Cultura

Los colombianos que quieren ganar en Viña del Mar

Los colombianos que quieren ganar en Viña del Mar

Amantes es la canción que lleva el cantante y compositor Álex Martínez ante el jurado de la competencia folclórica del Festival de la Canción de Viña del Mar, en Chile.
El encuentro, que va del 23 al 28 de febrero, en el célebre escenario de la Quinta Vergara, tiene, además de sus shows centrales, en los que artistas de renombre intentan ganarse gaviotas de plata y oro, dos competencias: la folclórica y la internacional.

En la primera, Álex Martínez y el acordeonero JuanK Ricardo se encargarán de representar a Colombia. En la segunda, la oportunidad la tiene Paula Arenas, recientemente nominada al Grammy Latino, que interpretará en Chile la canción Buena para nada.

Martínez, cantante y compositor vallenato nacido en María La Baja, Bolívar –aunque pasó casi toda su infancia y adolescencia en Venezuela–, compuso Amantes hace cerca de un año y medio. No es un tema políticamente correcto: un hombre casado le propone a una mujer que sean amantes.

“Un día estaba tranquilo, y me salió la melodía –dice del momento en que la compuso–. Había grabado antes la canción Mi otra mitad, sobre un hombre que vive esa situación, y dije: ‘Voy a sacarle segunda parte’. Y quedó: él le dice a la mujer que no quiere dejar a su esposa, pero que vayan en serio, que sean amantes”.

¿Eso es ir en serio?

Él no puede vivir sin ellas, le propone eso. Ese es el picante de la canción: una propuesta indecente.

¿Cómo fue el camino a Viña del Mar?

Sacamos la canción, la promocionamos, y cuando salió la convocatoria empecé a averiguar, y me dijeron que era fácil: te metes en una página, registras tu canción, mandas tus datos; y si a ellos les gusta el tema, te seleccionan.

Le dije a mi mánager, Saúl Benítez: “Vamos a hacerlo. ¿Quién quita?”. Es difícil porque mandan muchas canciones. Pero un día enviaron un correo: nos seleccionaron.

Una vez adentro, ¿cómo es la preparación para ir a esta competencia?

Enviamos varias canciones. Ellos escogieron Amantes. Entonces, el trabajo que siguió fue mandar lo que pidieron: letra y partitura. También, que la editara un poquito porque estaba muy larga. Piden muchas cosas. Como nos van a acompañar los músicos de una orquesta sinfónica, entonces también solicitaron partitura de cada instrumento para que ellos pudieran montarla allá.

Así que va solo con JuanK Ricardo. ¿Cómo ha sido esta unión vallenata?

Trabajamos juntos desde octubre del 2018. Desde que nos reunimos empezamos a hacer muchas presentaciones. Han sido tantas que yo creo que habremos descansado solo tres fines de semana.

Mi primer álbum lo grabé con varios invitados, pero los acordeones los hice yo. Cuando vuelva de Viña del Mar, poco después, lanzaremos un nuevo disco, ya con la participación de JuanK. Él tiene mucha experiencia: fue acordeonero de Kaleth Morales, de Luifer Cuello y me ha aportado mucho a mí y al grupo.

Van tres años de vallenato seguidos en Viña del Mar: Los K Morales, con Omar Geles y Kavrass, estuvieron antes. ¿Le han dado consejos?

Omar Geles me dijo que en Viña califican mucho la voz. Que a veces uno se pone a hacer mucha coreografía, pero que les interesa la parte vocal. Y también esperan que, al ser una competencia típica, llevemos vestuario del país. Esperamos no equivocarnos en eso, por eso hemos tratado de cuidar esos detalles.

Enviamos varias canciones. Ellos escogieron Amantes. Entonces, el trabajo que siguió fue mandar lo que pidieron: letra y partitura: Álex Martínez y JuanK Ricardo

Así es 'Buena para nada', la canción de Paula Arenas

Buena para nada fue una composición de tres: Paula Arenas, Santiago y Luigi Castillo. “Una tarde en Miami, en el estudio de Julio Reyes Copello nació esta canción –cuenta la cantante, que el año pasado tuvo tres nominaciones al Grammy Latino–. En ella queríamos hablar del arrepentimiento. De cómo en algunos momentos podemos ser muy buenos, y en otros, buenos para nada”.

La canción fue nominada a mejor canción pop en el Grammy Latino 2019, lo que una gran emoción para Arenas. “Después nos llegó la invitación para llevarla a Viña del Mar”, dijo.

Para la competencia chilena, hizo una nueva versión. “Es más pop, con más instrumentos que la original –relató–; hay batería, bajo, percusión, guitarras. Es la misma canción, pero con más emoción, y es la idea. Vamos a llevar esa emoción y a representar a Colombia como se debe”.

LILIANA MARTÍNEZ POLO@Lilangmartin