Cultura

El restaurante del Restrepo que conquista con su pollo peri-peri

El restaurante del Restrepo que conquista con su pollo peri-peri

Aunque en Bogotá hay pollo por todos lados, todavía hay espacio para la sorpresa. Así lo demostró El Habanero con su oferta de pollo peri-peri.

Desde el barrio Restrepo, el lugar ha llamado la atención de comensales de toda la ciudad. Puede ser por su diferencia con el pollo asado y el broaster, que reinan, o porque el peri-peri es famoso en el mundo, y en Bogotá resulta ser un atractivo descubrimiento.

Todo comenzó cuando Daniel Montes, socio fundador, viajó a Australia. “El concepto surge de cómo hacían el pollo allá –cuenta–. Lo marinan 24 horas, en corte mariposa y salsa peri-peri”.

También conocida como piripiri, se trata de una salsa portuguesa en la que sobresalen el ajo, el pimentón rojo, el chile rojo, el aceite de oliva y especias varias. Montes observó que la receta estaba en furor en el mundo. Al volver quiso que Colombia la conociera, y por eso, junto con Juan Manuel Mejía, fundó El Habanero.

“Decidimos latinizar el concepto –explica–. No le pusimos un nombre colombiano porque queríamos una marca que pudiera ser internacional, que sonara caribeño, a playa. Habanero también es un ají. Así que el nombre es tropical y picante”.

Picante como la salsa de esta historia, la que baña el pollo durante sus horas de marinada antes de ir al horno. Después pasa a un toque de parrilla en el que la piel se dora, y se termina con una pincelada de más salsa.

Esa pincelada puede ser de la misma peri-peri o de BBQ de guayaba (la segunda más pedida por la gente), chimichurri (que baña el pollo de un llamativo color verde), piña y cilantro o criolla, entre otras.

Por cada medio pollo (16.900 pesos solo y 21.900 en combo con acompañamiento y bebida) se puede pedir una salsa. Así que uno entero puede ir bañado de dos sabores. Cada adicional costará mil pesos.

Esta gama de sabores gustó tanto que vienen más salsas en camino. Hoy estrenan una: “Le metimos al peri-peri arroz con pollo, y quedó buenísima”, dice Montes. Más adelante habrá una de pimienta y limón.

Restaurante El Habanero

Macarrones con queso, tocineta y jalapeño, uno de los acompañamientos del pollo de El Habanero.

Foto:

Orlando Anzola

Restaurante El Habanero

La variedad de acompañamientos de El Habanero busca un equilibrio entre recetas locales y otras muy internacionales.

Foto:

Orlando Anzola

Restaurante El Habanero

La mazorca criolla de El Habanero se prepara a la parrilla con mantequilla de ajo. Es uno de los sabores locales incorporados a la carta.

Foto:

Orlando Anzola

Restaurante El Habanero

El burrito es la "oferta complementaria" del lugar, para quienes quieren algo distinto del pollo y sus salsas.

Foto:

Orlando Anzola

Restaurante El Habanero

Por supuesto, la ensalada es un infaltable en los restaurantes. Esta es la de El Habanero.

Foto:

Orlando Anzola

Otro acierto son los acompañamientos (todos a 5.400 pesos). Si bien están las esperadas papas fritas, también hay macarrones con queso jalapeño y tocineta.

“Buscábamos que hubiera acompañamientos muy colombianos, como el arroz con coco, que no obstante ser tan nuestro, no está en muchos lugares de comidas rápidas, y otros muy internacionales”, afirma Montes.

Está particularmente orgulloso del arroz con coco: “Nada de coco procesado ni de titoté falso –dice–, el fruto llega entero aquí, y con él hacemos el arroz”. Hay más. Por ejemplo, fríjoles, plátano maduro, arepa de choclo, mazorca parrillada con mantequilla de ajo (lo mejor de esta es que se trata de mazorca criolla).

Además, hay burritos (a 15.900 pesos solos y a 20.900 en combo). “Es la oferta complementaria –dice Montes–. Hicimos un estudio de mercado en el Restrepo, miramos opciones de tacos, pitas y burritos, y la gente eligió los burritos. Los desarrollamos con guacamole, fríjol refritoy tortilla de maíz”.

La ubicación fue un factor determinante. “Creemos mucho en el Restrepo –afirma el fundador de El Habanero–. Es un barrio con un público maravilloso, de emprendedores por naturaleza y también compradores. Hay gran potencial”. Y no se equivocaron, porque además El Habanero ha sido la excusa de muchos para conocer el Restrepo.

Desde allí, El Habanero, con su pollo, las causas sociales del barrio que apoya (cada mes escoge tres para hacerles un aporte), sus torneos de parqués de un sábado al mes, pronto dará el salto a otros lugares de Bogotá. Abrirá dos puntos más en el primer semestre del 2020.

Dónde y cuándo

El Habanero.
Carrera 22 n.º 16-13 sur, Bogotá.
Barrio Restrepo.
Abierto de 12 a 8:30 p. m. todos los días.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
[email protected]