Cultura

Los Balanta dominan los espíritus del río y el bosque

Los Balanta dominan los espíritus del río y el bosque

Hay un texto –cuenta Julián Gallo, músico y productor musical– que narra la historia de los Balanta, una de las familias musicales más importantes del Pacífico colombiano.

“Lo hizo un historiador empírico, Mauro García, de Timbiquí, y cuenta cómo llegaron los Balanta a esta población caucana en el Pacífico. Lo hicieron desde el corregimiento de Coteje, en 1907. García narra la historia de la familia como portadora de la tradición y por eso tuvieron problemas con los curas misioneros que trataron de amansarlos”, dice.

Menos mal no hubo manera de amansarlos. Los Balanta –cuyo linaje, cuenta Diego Balanta, cununero, músico, compositor y actor (participó en la película Siembra), viene de África– se hicieron músicos y sabedores tradicionales, y Gallo, que los conoce desde el 2007, decidió grabar ahora el disco Espíritu Balanta y estrellas de Timbiquí allá en ese lugar mágico. Con el grupo de los Balanta lo presentará el 24 de mayo en el teatro Colón, de Bogotá.

Los Balanta, además, se han dedicado a hacer marimbas, cununos y guasás, y a contar con sus temas cómo es ese lugar tan mágico que es Timbiquí, una mezcla de agua dulce por sus ríos y salada por la cercanía del mar, su selva, su lejanía del resto del país (solo se llega por vía marítima y fluvial o por avión).

El maestro Diego dice que su bisabuelo Zanún Balanta llegó a Coteje y ahí se juntó con su bisabuela Escolástica. “Nacieron Agustín, Jerónimo, Tomasito, Victoria y Lorenzo”, cuenta, recordando su árbol genealógico.

“Nosotros venimos de Jerónimo, que se enamoró con Vicenta Bartán. Y nacimos 13 hijos, entre ellos Sabino, Felizo, Gumersindo, Josefa, Teófilo, Emeterio, Martha y yo”, sigue. De sus antepasados, agrega, aprendieron la música, ellos fueron sus maestros.

En el grupo están ahora Emeterio, Diego y Martha, así como otros parientes y amigos.
Diego se hizo cununero por su tío Tomasito, “que era el mejor de todo el Pacífico. De él aprendí y con él estuve hasta el último momento, cuando por algo muy extraño que pasó en Buenaventura, él se puso enfermo. Resulta que en un festival compitió contra un chocoano y le ganó, y el chocoano le dijo que nunca jamás Tomasito Balanta le iba a ganar a otro músico. Poco después, le salió algo en el cuello, y se murió”.

Pero dejó en su sobrino ese amor frenético y permanente por el cununo. “Yo mismo los hago, me demoro una semana si tengo todos los materiales”, dice.

Martha, que es cantadora, dice: “Aprendí de mi mamá y mis tías, especialmente de mi tía Victoria, que ahora está ciega. Esto es de toda la vida, fíjese que yo me acuerdo de niña cuando se hacían las nueve noches de diciembre y la familia amanecía cantando, y no dormían”.

En el 2010, Gallo grabó un disco con los Balanta, en la casa de otra maestra timbiquireña, la cantadora Inés Granja. Se ha dedicado a observarlos, a intercambiar conocimientos y a aprender de ellos. “Lo que más me gusta es su fuerza y su espiritualidad, cuando cantan es como si se desdoblaran. En el Pacífico, el que sabe tocar marimba bien es porque domina los espíritus del bosque y la selva. Martha, Diego y Emeterio dominan los espíritus de sus alrededores, por eso son el espíritu Balanta”.

Y ese espíritu se sentirá en canciones como 'Tía de la o', 'Pegadita de los hombres', 'Dos cosas tiene la vida', 'Ahora Virgen del Carmen' y 'La piedra de san José', entre otras.

¿Dónde y cuándo?

24 de mayo, 7:30 p. m. Teatro Colón. Calle 10.ª n.° 5-32, Bogotá. Informes, 5936300, tuboleta.com y taquilla del Colón. Boletas: $50.000 pesos. Hay charlas y curso de cocina. Informes: 3816380.

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE Y ENTRETENIMIENTO@CulturaET