Cultura

Federico Rivera: entre Coco y Pablo Escobar

Federico Rivera: entre Coco y Pablo Escobar

Federico Rivera no entiende por qué tantos niños se le acercan a saludarlo por su personaje de Coco en Enfermeras, si su horario inicial no tenía nada que ver con este público.

El actor en su personaje de Pablo Escobar, en 'El general Naranjo'.

El actor en su personaje de Pablo Escobar, en 'El general Naranjo'.

Pero desde los días que se emitía a las 10 p. m. (la producción está suspendida por la emergencia y se repite en las mañanas por el canal RCN) ha tenido un gran número de seguidores que son niños y que lo saludan en las calles, especialmente en su natal Medellín, donde vive y desde donde viaja a Bogotá para grabar.

Solo le queda pensar que o los niños se acuestan muy tarde o graban la novela y la ven en sus ratos libres.

Que Coco les guste lo llena de orgullo, “porque este personaje, a pesar de ser corpulento y calvo, nunca creció”.

Cree, además, que ellos están viendo lo importante que es el trabajo de un camillero en un hospital, su trascendencia en el engranaje de lograr el bienestar de los pacientes.

Pocos de esos seguidores saben que en El general Naranjo (lunes a viernes, a las 9:30 p.m. por Caracol) representa a Pablo Escobar, el temido narcotraficante, “todo un reto en mi carrera porque se trata de una versión de Escobar emproblemado, que no es el protagonista ni tiene nada de héroe, sino un personaje de reparto en el momento de su vida cuando fue más sanguinario y le pisaban los talones todo el tiempo, con grandes negocios que se le caen y mucha gente que lo traiciona”, dice.

A esta producción, además, no llegó como Escobar. Su personaje iba a ser Gustavo Gaviria, primo y mano derecha del narcotraficante, pero con el paso de los días lo llamaron para que hiciera la audición, que realizó con una peluca que consiguió, pues es calvo.

“La carga energéntica y emocional fue alta”, dice, y como ha contado en algunos medios, incluso tuvo ansiedad después de las grabaciones.

Luego vino Coco, un personaje que “nos lo inventamos. Cuando me lo ofrecieron, me dijeron que debía sostener la comedia” en una producción dura que trata casos reales que viven las enfermeras en los hospitales y clínicas , y que tiene momentos muy difíciles.

“La única manera de leerlo bien era mostrarlo como un adulto que no maduró, personajes que existen, aunque hay casos más extremos. Este Coco hace pataletas, pero está lleno de bondad”.

Y representa a un personaje que le exigió conocer el universo del camillero, “que realmente es otro auxiliar de enfermería. Es la persona que recibe a los pacientes, la base de la pirámide que nadie ve”.

Con el resto del equipo de la producción recibió una inducción de dos meses. “Además del dominio de la camilla, debe conocer la técnica de desplazamiento de acuerdo a las condiciones del paciente. Son personas que han hecho una carrera técnica y deben entregar una gran cantidad de información a la hora de remitir a un paciente.
Lastimosamente, su reconocimiento económico es muy bajo y luego de su trabajo en una clínica se van como repartidores o a otra entidad, porque el salario no les alcanza”, dice.

Eso sin contar que deben tener una capacidad física importante, pues son los encargados de cargar a las personas enfermas y deben hacerlo bien, con pericia y sin causarles más daño del que ya tienen.

De paso, con este personaje aprendió a valorar más el trabajo del personal de salud y mucho más en esta época, cuando exponen sus vidas.

“Esta situación nos ha revelado que de ahora en adelante la salud debe tener la máxima importancia. Todo su personal está arriesgando su vida por nosotros y eso hay que aplaudirlo y valorarlo. Y que los médicos, no por su culpa sino por la del sistema, ratifiquen que atender no es un excel para llenar, y vuelvan a su esencia”.

Graduado de la Universidad de Antioquia, realizó estudios en Cuba, en el Instituto Superior de Artes. En Medellín tiene el grupo teatral Trío de Cuarto, y estos días se ha dedicado a escribir obras y a programar, con otros dos amigos actores, Jairo Ordóñez y Fernando Monje, contenidos para Instagram para ayudar a los emprendedores que están en problemas por la emergencia.

Quiere que vuelvan pronto las grabaciones de Enfermeras. Sabe que hay que darle tiempo al tiempo, pero extraña a sus compañeros y ese Coco tierno que le ha traído seguidores de un universo que no esperaba: el de los niños.