Cultura

'Lo que hoy se ve en las series policiacas es el legado de CSI'

'Lo que hoy se ve en las series policiacas es el legado de CSI'

Todas las cabezas del universo CSI (Horatio Cane, en Miami; Gil Grissom, en Las Vegas, y Mac Taylor, en Nueva York, representados por los actores David Caruso, William Petersen y Gary Sinise, respectivamente) fueron fundamentales a la hora de hacer parte de la cotidianidad de los seguidores de estas producciones.

Los personajes se convirtieron en guías de investigaciones y conocedores de temas científicos, físicos y químicos, que aplicaron a la pesquisa judicial para encontrar a los culpables de asesinatos y, a la vez, defender sus conocimientos.

En este 2020, CSI (conocida como CSI Las Vegas) celebra 20 años de haber irrumpido en las pantallas y de, incluso, dar cuenta de hechos relevantes como el del primer tuit, un cambio radical en la forma de comunicarse que quedó registrado en un capítulo de la serie. La de Miami llegó en el 2002 y la de Nueva York, en el 2004.

Por las drogas ilegales, Colombia fue nombrada en varias ocasiones en las tres series, y en un capítulo, las hormigas culonas estuvieron en el libreto y salieron al final bien libradas porque no fueron motivo de una muerte.

En este año de celebración y nostalgia, Barry O’Brien, productor y creador de CSI Miami, habla de la franquicia y de lo que deja.

Además, y para celebrar, hasta el 31 de octubre se podrá ver, por el canal AXN, una maratón de CSI, mientras que en las noches de Citytv se emite CSI Las Vegas.

Nacido en 1969, O’Brien es un nostálgico de la franquicia CSI Miami y dice que le gustaría volver a trabajar con el mismo equipo.

“Pero más allá de eso, le doy todo el crédito a los creadores originales de CSI, Anthony Zuiker, Carol Mendelsohn y Ann Donahue. Siento que este concepto de resolución de delitos forenses encontró su lugar utilizando la evidencia”, afirma en entrevista con .

Barry O’Brien, uno de los productores de CSI Miami.

Barry O’Brien, uno de los productores de CSI Miami.

En su opinión, fue fundamental el “manejo de un léxico de dramas procesales de la policía en televisión” y ratifica su respeto a las audiencias, que “son sofisticadas y creo que después de la experiencia de CSI fueron conscientes de conceptos como ADN, rastrear evidencia, huellas dactilares y balísticas. Crecieron con la serie. CSI es dueña de ese legado, que sigue siendo líder en su área. Su concepto ha influido en la televisión de drama y continuará así”.

Reconocido por haber sido parte de la creación y producción de Happy Days, Perfect Strangers, Hangin’ with Mr. Cooper y Judging Amy, y como cocreador de Hannah Montana, de Disney, afirma que aunque no inventó el personaje de Horatio Caine, “siempre hubo una perfecta unión entre esta creación y David Caruso. Él se puso en la ropa de Horatio y se convirtió en él con tanto sentido que después de una larga carrera en televisión nunca había visto una transformación igual. Tomó el espíritu del héroe del viejo oeste, el héroe simpático. Cuando Caruso es Caine puedes ver cómo se transforma en ese héroe que no va a permitir que ningún criminal se salga con la suya. Es un personaje con un alma limpia y valiente”.

Y aunque sabe que la serie no se graba desde hace varios años, “estoy seguro de que si hubiera continuado, estaríamos incluyendo las realidades de hoy, como todo lo relacionado con el covid-19, y profundizaríamos sobre lo que sucede con la policía en Estados Unidos. Sé que nuestro líder Horatio Caine no lo toleraría”.

Y se despide asegurando: “lo que hoy se ve en las nuevas series sobre pruebas científicas son el legado que deja CSI en ese género”.

CULTURA