Cultura

El misterio que hizo descansar a James Bond

El misterio que hizo descansar a James Bond

Daniel Craig quiso quitarse el traje de James Bond un rato para dar rienda suelta a una nueva aventura de suspenso y con toques de comedia con ‘Entre navajas y secretos’.

Es cierto que la nueva película del afamado espía, ‘No Time to Die’ (‘No hay tiempo para morir’), se estrenará el próximo 3 de abril de 2020, pero Craig estaba preparado para llevar a cabo un proyecto totalmente diferente. Cuando leyó el guion de ‘Entre navajas y secretos’, sintió que la espera había terminado.

“Me acuerdo de que mi agente estaba reacio a enviarme el guion (risas)... No estaba terminado y listo para hacer en ese momento, pero me dijo: ‘Te lo quiero dar porque está buenísimo’. Sabía un poco sobre Rian Johnson (el director), sabía que era un buen cineasta. Entonces decidió que sí me lo iba a enviar. Lo leí. Y pensé: ‘Bueno, acepto. Hagámoslo’ ”.

Tenía claro que si Johnson podía lograr el elenco perfecto –y de hecho lo hizo–, tendríamos algo muy especial. Fue muy divertido hacerlo”, dijo Daniel Craig en una entrevista a la que tuvo acceso .

¿Pero qué papel desempeña el actor inglés de 51 años? Nada menos que el de un investigador atrapado en un misterioso caso de suicidio de un escritor de novelas de misterio.

Como suele configurarse en este tipo de relatos, casi todo sucede en una mansión con algunos invitados cercanos a la víctima y, al mismo tiempo, sospechosos de tener algo que ver con el suceso inesperado. Benoit Blanc (Daniel Craig) asume el reto de revelar la verdad en el caso de Harlan Thrombey (Christopher Plummer).

La trama recuerda de alguna manera producciones al estilo de ‘Los diez negritos’, ‘Muerte bajo el sol’ o ‘Asesinato en el expreso de Oriente’, inspiradas en el trabajo de la escritora Agatha Christie, que, de hecho era la preferida del director de ‘Entre navajas y secretos’.

Además del deseo de dar un nuevo aire al género del suspenso en su tono más clásico, Rian Johnson también soñaba con que Craig tomara el papel de Blanc.

“Una vez que Daniel aceptó el papel, la película fue algo real”, dijo el director, quien tuvo que correr para llevar a cabo el rodaje, pues el intérprete de James Bond tenía un periodo muy corto para hacerse cargo del proyecto antes de volver a su papel de espía.

“Fue como si la historia saltara de la página para mí”, recalcó Daniel Craig. “La cosa es que, en secreto, yo también soy fanático de los misterios. Crecí viendo cosas de Agatha Christie de niño y películas. Siempre me han encantado. Siempre he amado el género. Pero Rian lo ha hecho de una manera nueva... le dio un giro de cabeza. Creó una historia muy moderna mientras le rindió homenaje al estilo clásico con un buen equilibrio”, dijo.

Rian Johnson (el director) creó una historia muy moderna mientras le rindió homenaje al estilo clásico con un buen equilibrio

“Mientras leía, más me metía en el cuento. Recuerdo que había una instrucción: ‘Benoit Blanc tiene un acento sureño’, y de ahí seguía la descripción del personaje (...) Pensé: ‘¿Yo podría hacer eso?’… Sí. Y entonces me entregué al proyecto”, añadió el actor.

“Fue algo rápido, y para el acento estudié y escuché muchas grabaciones. De gente como el dramaturgo Tennessee Williams... Y después me dediqué a enfocarme sobre el historiador Shelby Foote. Lo oía a él (en grabaciones de audio) para tener un punto de partida para la voz. Foote fue quien escribió el texto definitivo, en tres volúmenes, sobre la Guerra Civil, que casi no he leído”, bromea el actor.

Daniel Craig hizo hace algunos años la puesta en escena de ‘The Real Inspector Hound’, que está conectada con esta experiencia cinematográfica. “Ya ni me acuerdo de qué se trata la obra (...). Era más una deconstrucción de historias de misterio. Y eso es todo lo que he hecho, en términos del género. Lo más cerca que llegué al género antes fue con esta obra”, explicó.

Otro punto interesante para Daniel Craig fue compartir con artistas de la talla de Christopher Plummer o Ana de Armas.
“Estuve dichoso trabajando con el elenco. Hay como un latido, como el de un corazón, que corre a lo largo de la película, y ese latido es el personaje de Ana de Armas. Ella lo hace muy bien, al igual que el resto”, comentó.

Asimismo, elogió el trabajo del director. “Rian tiene una habilidad muy difícil de encontrar en los cineastas, que es poder dirigir a muchos actores al tiempo. Hal Ashby y Robert Altman, dos de mis directores favoritos, también tenían ese talento de poder llenar la pantalla de gente y dejarlos trabajar juntos”.

“Teníamos un guion fantástico; todos sabíamos lo que estábamos haciendo. Y también teníamos la libertad de improvisar y jugar. Rian nos dejaba probar cosas distintas, y queríamos elevar la película con nuestros talentos”.