Cultura

La arquitectura de Bjarke Ingles: la utopía posible

La arquitectura de Bjarke Ingles: la utopía posible

Uno de los momentos más recordados de la filmografía de Christopher Nolan, el director de cine británico ganador del Óscar, es la escena de El Origen (2010) en la que la ciudad en la que se encuentran los personajes en medio de un sueño comienza a doblarse, de forma surrealista, como si se tratara de un espejo gigante en el cielo.
Precisamente esas manifestaciones arquitectónicas utópicas, solo posibles en los sueños (donde no hay leyes físicas, gravitatorias o lógicas) son las que le interesan al genial arquitecto danés Bjarke Ingels.

“Toda la idea de El Origen es que, en la vida real, no puedes realizar tus sueños porque tienes restricciones. Pero en el mundo de los sueños puedes hacer toda clase de cosas. En la mejor expresión de arquitectura, eso es lo que haces. Inventas cosas que parecen sacadas de la ficción. Luego del arduo trabajo, los permisos, el dinero y la construcción, se convierte en una realidad concreta”, dice el premiado arquitecto en Abstract, el documental de Netflix.

(También puede leer: Christopher Nolan enfrentaría con 'Tenet' un gran fracaso económico).

Ingels nació en Copenhague, la capital de Dinamarca, en 1974. Comenzó a estudiar arquitectura para mejorar sus habilidades en la ilustración, pues quería ser dibujante de cómics. Sin embargo, antes de cumplir 40 años ya era, de lejos, el arquitecto con más proyección internacional de su generación.

Hoy su estudio es el encargado de la construcción del Two World Trade Center, en Manhattan: el edificio que cumplirá la función de reemplazar las míticas Torres Gemelas. Esto en simultánea con otros 40 proyectos, aproximadamente, que se están adelantando en diferentes partes del planeta.

Pero antes de ganar decenas de premios y un reconocimiento de talla mundial, Ingels tuvo que enfrentarse a la mirada conservadora de la arquitectura danesa.

Su formación la recibió en España, en la Escuela de Arquitectura de Barcelona. Lo que empezó como una decisión complaciente con sus padres, a quienes les preocupaba que el muchacho no tuviera una carrera profesional, terminó por convertirse en un amor desmesurado por la creación de estructuras. Pero lo más curioso es que, tras algunos semestres de estudio, Ingels dejó la universidad.

(Le puede interesar: Ocho obras públicas fueron seleccionadas en la bienal de arquitectura).

De regreso en Copenhague, el joven arquitecto comenzó repentinamente la que sería una de las trayectorias arquitectónicas más brillantes de Europa. En 2001, antes de cumplir 30 años, fundó PLOT, su primer estudio arquitectónico que eventualmente pasó a llamarse BIG, que quiere decir ‘grande’ en inglés y es, a la vez, la sigla de Bjarke Ingels Group.

Con el primer estudio alcanzó a construir grandes proyectos, como la Casa Marítima para Jóvenes, en Copenhague. Una ópera prima contundente, que dejó claro desde el principio hacia dónde apuntaba el estilo de construcción del joven, su forma de entender el mundo.

Bjarke Ingels

En el primer domingo de ventas del VM Houses se vendieron 110 apartamentos.

Foto:

Getty Images

Bjarke Ingels

La Lego House está hecha al estilo del juguete daneses.

Foto:

Getty Images

Bjarke Ingels

Una pista de ski baja desde lo alto de una planta de energía limpia en la Power Plant, en Copenhague

Foto:

Getty Images

Bjarke Ingels

Vancouver Houses, en Canadá: combina comercio y vivienda.

Foto:

Getty Images

Construido a la orilla del mar, este emblemático edificio es una sola plataforma que se levanta, con ondulaciones, a diferentes alturas, para que debajo de él quepan barcos y habitaciones; y por encima puedan caminar los niños.

(Le sugerimos: El legado de Eljaiek, el último de los grandes fotógrafos colombianos del siglo XX).

“Se trata de tomar una fuerza potente como la necesidad, la utilidad, y darle algo de poesía y posibilidad”, explica Ingels en la serie de Netflix.

Con más de 20 proyectos terminados (dentro de los que se destacan la Lego House, en Dinamarca; el Courtscraper, en Nueva York y la Warehouse 421, en Abu Dhabi y el museo The BIG Maze, en Washington D.C.) Ingels se reitera como una de las grandes firmas arquitectónicas del siglo XX.

MATEO ARIAS ORTIZ
Redacción Domingo

En Twitter e Instagram: @mateoariasortiz