Cultura

La Policía TV: los medios / El otro lado

La Policía TV: los medios / El otro lado

No son las cifras, son las percepciones lo que define la (in)seguridad. No son las razones, son las emociones lo que define a los medios y redes digitales.

La inseguridad ciudadana es, entonces, un asunto de percepciones y emociones más que de realidades y argumentos. Por eso es muy raro como la Policía Nacional de Colombia quiere hacernos sentir seguros promoviendo los miedos.

Los noticieros de televisión en Colombia, sobre todo ‘Caracol Noticias’, son los noticieros de la Policía Nacional de Colombia. Las imágenes que vemos son las de las cámaras de seguridad de la Policía. Los muertos, robos, riñas, venganzas, sangre, muertes, accidentes que vemos como LA noticia son producidos y generados por la Policía. Además, los que hablan y explican son policías.

(Lea también: Lo peor de la tele 2019)

Ante estas imágenes, los ciudadanos perciben y sienten que habitamos una guerra en las ciudades, que nos estamos matando entre todos y que el robo, la infamia y la violencia crecen desmesuradamente. Así nos sentimos más inseguros, con más miedo, más agresivos y con ganas de hacer justicia por nuestra propia mano. Y para rematar, nos damos cuenta de que la policía no sirve para nada, que la justicia no ayuda, que al Gobierno poco le importa. En síntesis, nos convertimos en ciudadanos de miedo.

Lo extraño es que la Policía está para prevenir: su éxito está en que los ciudadanos nos sintamos más seguros, libres y confiables. Su mayor anhelo es que se confíe en la Policía, pero la comunicación que hacen logra todo lo contrario: nos sentimos abandonados y en manos de los delincuentes y las violencias, y un policía es señal de peligro.

No importa que las cifras y realidades de la inseguridad mejoren, que haya campañas para que confiemos en la policía y que, tal vez, haya mejores policías; los ciudadanos nos quedamos con que estamos más inseguros y violentos, pues todos los días percibimos en los noticieros de televisión que las calles de nuestras ciudades son un campo de batalla y que los delincuentes van ganando la guerra.

Tal vez, si la Policía quisiera mejorar su imagen e incrementar la percepción de seguridad y disminuir la victimización de los ciudadanos, debería dejar de filtrar y dar sus imágenes a los noticieros para que ellos hagan sensacionalismo y rating a costa de los miedos ciudadanos.

Tal vez, los noticieros de televisión deberían hacer periodismo, no quedarse solo en las imágenes de la Policía y en el directo desde el lugar del accidente, y tener diversidad de fuentes, aportar datos y contexto que pongan en sentido cada suceso de inseguridad.

Tal vez, los políticos deberían dejar de promover los miedos ciudadanos como táctica de seducción que sirven en campaña política y para salir en el noticiero, pero boicotean la gobernabilidad y confianza ciudadana en sus instituciones.

Por ahora, sería bueno esperar que la Policía Nacional, en lugar de generar miedos, produzca confianza y que los noticieros de televisión hagan más periodismo y menos cámaras de seguridad.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión
[email protected]