito por Bernardo Romero Pereiro”, dice, y el de Jony Caicedo ,el antagonista de 'Me llaman Lolita', “que resultó siendo muy querido y enderezando su rumbo, porque utilizaba el humor sin saberlo, lo que lo fue convirtiendo en alguien hasta bueno”.

Han sido tiempos muy complicados. No hay cómo hacer teatro. El arte fue aplastado por la pandemia

Sobre este frenazo de la industria, en el que muchos actores han estado sin trabajo, Arango agradece el apoyo de RCN a sus actores.

“Han sido tiempos muy complicados para la industria. No hay cómo hacer teatro. Las plataformas virtuales, aunque han permitido llegar a otros públicos, no corresponden a las expectativas ni para la gente ni para nosotros, no se disfruta de la misma manera. Es increíble, pero el arte fue aplastado por la pandemia”.

Su sueño es hacer de nuevo teatro: “Quiero una obra de peso. Vivo muy agradecido con la comedia, por todo lo que he conseguido con ella y porque es inherente a mí, pero espero una obra fuerte, un drama poderoso, y ojalá sea pronto”.

Armado de paciencia espera ese regreso. Por ahora, este galán maduro de Pa’ quererte seguirá, con sus amigos, soportando las duras y las maduras, y aprendiendo el arte de ser los mejores papás, de dar el buen ejemplo.

Otros temas que puede leer: