Cultura

La canción que Peter Manjarrés tenía miedo de grabar

La canción que Peter Manjarrés tenía miedo de grabar

Cuando salió a la luz la versión de Obsesión de Peter Manjarrés, primer sencillo de su álbum Solo clásicos (2008), la respuesta del público los sorprendió a todos. Manjarrés, asociado entonces como artista de la ‘nueva ola’, se atrevía a presentar un disco de clásicos del vallenato (que a la postre le valió el segundo de sus Grammy Latinos) y había dudado de incluir el tema que muchos años antes, en voz de Ramiro Better, había sido “un éxito cachaco".

Justamente eso lo hizo dudar. Sin embargo, la grabó al recordar cómo se la pedían en sus épocas de universitario, cuando estudiaba la odontología que no ejerció. “La grabé con temor porque en las parrandas de estudiante me la pedían, y yo respondía: ‘No la canto porque no me la sé, porque es de cachacos’ ”. Sin embargo, esa insistencia le estaba dando un aviso.

Aún después de grabarla seguía dudando. “Le preguntaba al productor, Leo Gómez, ya fallecido, si estaba realmente bien para incluirla. Le decía: ‘La verdad, no quiero hacer el ridículo grabando una canción que es un himno en el interior’ ”.

Con la distancia de los años, Peter agradece haberla grabado. Muchas generaciones conocieron esa poesía vallenata en su versión y llegaron a creer que la original era suya. Desde entonces no puede dejarla por fuera de ningún concierto, y es su canción más oída en plataformas digitales.

Fue una de las lecciones que la música le dejó. “Siempre he dicho que una canción cuando es buena pega en cualquier parte del mundo, sea del género que sea”, sentencia Manjarrés ahora que está lanzando nuevo álbum, titulado El preferido, y comienza el trabajo de darlo a conocer.

Hoy, su tono es más reflexivo. “Uno va cambiando. Estaría mal si no”, dice el cantante vallenato. Recuerda que en otras épocas se angustiaba temiendo que su música no gustara, calculando dónde y cómo podía llegar a públicos determinados, como con El amor de mi sabana, en el 2005.

“Me marcó mucho esa canción –dice–. Con ella aprendí que cuando uno hace música no la hace para una región. Inocentemente, la hice pensando en cantarles a Sucre y Córdoba, porque estaba enamorado de una mujer de allá. Y la canción pegó en todo el país. En Bogotá, emisoras que no ponían vallenato la hicieron sonar, la bailaron en discotecas play. Ahí me di cuenta de que la música es universal, que uno no puede decir ‘esta pega en Cali’, porque la música es para todos”.

Monedas

Estas monedas, como la de Lorenzo Morales (en la foto) o el propio Rafael Escalona, también exaltan la composición vallenata. atrás tienen inscritas las letras de sus canciones más famosas.

Foto:

Liliana Martínez

Estatua de Manjarrés

El 5 de diciembre se inauguró la estatua de Peter Manjarrés, diseñada por José Tobías Hinojosa.

Foto:

JuanK Vega

Silla de Diomedes

La silla de Diomedes en la glorieta de los Juglares de Valledupar se volvió punto de peregrinación desde su inauguración en el 2017. A su lado está la estatua de su hijo fallecido, Martín Elías.

Foto:

Jáider Santana

El preferido, el álbum que estrena después de dos años, fue hecho aplicando lo aprendido en una carrera artística de 17 años. Fue un álbum grabado con calma, a lo largo de 11 meses.

“Se notan la madurez, el profesionalismo y la tranquilidad que estoy viviendo –dice de este trabajo musical que lanzó en este diciembre–. Creo que tenemos que seguir haciendo álbumes del género. Soy un agradecido de la música vallenata, porque se lo debo todo. Por eso hago este disco con un 80 por ciento de música muy alegre”.

'El preferido' me reconecta con el Peter de antes, el de 'El papá de los amores' y 'El caballero'

Dos años llevaban sus seguidores esperando. Peter les había dado sencillos, uno reciente con el Mono Zabaleta (Amor de locos). Pero sigue apostando por el álbum, y el suyo tiene ya grabados los videos de todas las canciones. “Fue casi una locura, pero el video es la manera que tiene ahora la gente de escuchar música. Mis hijas la oyen así”, indica.

El preferido me reconecta con el Peter de antes, el de El papá de los amores y El caballero, que grabé con Sergio Luis Rodríguez en el acordeón. Ahora sentía gran responsabilidad porque grabé con un muchacho nuevo, Dani Maestre, y tenía que guiarlo. Viene de la misma escuela de Sergio Luis, desde niño me sigue, y fue fácil hacer el disco porque es un excelente talento y músico. También invité a Rolando Ochoa, a grabar una canción. Eso le da otro color”.

La canción que abre el disco se titula Razones para odiarte, de Jorge Valbuena. “La escogí porque me partió el corazón, me recordó las letras que grabó Diomedes. Me atreví a grabarla porque, además, quiero dar un mensaje a la nueva generación: que graben canciones profundas y poéticas, que también son comerciales. Faltan canciones de peso en el vallenato”.

Y deja otro mensaje para esos jóvenes talentos: “Hay una cantidad de muchachos y chicas que revolucionan en redes. Pero tienen que pensar que no todo es redes sociales y escándalo. Creo que tienen que hacer música, y eso es encerrarse en un estudio sin pensar en lo material, y crear con pasión”, afirma.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
[email protected]